niebla

 

¿Te has planteado dejar tu profesión pero crees que no sabes hacer otra cosa? Varias personas me han escrito comentándome exactamente eso. De hecho, no es que lo crean, es que están convencidas de que no saben hacer otra cosa porque siempre han trabajado en lo mismo.

>> Escucha este artículo aquí –> ¿Quieres cambiar de profesión pero no sabes hacer otra cosa?

 

Es algo muy frecuente también entre científicos, de hecho yo misma lo pensaba hace unos años cuando descubrí un ejercicio (no recuerdo dónde, por desgracia) en el que te pedían que pensaras en cinco profesiones alternativas si la tuya dejara de existir. Yo, al principio, solo podía pensar que si me quitaban la ciencia se me acababa la vida profesional porque no tenía ni idea de qué más podría hacer (y digo al principio porque luego sí fui capaz de encontrar cinco posibles alternativas).

 

Seguro que sabes a qué me refiero. Y la pena es que es un tipo de creencia muy negativa, no es más que un límite que te pones a ti misma casi sin darte cuenta. Todo ello por esa corriente a la que hemos estado sometidas de que una tiene que elegir una profesión y no cambiar jamás de los jamases (y que sea vocacional si es posible, claro) y, por tanto, si no consideras cambiar para qué vas a pensar en posibles alternativas o en aprovechar al máximo tus circunstancias para formarte y expandir tus posibilidades, ¿verdad?

 

En realidad, la cuestión no es que no sepas hacer otra cosa sino que:

 

1. Nunca te has parado a pensarlo porque no ha surgido la oportunidad o la necesidad y ni te habías planteado hasta ahora hacer otra cosa.

Si este es tu caso, el verdadero problema no es que no sepas hacer otra cosa sino que todavía no sabes lo que quieres y es entonces cuando aparecen todo tipo de dudas e inseguridades, como es normal, porque cuando lo ves todo borroso es difícil sentirse segura (pincha aquí para tutear esta frase). Así que tu primer paso es decidir qué te gustaría hacer y para eso el ejercicio que mencioné antes es muy útil para empezar a hacerte pensar: ¿A qué cinco profesiones te dedicarías (o al menos lo considerarías) si la tuya no existiera (ni nada relacionado con ella)?

El siguiente paso sería qué necesitas para dar ese salto y qué tienes ya y aquí es donde tienes qué pensar en las habilidades que has ido desarrollando, pasiones, talentos, etc. Por supuesto esto es un proceso difícil de resumir en un párrafo y para el que puede que necesites ayuda profesional.

 

2. Sabes más de lo que te piensas y probablemente lo subestimas o no eres consciente de ello.

Esto lo he comprobado con científicos, por ejemplo, que me dicen que aparte de ciencia no saben qué otra cosa hacer, pero la cuestión es que en tu carrera científica es probable que hayas tenido que dar clases, escribir artículos y revisarlos, diseñar experimentos, supervisar a estudiantes, solucionar problemas, aprender y formarte y que eso son habilidades completamente transferibles a otra profesión. Y lo mismo sucede en tu profesión.

Es cierto que hay ciertas habilidades que a lo mejor sí son muy específicas de una profesión en particular (pipetear tal vez), pero muchas otras se pueden aplicar a distintos campos (para científicos recomiendo el libro “So What Are You Going To Do with That?” de Susan Basalla). Así que lo que necesitas volver a analizar, con otros ojos, como lo que ya sabes hacer se puede aplicar a otros campos.

 

Es decir, que el problema no es que no sepas hacer más cosas, eso da igual en realidad. Lo que importa es que tengas claro qué te gustaría hacer (y no solo qué puedes hacer según lo que ya has hecho hasta ahora, porque que lo hayas hecho no quiere decir que te guste…) y que te comprometas a aprender o mejorar lo que haga falta para conseguirlo. Esas son, en mi opinión, las dos claves.

 

Y no, nadie ha dicho que sea fácil. Así que dime, ¿qué primer paso vas a dar? Sólo uno. Déjame tu comentario más abajo y compártelo con quien creas que lo puede necesitar : )

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

Crédito fotografía: Sarah Olmstead.

 

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 7 COMENTARIOS

Comments

  1. Primer paso,Aída, es recibir respuesta al correo que te envíe esta mañana, mi sueño es ser Coach.

    • Hola Claudia, gracias por tu confianza pero me resulta imposible responder individualmente a todos los emails y mensajes que recibo. Tienes mis recomendaciones gratuitas en los artículos y para ayuda personalizada tendrías que contratar mis servicios. Un saludo.

  2. Bueno, paso rapidito por aquí.

    Como te he dicho alguna vez, eres una referente en cuestiones de profesión, empleo y vocación, aunque a decir verdad cada vez me cuesta más encontrar un artículo que se ajuste a lo que me pasa actualmente (eso es algo bueno), ya que en los últimos 3 años mi vida ha dado un giro muy importante, pero no definitivo (aún lo espero). Y tú has echado mucha luz en mis pensamientos, por lo que te agradezco.

