Resultados de la Categoria: Artículos

 

Me preguntaba una lectora hace tiempo cómo podía volver a empezar si se había equivocado de carrera profesional.

A lo mejor te está pasando a ti también, llevas un tiempo trabajando de “lo tuyo”, de lo que has estudiado o para lo que te has formado y te das cuenta de que te has equivocado.

O de que ya no quieres seguir más aunque al principio te encantara.

Que ya no te llena y quieres hacer otra cosa. ¿Cómo volver a empezar?

(más…)

 

¿Cuántas veces te has planteado hacer un cambio o empezar algo nuevo pero sientes que te falta confianza para empezar?

Y entonces te pones a buscar información o ayuda sobre cómo conseguir confianza para lograr tus objetivos o metas. Porque hasta que no te veas segura y confiando en ti misma y en tus capacidades no te vas a lanzar, claro.

Aunque estés esperando y sin hacer avances durante mucho tiempo…

¿Qué puedes hacer, si esa es tu situación, para acelerar el proceso? Sobre eso te hablo hoy.

(más…)

 

¿Te has preguntado alguna vez si de verdad vales para lo que quieres hacer? 

Hace poco me lo preguntó un lector, cómo saber si de verdad vales para lo que quieres hacer. Y a lo mejor te lo estás preguntando tú también, quieres hacer algo distinto pero no estás segura de si vales para eso o no.

De eso vamos a hablar hoy.

(más…)

 

Me preguntaba hace tiempo una lectora (o lector, ya no lo recuerdo) qué podía hacer para encontrar de una vez su camino y no desviarse de él.

Una pregunta muy interesante que quizá te ayude a ti también.

¿Cómo puedes encontrar tu camino, centrarte en él y no desviarte hasta lograrlo? Sobre eso te voy a hablar hoy con total sinceridad, como siempre.

(más…)

 

¿Cuanto tiempo llevas pensando en arrancar de una vez tu negocio de coaching u otro servicio y aún así sigues retrasándolo?

O quizá ya has dado algunos pasos, has abierto una página de Facebook, has contratado a alguien para que haga tu web pero llevas semanas y semanas sin avanzar realmente…

(más…)

 

¿Estás pensando en lanzarte con tu propio de negocio de coaching (u otro servicio) y no sabes ni por dónde empezar?

Me escribe mucha gente en esa situación. Acabas de terminar tu formación (o estás a punto) y quieres empezar a dar los primeros pasos, pero no sabes cómo.

Hay demasiada información, estás confusa, desorientada y no sabes en qué centrarte.

Lo que sí tienes claro es que quieres darle forma a tu idea, definir los servicios que brindas y conseguir la calidad y cantidad clientes que hagan rentable tu negocio para poder vivir de eso, ¿verdad?

Seguro que tienes una mezcla de emoción, miedo, ilusión e inseguridad pero si tienes lo más importante: las ganas, el motor interno y la constancia, empiezas con buen pie.

Te voy a dar una serie de pasos clave para empezar con tu negocio cuando el caos de ideas y la inexperiencia no te dejan avanzar.

(más…)

generar ingresos con tu negocio

 

¿Te gustaría conocer siete formas de generar ingresos en tu negocio desde hoy mismo? A quién no, ¿verdad?

A veces le das mil vueltas a lo que ofreces y no sabes cómo sacarle más partido a tus servicios o cómo aumentar tus ingresos de otra manera o generar una cantidad determinada por alguna razón en particular (impuestos, una compra, un viaje, etc).

Hoy voy a compartir contigo siete estrategias que puedes poner en práctica ya mismo y ya me dirás cómo te va.

(más…)

multiapasionadas

 

¿Cuántas veces te han dicho que para llegar a ser alguien tienes que centrarte en una sola cosa?

Que “el que mucho abarca, poco aprieta“, que no vas a llegar a ningún sitio si no eliges algo y te concentras solo en eso.

Es uno de los consejos más extendidos sin embargo no siempre es útil para todo el mundo. Especialmente si eres multiapasionada o multipotencial.

¿Cómo combinas entonces tus intereses en una profesión que te haga sentir realizada?

 

(más…)

 

Hace poco me preguntaba un lector en el blog algo muy interesante.

Tiene una profesión que exige viajar mucho y quiere formar una familia en un futuro, ¿significa eso que es mejor que abandone su profesión ahora?

Esta es una situación bastante frecuente en mujeres que tienen puestos con mucha responsabilidad o que viajan mucho y  se plantean tener hijos (o cuando ya los tienes y se te presenta una oportunidad similar).

(más…)

 

Una de las preguntas que más me hacen y uno de los problemas que más suelo ver es la poca paciencia a la hora de lograr las metas.

¿Te suena?

Esperar resultados rápidos, querer ver cambios de la noche a la mañana y desesperarte si tardan más de lo que tú crees. Así que empiezas a pensar que te has equivocado de camino o que no eres buena y abandonas.

Empiezas otra cosa y lo mismo, no tienes paciencia y abandonas.

¿Cómo puedes solucionar esto? ¿Hay alguna forma de cambiarlo?

(más…)

ENCONTRAR TU VOCACION PARA MULTIAPASIONADAS

 

¿Te resulta difícil elegir una profesión? ¿Centrarte en una sola cosa o encontrar tu vocación?

Quizá tengas intereses o pasiones muy distintas entre sí. O quizá vas probando cosas y abandonas enseguida porque te aburres…

¿Te suena?

En un mundo donde estar hiper especializado parece la mejor opción teniendo en cuenta que cada vez tenemos más conocimientos y que, por tanto, especializarse es lo más eficiente…

 

¿Qué pasa si la idea de dedicarte a una sola cosa toda la vida te agobia?

¿Qué pasa si no has sido capaz de encontrar TU vocación (hasta ahora)?

(más…)

defraudar a los demás

 

¿Estás pensando en hacer un cambio radical pero te da miedo defraudar a los demás, a las personas que confían en ti?

O incluso, como me decía una lectora, ¿poder lastimar a alguien?

Y sigues por ello, estancada, bloqueada e infeliz, sin ser capaz de tomar una decisión…

No eres la única, hay muchas personas que me escriben contándome justo eso. Y ¿te das cuenta de la presión que estás ejerciendo sobre ti misma al pensar así?

(más…)

 

Ya está abierta la inscripción para mi Programa Acelerado de Mentoría “Más Clientes, Más Ingresos, Más Libertad”.

 

Tienes todos los detalles aquí.

 

Esta es ya la 7º edición de este programa intensivo que en solo ocho semanas te enseña, PASO A PASO y con estrategias probadas (las uso yo misma y se las enseño a mis clientas privadas), todo lo que necesitas para lanzar tu negocio de servicios y poder vivir de tu profesión.

(más…)

6 lecciones clave que he aprendido después de muchos años leyendo desarrollo personal

¿Son útiles los libros, cursos y blogs de desarrollo personal? A veces hay cierta controversia sobre la famosa autoayuda. Mucha gente se burla de este tipo de libros, los considera facilones, ñoños, monótonos o superficiales. Así que hoy pongo mi granito de arena al respecto…

 

Después de muchos años leyendo desarrollo personal en distintos formatos, trabajando como coach y arriesgándome a hacer muchas cosas, tengo que decir que sí, que hay un cambio, que lo que lees y relees va haciendo mella y un día te das cuenta de que te atreves a algo, y otro de que ya no te da miedo el miedo…

(más…)

 

Me cuenta una lectora que su problema es que las cosas que organiza no parecen gustarle a sus clientes potenciales y que las cosas que le piden a ella no le gustan. ¿Qué hacer entonces?

Suena problemático, ¿verdad? Porque está claro que por mucho que a ti te encante algo, si no se vende, no vas a llegar muy lejos. Pero para todo hay una solución…

Si te sientes identificada y no sabes cómo combinar lo que de verdad te gusta con lo que te piden, estas son algunas recomendaciones:

(más…)

 

Me pregunta una lectora sobre los pasos concretos que di para hacer un cambio profesional tan radical, para reinventarme profesionalmente de científica a coach.

Así que hoy te cuento cómo lo hice exactamente.

Fue algo inesperado y no muy planificado. Mientras estaba de baja de maternidad de un año decidí apuntarme a un curo de coaching para hacer algo durante el largo tiempo de baja.

Había descubierto el coaching unos años antes por un libro, ya había investigado cursos pero no me había animado todavía porque la inversion era alta para un curso que pensaba hacer solo por afición.

Pero en ese momento me apeteció porque sabía que lo iba a disfrutar mucho así que me lancé (con inseguridad al ser todo en ingles). No pienses que las cosas son fáciles y rápidas, siempre hay alguna inseguridad o duda de por medio… (más…)

mujer comiendo 6 buñuelos

 

¿Te has preguntado alguna vez por qué a pesar de estar muy ocupada y de hacer y probar muchas cosas todavía no vives de tu negocio, tu negocio no funciona como tú quieres?

Tanto si acabas de empezar como si ya llevas un tiempo es una sensación MUY FRUSTRANTE ver que hagas lo que hagas no tienes más clientes. Y ves que a los demás parece irles bien y no sabes por qué a ti no…

¿Te suena? 

Con la experiencia que tengo tanto propia como con mis clientes puedo decirte que, muy probablemente, tu falta de resultados es debida a una de estas seis razones (y alguna puede que no te guste).

 

(más…)

que hacer con tu negocio online en verano

 

Una de las cosas que más me preguntan mis clientas emprendedoras cuando se va acercando el verano es qué hacer con el negocio, cerrar el chiringuito, seguir igual (aunque no te apetezca porque tienes la mente en la playa). ¿Y qué pasa con las ventas y los ingresos?

Si le echas un vistazo a tu alrededor puedes ver muchas formas distintas de enfocarlo.

Personas que directamente avisan de que van a estar un mes de vacaciones y de parón y se reincorporan después, personas que siguen igual, negocios que bajan un poco el ritmo. Hay de todo, pero ¿qué es lo que mejor funciona? Te voy a contar mi experiencia. (más…)

7 preguntas que te ayudaran a tomar mejores decisiones

Tomar decisiones es uno de los temas que más preocupa a las personas y sobre el que más me preguntan. ¿Cómo puedes asegurarte de tomar una buena decisión, o de tomar mejores decisiones en general?

En el libro Antes de Tomar una Decisión en su Vida Hágase Estas Preguntas“, Debbie Ford plantea una serie de preguntas para ayudarte a tomar una decisión, yo te recomiendo estas siete…

Escucha la versión en audio aquí –> 7 preguntas que te ayudaran a tomar mejores decisiones (más…)

preocupada por tu futuro. Lee esto

¿Estás centrada (u obsesionada) en buscar algo que sea definitivo, que funcione para siempre y logre que ya no tengas que buscar más?

¿Que sea la solución a todos tus males y aclare de una vez tus perspectivas de futuro?

Me gusta hablar de este tema porque me escribe mucha gente preocupada justo por eso, por sus perspectivas de futuro.

Personas que, aunque estén bien ahora mismo, se sienten mal porque lo que tienen no parece definitivo y, claro, entonces es que algo falla, ¿no?

¿Te suena?

(más…)

opciones contradictorias

 

¿Te ha pasado alguna vez que tienes claro lo que quieres pero se contradice o choca de algún modo con algo que también quieres o que es importante para ti?

Por ejemplo, a lo mejor estás deseando irte un tiempo al extranjero pero… Hay alguna situación familiar que hace que no quieras irte. Y tienes una lucha interna porque quieres las dos cosas.