    Te comento que hoy terminó una “aventura” que duró exactamente un año. Un 13 de agosto de 2014 empecé en 1 nuevo empleo, que surgió gracias a tirar 15 CVs en distintas escuelas, mientras que hoy fue mi último día “real” de trabajo como docente en nivel terciario. Ambos trabajos han sido sumamente fundamentales para darme cuenta de que NO QUIERO SEGUIR SIENDO DOCENTE.
    Sólo me queda una aspiración, que es ser ayudante alumno de la Universidad. Actualmente estoy “resistiendo los aplazos” en la carrera de Meteorología, la cual estimo que abandonaré momentáneamente si tengo que recursar otra vez el primer año. Me gusta la carrera, pero no sé si la temática es la buscada.

    Mi situación actual es: sin dinero; sin trabajo; con objetivos a corto plazo.
    Aclaro brevemente: tengo poco trabajo, el cual me brinda poco dinero. Tengo la mente bastante limpia (de fantasmas, de angustias, etc.), tengo objetivos a corto plazo relacionados con mis actuales empleos (docente de secundario), me siento bien en la facultad aunque no avanzo, y las temáticas no las encuentro tan interesantes como antes. No sé en qué trabajo podría desempeñarme exactamente, y no sé cómo buscar trabajo (esto último es importantísimo).

    Tengo la “maldición” de que me interesen muchas cosas, pero pasiones tengo pocas, y las estoy identificando lentamente. El asunto preocupante para mí es que pareciera tener “vocaciones temporales”, y me cuesta planificar una carrera profesional a largo plazo.

    Mi intención ahora es no conseguir ningún trabajo como docente que no sea el que mencioné, pero no sale nada de oferta (estoy registrado en las mismas). Este año mantengo la “buena vibra” con mis grupos de secundaria, pero no está en la agenda continuar con ambos trabajos. O sea, hasta hoy trabajaba en 3 escuelas y me quedo con 2, con la intención de en un futuro (no se sabe cuándo, puede ser incluso muchos años…) no tener ninguna.

    Por ende, nuevamente estoy como en un limbo. Pues me quiero quedar sin trabajo (suena hasta egoísta, ¿verdad?), pero tal vez también deba abandonar mi carrera (que puedo retomar en 2, 5 o 18 años). El asunto es ¿cómo $%#$& me gano la vida de ahora en más?
    Y me pasa todo lo contrario a lo que dice el artículo: creo que soy capaz para muchas cosas (unas 10, más o menos), tengo un proyecto de vida, pero no sé realmente qué camino seguir. Tengo en mente la meta final, pero no el camino para alcanzarla.

    No sé buscar trabajo. No sé de qué trabajar (en todo caso, sigo como docente combinándolo con otro). No sé qué estudiar (en caso de tener que abandonar Meteorología por fracaso académico). Me gustaría ser feliz. Y este año hubo días en que lo he logrado.

    En otro artículo has planteado qué 3 cosas son fundamentales para tí al buscar un empleo. Yo ya lo tengo claro. Pero no sé cuál es su nombre.
    Ser docente, al menos, no lo es.

    Disculpa por mi extenso mensaje, pero quiero hacerme entender lo más que puedo.

    Martín.

    PD: Gracias por tu ayuda.

    • Hola Martín, es una situación que no se puede resolver con un comentario rápido.Hay dos cosas importantes:

      – el estrés económico no ayuda a nadie. Suelo recomendar mantener tu trabajo mientras decides qué hacer o cómo hacerlo para dar el salto. Porque hay que pagar facturas mientras tanto.
      – hay veces que uno puede solo y otras que no. Si llevas mucho tiempo dándole vueltas: o pruebas algo y vas descartando, o contrataas a alguien que te ayude. Eso es lo más rápido en algunos casos.

      Muchas suerte!

      • Gracias por tu mensaje, Aída.

        En ese mensaje doy muestras de que seguiría con las pocas horas que tengo como docente hasta que salga algo nuevo que me haga dejarlo definitivamente. Lo ideal sería estar durante 2 meses con dos trabajos temáticamente diferentes, por si no me gusta el nuevo, de modo de no quedarme sin el pan y sin la torta (el primer mes de prueba en mi nuevo trabajo, y el segundo mes sería el que corresponde trabajar por ley laboral, ya que debes mandar preaviso de renuncia con 1 mes de anticipación).

        Lo más “grave” de mi situación es si debo abandonar Meteorología. Crecí con la idea de que trabajas si te gradúas de una carrera, y yo sólo he me graduado de Pedagogía. He investigado sobre otras carreras, pero no me convencen del todo. Voy a seguir buscando por si acaso.

        Así que espero que los próximos meses sean importantes en lo profesional-laboral. Hace tiempo estoy buscando alguien que me ayude con esto, pero no tengo dinero para contratarlo. Antes tengo prioridades de salud. Recién cuando termine con eso, pasaría a atenderme con un psicólogo…. :S

        Lo peor de todo es que el tiempo vuela, y las cosas toman más tiempo del que quisiera.

        Espero que mi mensaje le sirva a otros lectores.
        Gracias por su atención.
        Saludos

  3. Hola!

    Mi problema es parecido a este articulo, pues yo me gradue de la universidad y estoy trabajando en mi area pero no crezco e buscado otras oportunidades y me rechazan una y otra vez; pues decidi tirar todo por la borda y dedicarme a otra cosa pero no estoy muy segura.

  4. Estoy perdida
    No me gusta mi profesión soy enfermera ahora tengo 36 años y estoy sin trabajo.
    No se que es lo que quiero no disfruto de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*