O quizá tengas en mente hacer algo que supondría un buen empujón a tu negocio pero en realidad no es lo que quieres hacer y no sabes si no quieres o es que te da miedo. (más…)

 

La semana pasada te hablé de cómo superar el miedo a que te digan que no y atreverte a pedir lo que quieres. Hoy, como te prometí, te voy a ayudar si eres emprendedora y la idea de vender te aterra (o al menos te pone nerviosa).

>> Escucha este artículo aquí –> Cómo perder el miedo a vender y a que te digan que no

Si no sabes cómo ofrecer tus servicios y lo que de verdad te gustaría es que alguien simplemente te trajera los clientes para que tú sólo hicieras lo que de verdad te gusta, tus sesiones de coaching o asesoría o lo que sea que ofreces…

Te entiendo. (más…)

miedo al no

 

¿Cuántas veces no te has atrevido a pedir algo por miedo a la respuesta? En concreto, el miedo al no (o eso es lo que tú crees que temes, luego te diré la verdad).

Se habla mucho de la importancia de saber decir no y de poner límites a las cosas que de verdad no quieres, pero de lo que no se habla tanto es de cómo el miedo a que te digan que no A TI te puede paralizar y afectar a tus resultados de forma drástica.

Así que hoy, en respuesta a la petición de una de mis suscriptoras, te hablo de cómo superar el miedo al no para que puedas lanzarte de una vez por todas a alcanzar tus sueños, como me decía ella.

(más…)

pregunta que no te gusta

Si estás agobiada o estresada por alguna situación que no sabes cómo cambiar. Si te sientes estancada, bloqueada y piensas que en realidad poco puedes hacer…

La pregunta que tengo hoy para ti te va a ayudar mucho. Eso sí, no te va a gustar nada.

> Escucha aquí el artículo –> La pregunta que te va a ayudar pero no te va a gustar

 

La descubrí hace poco leyendo un libro del que ya te he hablado en Facebook en otra ocasión: “Superpoderes del Éxito para gente normal” de Mago More (que por cierto me ha gustado mucho, es muy recomendable).

Y te aseguro que te va ayudar mucho. Así que piensa un una situación que te agobie y de la que no tengas claro cómo salir. Hazlo ahora antes de seguir.

Y aquí tienes la pregunta:

 

¿Y si fuera por tu culpa?

 

Y antes de que te indignes…

Ya sé que muchas cosas no son culpa tuya, obviamente. En realidad da igual de quién sea la culpa, lo que quiero, como siempre, es darte un impulso para que hagas cosas diferentes, para que cambies, para que te atrevas; o para que encuentres lo que buscas y esta es una herramienta más, aunque no te guste.

Y tampoco caigas en la otra cara de la moneda, empezar a pensar que todo es culpa tuya y que eres así o asá. No. Esa no es la idea.

Así que sigue leyendo.

(más…)

saber lo que te gusta

 

Uno de los temas que mas suele preocupar a mis lectores es cómo encontrar tu vocación o cómo saber lo que de verdad quieres, y el otro día disfrutando del concierto de Lang Lang en directo en el Palau de la Música, se me ocurrió algo.

Yo siempre he querido aprender a tocar el piano (está en mi lista:) y, sin embargo, me di cuenta de que no sentía ninguna envidia al verle tocar.  Envidia del tipo: cómo me gustaría tocar así. Eso me dejó pensando.

Cuando acabó y todo eran aplausos y bravos, pensé en la cantidad de pianistas que habría allí escuchándole y que seguro que desearían estar recibiendo la ovación. A mi sin embargo no me despertó ningún deseo tampoco.

Por otro lado, cada vez que veía una entrevista, noticia o vídeo sobre algún actor o actriz de doblaje en acción, todo era emoción y lo primero que se me venía a la cabeza era que me encantaría hacer eso.

O cuando era más pequeña y leía una biografía de algún científico o alguna noticia de un premio científico yo decía, qué guay, yo quiero estar ahí.

 

Seguro que te ha pasado a ti alguna vez y, probablemente más de una (y si eres multiapasionada ¡te pasará continuamente!).

(más…)

 

Este mes de marzo se cumplen cinco años desde que creé Coach de la Profesional y seis desde que dejé mi carrera científica para ser coach.

En estos cinco años han sucedido muchas cosas tanto personal como profesionalmente y han supuesto un cambio impresionante en mi mentalidad. Siempre digo que tener tu propio negocio es el mejor programa de desarrollo personal que puedes hacer y si tú tienes un negocio seguro que lo confirmas :  )
Durante estos años he compartido muchas cosas contigo, cómo mantengo la motivación , cómo compagino mi negocio con dos hijos pequeños, mi pregunta favorita para salir del bloqueo, las frases de mis mentoras que más me han ayudado profesionalmente, cómo compaginé mi embarazo con mi negocio y los errores que cometí y también mis dos puntos débiles y cómo los solucione, entre otras muchas cosas.

(más…)

 

Seguro que te has sentido así alguna vez. Acabas de empezar tu negocio y te cuesta mantenerte motivada porque todavía no tienes clientes o tienes muchos altibajos, se te está haciendo pesado y lento y empiezas a dudar…

Además a veces no te sientes a la altura todavía, te pone nerviosa  no estar segura al 100% de si tus clientes van a quedar satisfechos (o no).

Eso hace que pierdas el tiempo porque no sabes en qué centrarte y acabas sintiéndote peor todavía. ¿Te suena?

(más…)

http://coachdelaprofesional.com/no-acabas-las-cosas-ni-obtienes-resultados/

 

Si ahora mismo estás dudando entre varias opciones, si quieres una cosa pero también otra, si quieres un cambio pero te cuesta dejar lo que estás haciendo ahora, hay una pregunta que puede ayudarte a solucionar tus dudas profesionales y a dar el primer paso.

Es una pregunta que me hizo una vez mi primera coach, Kristalyn Ryanque me cambió la forma de ver las cosas y me ayudó en un momento de bloqueo, en concreto cuando me estaba costando lanzarme a poner mi negocio de coaching y dejar la ciencia.

Escucha el podcast aquí –>La pregunta que puede solucionar tus dudas profesionales

Es una pregunta sencilla y hasta obvia pero que puede ayudarte a solucionar tus dudas profesionales. Pero ni a mi en en ese momento, ni a muchas otras personas (por la experiencia que he tenido con mis clientes lo sé) se nos había pasado por la cabeza. Porque cuando estás bloqueada y dándole vueltas a lo mismo una y otra vez, a veces hasta lo obvio desaparece de tu vista.

(más…)

 

El otro día vi un vídeo de Marie Forleo que me encantó y que responde a lo que me cuentan mis lectoras muchas veces y que a todas nos ha pasado alguna vez.

Cuando te dejas llevar por la inseguridad, las dudas y empiezas a verlo todo “negro”. Te da miedo no estar a la altura, dejas de creer en ti misma o en el valor de lo que ofreces y entras en una espiral de agobio y hasta ansiedad que no te deja avanzar.

¿Te suena? Esto te puede pasar tanto en tu faceta de mujer profesional como si tienes un negocio, especialmente cuando empiezas.

De repente te empiezas a preguntar si de verdad podrás ayudar a tus clientes, si no se quedarán insatisfechos, si estás a la altura de lo que dices.

(más…)

iniciar negocio o no

 

Me escriben muchas personas que quieren tener su propio negocio pero no dan el paso, se sienten indecisas, no acaban de lanzarse.

Si ese es tu caso también, esto es lo que yo te recomiendo que te plantees antes de lanzarte.

> Escucha este artículo aquí: ¿Indecisa sobre si iniciar o no tu propio negocio? 7 preguntas para ayudarte a decidir

 

(más…)

 

Durante mi trayectoria profesional, especialmente al cambiar de carrera y tener mi propio negocio, ha habido una serie de frases o lecciones que me han ayudado mucho a ver las cosas de otra manera.

Que han tenido un verdadero impacto en mi mentalidad y resultados, que me han ayudado a conseguir lo que quiero profesionalmente.

Así que he decidido compartirlas contigo por si necesitas algo así justo ahora.

Son frases o reflexiones que me dijeron mis mentoras (excepto una que no recuerdo dónde la escuché o leí) y que me abrieron los ojos en su momento y me han ayudado mucho. Apunta.

(más…)

 

foto de mujerSeguro que te ha pasado alguna vez y no necesariamente solo en el ámbito profesional. Que a ti te esté costando mucho algo y a otra persona o a varias cercanas les esté yendo fenomenal. Y aunque te alegras por ellos, tienes cierta envidia. Y te sientes mal…

> Pincha aquí para escuchar el podcast –>QUÉ HACER CUANDO TIENES ENVIDIA DEL ÉXITO DE OTRA PERSONA

 

Ya hemos hablado otras veces de compararse con los demás, como siempre eliges a los que van más avanzados que tú; pero en este caso puede ser que sea algún compañero que está al mismo nivel pero le va bastante mejor y tú te sientes fatal. (más…)

mujer con portatil y un bebé

 

Muchas veces compaginar tu negocio con niños pequeños no es fácil y quiero compartir mi experiencia personal por si te ayuda.

No pretendo juzgar, ni convencer, ni decir que un método es mejor que otro. Esto no es para criticar o apoyar métodos.

Solo te cuento lo que he probado, las conclusiones a las que he llegado y mis preferencias, para que al menos te hagas una idea porque se suele subestimar mucho lo que supone. Yo he tenido la posibilidad de probar distintas cosas según las circunstancias de mi vida iban cambiando. Así que te cuento.

(más…)

Ya está abierta la inscripción para mi Programa Avanzado para Profesionales Estancadas “Qué Hacer Cuando No Sabes Qué Hacer”.

gifBANNER-AIDA-BAIDA

Pincha aquí para ver todo lo que incluye y si es para ti.

Es un Programa intensivo de 6 semanas que he diseñado después de años trabajando con mujeres estancadas para ayudarte a descubrir tu pasión, encontrar tu camino y ponerte en acción aunque los miedos, dudas e inseguridad te tengan bloqueada ahora mismo.

Es para ti si:

Llevas un tiempo insatisfecha y no encuentras algo que te apasione y a lo que dedicarte que te llene de verdad. Hasta piensas que puede que no lo encuentres nunca (¡falso! Yo te ayudaré a encontrarlo).

Tienes muchos intereses pero no acabas de concretar ni de aterrizar ninguno.

– Te pasas el día planeando y postergando lo planeado. No actúas y ya llevas así un buen tiempo.

En el fondo sabes lo que quieres y tienes que tomar una decisión pero te da miedo y estás paralizada porque no sabes qué escoger, si lanzarte o no, si te arrepentirás o perderás lo que tienes.

 

Al acabar este completo programa puedes esperar:

 

  • Descubrir tus talentos, pasiones, fortalezas y cómo combinarlas para elegir lo que quieres hacer.
  • Tomar decisiones con seguridad, independientemente de tus obligaciones y años de experiencia en otro trabajo (y eliminando la frustración por no saber si es lo correcto).
  • Ordenar tus ideas, concretar tus objetivos, ELEGIR y pasar a la acción totalmente centrada.
  • Lidiar con la inacción, postergación, miedo e inseguridad para que no vuelvan a frenarte y logres ese cambio que tanto tiempo llevas queriendo.
  • Crear un plan de acción personalizado que funcione de verdad, para que dejes de planear indefinidamente y des pasos para que las cosas (¡tu carrera!) avancen.
  • Aprender a superar imprevistos, obstáculos y parones, que siempre surgen y nos frenan (o detiene por completo).

 

Tienes todos los detalles sobre fechas, clases, contenido y estructura y las dos opciones disponibles AQUÍ.

 

Si tienes cualquier duda solo tienes que dejar un comentario o escribirme a aida@coachdelaprofesional.com y te ayudaré a decidirte.

imagen signo de interrogación

 

Una de las cosas que más me preguntan mis lectoras es cómo determinar qué es realmente importante para ti.

Cómo saber si lo que te propones es lo que de verdad quieres o si te estás dejando llevar por lo que otros quieren o esperan de ti.

Para algunas personas esto es fácil, pero para muchas otras no. Así que, como establecer objetivos es claramente una de las formas de asegurarte de cumplirlos (no necesariamente, claro, pero al parecer las personas que escriben sus propósitos tienen más probabilidades de lograrlos que las que no)…

Hoy te voy a contar la pregunta que te recomiendo hacerte cada vez que pienses en tus objetivos o propósitos a corto, medio o largo plazo.

(más…)

cambio profesional radical

 

¿Te estás planteando un cambio profesional radical? Un cambio importante, quizá un cambio de profesión o de empleada a emprendedora o algo que realmente sea significativo para ti.

Si es tu caso hay tres factores que, según mi experiencia, son claves para poder tomar la decisión con confianza.

Es algo que tienes que conocer y plantearte antes de hacer el cambio, para estar lo más preparada posible y aumentar las probabilidades de estar satisfecha con tu elección, aunque haya momentos duros (que suele haberlos). (más…)

bloqueada

 

¿Te has sentido alguna vez bloqueada, dándole vueltas a lo mismo una y otra vez, sin avanzar y cada vez más agobiada?

Seguro que sí, y más de una vez, ¿verdad? Porque es algo que nos pasa a todos en distintos momentos de nuestra vida y, además, tanto personal como profesionalmente.

Escucha este artículo aquí –> Qué hacer cuando estás bloqueada y no avanzas (usa esto)

Quizá estés intentando tomar una decisión y no haya manera de avanzar. Por un lado quieres, por otro tienes miedo… Sé por experiencia que hay decisiones que te pueden tener días, semanas o más agonizando, como quien dice (como cuando decidí dejar mi carrera científica y empezar mi negocio de coaching sin ninguna experiencia previa. Qué rápido se escribe y que duro fue.)

O quizá quieras crear un nuevo servicio en tu negocio y no sepas bien por dónde tirar. O puede que estés en una etapa de tu negocio o profesión en la que quieres algo más pero ya estás saturada y no ves cómo lograr dar ese paso.

(más…)

tu futuro depende de las acciones que tomes hoy

 

Seguro que alguna vez te ha pasado, o quizá te pase ahora, esto…

Quieres algo diferente, un cambio radical de carrera, quizá animarte de una vez a poner en marcha tu negocio online de una vez, o que el que ya tienes tenga mejores resultados todavía y sabes que tienes que hacer algo, algo distinto a lo que estás haciendo ahora.

Muchas veces hasta sabes qué es exactamente lo que tienes que hacer, pero…

Te quedas como estás. Estancada en tu zona de confort, de comodidad, o como lo quieras llamar. Igual que antes.

Y probablemente te sientas frustrada, culpable, hasta un poco cobarde, ¿verdad?

(más…)

19 Claves IMPRESCINDIBLES para Que Tu Negocio

 

¿Llevas tiempo preguntándote qué hacer para que tu negocio de coaching, consultoría, etc pase al siguiente nivel y te encuentras dando círculos sin saber qué hacer?

 

Tanto si quieres que tu negocio pase de idea a realidad, como si quieres dejar la fase de supervivencia y llegar a la de estabilidad, estas son algunas cosas que considero imprescindibles para que puedas lograrlo.

Léelas todas, elige una, la que más necesites ahora, y ponte en marcha.

 

(más…)

 

Con la vuelta a la rutina de septiembre me preguntaba una lectora cómo distinguir entre síndrome postvacacional o la desmotivación total por lo que haces (ya seas profesional por cuenta ajena o independiente).

Como sabes el síndrome postvacacional se refiere a la ansiedad, desmotivación, desánimo al enfrentarte de nuevo al trabajo después de las vacaciones. Pero en este caso, mi lectora no tenía claro si era eso o más bien algo más duradero.

¿Cómo saber la diferencia? Es una pregunta muy interesante y esto es lo que te recomiendo para distinguirlo.

(más…)

mujer con ojos muy abiertos

 

¿Agobiada por la cantidad de cosas que en teoría TIENES que hacer o que, al contrario, no DEBERÍAS hacer en tu negocio para no parecer tal o cuál cosa?

¡No estás sola!

Desde que empecé mi negocio de coaching y mentoría en el 2010 he oído muchos consejos y críticas sobre qué hacer y qué no hacer cuando tienes tu negocio.

Y me llaman la atención ciertas opiniones o críticas sobre algunas cosas que no “deberías” hacer por una serie de razones poco objetivas. En concreto, hay tres puntos que se critican mucho y que yo, no solo hago, sino que te las recomiendo también. Apunta:

(más…)

3 monitos

 

¿Sientes que estás estancada profesionalmente, que no se te valora o que no empleas tu verdadero potencial?

Muchas personas me escriben contándome precisamente eso, una sensación de frustración, de no aprovechar tu verdadera valía, de estar en cierta forma atrapada en tu trabajo, sabiendo que no es eso lo que quieres y que si sigues así no habrá mucho progreso. ¿Te suena?

>> Si prefieres escuchar, pincha aquí –> 3 razones por las que no progresas profesionalmente.

(más…)

 

mujer embarazada con portatil en sofaHoy quiero compartir contigo las medidas que tomé durante mi segundo embarazo para mantener el negocio. En este caso llevaba ventaja porque al ser el segundo ya sabía más o menos lo que se avecinaba : )

Cada embarazo es un mundo y es imposible generalizar, puede que tengas muchísima energía, o que te vayas arrastrando de cansancio y nauseas o que tengas que estar en reposo. No lo sabes, así que te cuento mi experiencia PERSONAL, lo que hice y lo que recomiendo.

>> Escucha este artículo aquí –> Cómo compaginé mi segundo embarazo con mi negocio

 

1. Planifica el año

Esto lo recomiendo estés embarazada o no, pero si estás pensando quedarte embarazada o si acabas de enterarte, lo primero es planificar los siguientes 12 meses, es decir el tiempo que dura el embarazo y el postparto. Personalmente te recomiendo dejarte un mínimo de dos meses (4 mejor) después del parto sin casi trabajo, porque puedes tener una recuperación más lenta  o porque puede que no te apetezca nada más que estar con tu hijo.

Y es que si lo tienes todo pensado y planificado te será más fácil simplemente ponerte a ello. Tener que decidir qué hacer y cuándo y cómo hacerlo es bastante estresante y si estás cansada, medio dormida todo el día, con nauseas o con la memoria de un pez (efecto secundario del embarazo : ) ni te cuento. Y puedes acabar estresada pensando y ahora qué hago, cómo consigo clientes, descentrada y ya sabes que eso no funciona.

Este fue uno de mis aciertos, sin mucho mérito porque siempre planifico el año por adelantado haciendo cambios si es necesario. Te lo recomiendo al 100%.

¿Cómo hacerlo?

– Determina cuántos ingresos quieres cada trimestre (o al año, como tú prefieras).

– Haz un listado de las distintas opciones que tienes para conseguirlo. Por ejemplo: 5 clientes nuevos, vender 10 plazas de tu programa o X copias de tu ebook.

– Elige cuáles vas a llevar a cabo. Mi recomendación: elige la forma más sencilla y que más te guste (no es momento de complicarse la vida).

– Planifica tu calendario: cuándo vas a ofrecer cada cosa.

Eso como mínimo para tener una buena idea de qué vas a hacer los siguientes 12 meses.

 

2. Si estás considerando contratar ayuda, este es el mejor momento

Durante el 3º trimestre de mi embarazo hice un mini-lanzamiento de uno de mis programas (mini porque no tenía energías para uno grande y ya lo planifiqué así en su momento) y el programa en sí empezó cuando nació mi hijo.

Yo ni me tuve que preocupar porque Marcela, mi mano derecha, se encargó de todo y mi parte de trabajo fue mínima. Aviso importante: estoy hablando de un programa que había hecho ya antes, era la segunda edición y, por tanto, estaba totalmente organizado y estructurado. ¡Ni se te ocurra lanzar una primera versión de algo en ese momento!

 

La cuestión es que tener ayuda siempre es necesario pero en este momento mucho más. Ese fue otro acierto.

 

3. No te compliques

Cada persona es un mundo y no sé cómo eres tú, pero te recomiendo que este año planifiques con calma y no te pongas metas muy estresantes. No pasa nada si un año mantienes los beneficios en vez de aumentarlos, o si no aumentan lo mismo que otros años. Aunque si te planificas bien, y dependiendo de la etapa de tu negocio, puedes seguir incrementando tus ingresos. Eso requiere experiencia previa, ayuda y una buena planificación.

Yo personalmente no quise estresarme demasiado y me planteé mantener el nivel de ingresos trabajando menos. El resultado fue mismos ingresos que el año anterior pero trabajando 4 meses menos. Para mi un placer ya que la libertad es el principal motivador para mi.

Mi recomendación: no te compliques mucho, deja muchas cosas programadas, y centrate en los programas que mejor vendas y menos trabajo te den.

 

4. Sé realista con tu horario de trabajo

Es muy difícil trabajar al mismo ritmo que antes. Por supuesto, depende de cada embarazo pero dudo mucho que te libres del cansancio y la falta de concentración. Así que aprovecha para trabajar las horas y meses en los que mejor te encuentres. Si pretendes hacer lo mismo con la misma intensidad te sentirás agotada, frustrada y nerviosa. Sé realista, por eso la planificación es tan importante…

Por ejemplo:

PRIMER TRIMESTRE: para mi fue bastante malo por el cansancio, las nauseas, mareos, el malestar (y eso que esta vez no tuve tanto sueño como con mi primer hijo). Aun así fue el trimestre que más trabajé de todo el embarazo (el último trimestre del año suele ser el más ocupado para mi). Acabe mi primer programa grupal e hice un lanzamiento (si sabes de qué hablo, sabes la cantidad de trabajo que conlleva eso : )

Lo conseguí porque soy muy eficiente, tenía ayuda y trabajaba cuando me encontraba mejor (por las mañanas). Aunque TODOS los días le decía a mi marido, yo no sé ni como puedo trabajar con lo mal que me encuentro.

Mucha gente se encuentra muy bien este trimestre, si es tu caso, aprovecha.

 

– SEGUNDO TRIMESTRE: este suele ser en el que mejor te encuentras. Aproveché para dejar preparado casi todo lo que iba a ofrecer en el 3º trimestre y un mes después del parto (error que te comentaré luego) y para coger las últimas clientas del año.

Si el 1º trimestre lo has pasado mal ¡aprovecha este!

 

TERCER TRIMESTRE: ya estaba muy cansada y no me apetecía trabajar mucho, por no hablar de la tremenda barriga que tenía que hacía que estuviera muy incómoda en el despacho (me preguntaban todos los días si iba a tener gemelos). Como había hecho la mayor parte del trabajo en los trimestres anteriores me lo tomé con calma, di algunas sesiones con clientas, escribí artículos y poco más. A partir de ahí no cogí a más clientes.

Hice el minilanzamiento que te comenté antes pero fue tan mini que no me costó mucho y me dió suficientes beneficios para no preocuparme durante unos meses.

 

Esa fue mi experiencia y aunque lo planifiqué bastante bien cometí algunos errores, apunta:

 

Me pasé de trabajo el primer trimestre. Al planificar subestimé lo que me llevaría (de tiempo y energía) la creación del nuevo programa y el lanzamiento. Cualquiera que haya hecho lo mismo me entenderá, siempre se subestima y eso que no era mi primera vez. Así que date siempre más tiempo del que crees que te llevará algo, especialmente si es un lanzamiento o la creación de un programa.

Subestimé (¡otra vez!) la recuperación. Cuando hice mis planes les comenté a mis clientas que estaría un mes de baja y después ya podríamos tener sesiones y volvería a mi ritmo habitual, porque sé lo que me gusta trabajar y que me aburro fácilmente. ERROR.

En este caso tuve una recuperación muy larga y estuve casi dos meses de reposo y luego no me apetecía hacer nada, solo descansar y estar con mi familia. Económicamente me lo pedía permitir porque había planificado bien los trimestres anteriores pero claro:

1. Una clienta se molestó cuando le dije que tendría que retrasar la sesión con ella porque todavía no me encontraba bien.

Sintió que le había fallado en un momento clave de su negocio en el que necesitaba mi ayuda y canceló el contrato. No me gusta fallarle a mis clientas y, aunque no fue premeditado sino por causas de salud, si hubiera planificado más tiempo de recuperación no habría pasado.

Al resto de clientas las seguí atendiendo por email sin problemas. No eran muchas (eso lo había planificado bien, menos clientas ese año) y no necesitaron mucho ese tiempo : )

 

2. Al volver se me había acumulado mucho trabajo porque no había considerado estar tanto tiempo sin hacer nada.

Había planificado solo un mes. Así que tuve unas semanas de estrés que me podría haber ahorrado si hubiera planificado bien y lo hubiera dejado todo preparado para más tiempo. Por no decir meses porque hice dos lanzamientos y acabé un programa grupal nuevo. A esto súmale el hecho de que no podía trabajar tanto como antes porque con un bebé NO SE TRABAJA LO MISMO. Y eso que tenía ayuda. Pero tardé un tiempo en reorganizarme y volver a ser eficiente como antes (o incluso más, porque tenía el mismo trabajo y menos tiempo, eso te hace volver a replantearte la estructura de tu negocio).

 

Esa fue mi experiencia compaginando mi negocio con el embarazo. Resumen: no te compliques mucho ese año, planifica, planifica y deja programado todo lo que puedas, contrata ayuda si quieres y puedes y CONSIDERA más TIEMPO del que crees que vas a necesitar para todo.

Espero que te ayude mi experiencia, ¿añadirías alguna recomendación más?

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

¡Por fin puedo desvelarte la versión 2.0 de “Cómo Superar el Síndrome del Impostor. Estrategias para eliminar la inseguridad y conseguir el éxito profesional”!

>> Cómo Superar el Síndrome del Impostor <<
EBOOK - Como superar el síndrome del impostor - promoción
Llevo semanas trabajando en esta nueva versión que está totalmente revisada, actualizada y mejorada para que consigas:

  • Avanzar profesionalmente y dejar de sentir que no estás a la altura.
  • Dejar de pensar que no estás preparada del todo y que los demás están más preparados que tú.
  • Dejar de creer que alguien va a descubrir que eres un fraude.
  • Que la inseguridad no detenga tu carrera profesional o tu negocio.[/bullet_block]

 

Cientos de personas han leído la versión anterior y han puesto en práctica lo que enseño y ya era hora de actualizarla y hacerla mejor todavía (!y más bonita!) : )

 

Aquí tienes un ejemplo de lo que dicen…

Me lei el PDF el mismo dia que lo recibí. Simplemente, no pude soltarlo. Es sencillo pero directo, amable, con un gran contenido, fácil de leer, fácil de entender y con buenas técnicas. Lo estoy volviendo a leer para volver a pasar por todo otra vez y revisar en que he cambiado desde que lo leí la primera vez. Y sí, he empezado a cambiar, lo he sentido, lo estoy viendo, lo estoy sintiendo.

También me reí muchísimo leyendo… Es decir, leía un párrafo que me ponía a pensar X cosa y al volver a leer el libro decia “ah, seguro pensaste X cosa”… y yo me quedaba como… ¿qué? ¿Cómo supo? Hice todos los ejercicios. Encontré muchas respuestas y soluciones. Un abrazo y gracias de nuevo. Tu libro fue el principio de un gran cambio en mi.

María Fernanda Navas

 

Tienes todos los detalles de lo que incluye aquí .

 

>> “Cómo Superar el Síndrome del Impostor” versión 2015

 

La verdad es que me encanta cómo ha quedado y al tener también una versión en audio será útil para todos los que prefiráis escuchar a leer : )

Espero que te guste tanto como a mi y, sobre todo, ¡que te ayude!

>> Descubre aquí la nueva versión de Cómo superar el Síndrome del Impostor<<

 

Y si lo prefieres… Descargate el primer capítulo GRATIS

 

portada-cap-1-500

 

foto cara con ojos cerrados

 

foto cara con ojos cerradosLa semana pasada te conté algo importante que aprendí después de años estudiando, probando y aprendiendo estrategias de marketing para mi negocio.

Pero…

¿Y si la sola idea del marketing te echa para atrás? Si te agobia, no te gusta y darías lo que fuera porque los clientes simplemente aparecieran o que alguien te los mandara (exactamente lo que me pasaba a mi al principio).

Entonces, ¿qué puedes hacer?

Pues entonces tienes un problema porque si no sabes cómo atraer clientes, no tendrás negocio.

Probablemente estabas esperando algo novedoso que te evitara hacer marketing para siempre, pero no lo hay. El marketing es algo que sí o sí forma parte de tu negocio y si te niegas a hacerlo y aprenderlo, quizá tendrías que replantearte si quieres un negocio (hay algunas personas que leyendo esto se indignan y dicen que ellas tiene un negocio exitoso sin marketing. Hay que recordar que tener clientes por contactos o recomendación también es marketing o regalar una sesión gratis para que prueben).

La cuestión es que hay muchas estrategias diferentes que puedes emplear, es cuestión de elegir la que más te guste, la que mejor se te de y la que vaya dirigida a tu público ideal (cómo te expliqué en el artículo anterior). Y si no te gusta nada, elige la que menos te disguste y cuando te pongas en marcha y empieces a dominarla ya verás como te empieza a gustar.

Mira mi caso, por ejemplo. Cuando empecé habría dado lo que fuera porque alguien me mandara clientes y yo solo tuviera que dar sesiones de coaching. Pero como no pudo ser me tocó ponerme las pilas y aprender.

Y de tanto aprender y probar ahora ME ENCANTA el marketing, quién me lo iba a decir a mi, la verdad. Esto no quiere decir que ti te vaya a pasar lo mismo, pero en mi experiencia cuando profundizas en un tema le empiezas a coger gusto.

Pero si no es tu caso y no te gusta ninguna de las muchísimas estrategias distintas que hay, solo te queda una opción: pagar a alguien para que lo haga por ti.

O replantearte si un negocio es lo que de verdad quieres.

Sinceramente no creo que haya que llegar a esos extremos, te pongo un ejemplo de distintas cosas que puedes hacer para atraer clientes, no me digas que no te gusta ninguna de ellas:

Hablar en público, escribir artículos, hacer vídeos, grabar podcasts, usar Facebook, Twitter, Pinterest, LinkedIn (se empieza a hablar de Periscope), webinars, ofrecer sesiones estratégicas, crear alianzas estratégicas, escribir un libro, hacer entrevistas,…

Por supuesto como te comenté la semana pasada no es tan sencillo, no es sólo cuestión de elegir, hay que saber cómo llevarlo a cabo y cómo mantener el interés de las personas a las que atraigas, pero cada cosa a su tiempo, es imposible abarcarlo todo en un artículo. Así que empieza por esto: atraer a futuros clientes.

Elige de una a tres estrategias y ponte en marcha para ser MUY BUENA en ellas.

Con la cantidad de información que hay hoy en día, no basta con ser medianamente bueno. No lo digo para asustarte más sino para que lo que decidas hacer lo hagas al 100% y no pierdas tiempo haciendo cosas al azar sin ton ni son.

No tienes que seguir todas las estrategias de marketing habidas y por haber, ni siquiera tienes que hacerlo todo tú, pero algo vas a tener que hacer.

Así que elige la que más te guste o la que menos te disguste o piensa cómo podrías hacer que fuera más divertida o que no te costara tanto…

¿Cuál vas a elegir? Cuéntamelo en los comentarios, ya sabes que los leo todos.

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

carpeta con titulo top secret

 

¿Te has sentido alguna vez agobiada y saturada por las cantidad de estrategias de marketing que se supone que tienes que utilizar para que tu negocio funcione?

Seguro que sí, ¿verdad? Que cuando te estás poniendo al día con algo de repente lees que lo que mejor funciona ahora son los vídeos, o los podcasts o el email marketing o Facebook y te toca replantearte todo, abandonas o dejas a un lado lo que estabas haciendo y te buscas algún curso para no perderte esa nueva técnica infalible.

¿Te suena? Probablemente estés atascada y te preguntes cuál es la estrategia que de verdad funciona…

Te cuento lo que he descubierto después de años (desde el 2010 que empecé con mi negocio) probando, leyendo y aprendiendo de cursos y mentoras internacionales:

TODO funciona.

Todas las estrategias sobre las que lees: redes sociales, marketing de contenidos, hablar en público, publicar en Amazon, tener afiliados, hacer entrevistas, hacer sesiones estratégicas, los embudos de venta, etc, etc. TODO funciona y con todo puedes tener un negocio rentable.

Así que si dudabas de si algo era una cortina de humo, no, no lo es. Y ahora contesto a lo que se te puede estar pasando por la cabeza…

 

Si todo funciona, ¿por qué a mi no me funciona?

Porque que todo funcione no significa que pueda hacerse de cualquier manera.

Muchas emprendedoras con las que hablo parece que hacen cosas pero en realidad no tienen ninguna estrategia, hacen por hacer. A lo mejor tienes una página de Facebook porque hay que tenerla y vas poniendo algo pero sin ningún plan u objetivo. O tienes cuentas en todas las redes pero las tienes abandonadas, etc, etc.

Entonces claro que no te funciona, abrir una cuenta en Twitter no hace milagros, ni poner dos vídeos en Youtube o escribir artículos sin una temática concreta. Por eso no te funciona, porque cada estrategia tiene su propia estrategia y eso se aprende. Así que si te decides por una, aprende cómo usarla para tener resultados (y sí, eso implica invertir en cursos o mentores) y ponla en práctica.

Las personas que tienen un negocio que funciona no hacen las cosas por hacer, siempre hay una estrategia bien pensada y si no tienes ni idea de cómo hacerlo necesitas ayuda.

Aparte, otra razón por la que no te funciona puede ser que te estés dispersando demasiado.

Quien mucho abarca poco aprieta. Elige UNA estrategia y cuando la domines si quieres añade otra y así verás resultados. No eligiendo un batiburrillo de técnicas, cuantas más mejor sin dedicarles tiempo, o cambiando de una a otra sin dedicarles tiempo ni esfuerzo (y no, no tienes que emplear muchísimo tiempo, si sabes lo que haces, no pierdes el tiempo).

Necesitas centrarte y perseverar.

 

¿Cuál es la mejor para mi negocio?

Ahora que ya has decidido centrarte y empezar por una, ¿cómo saber cuál elegir o por cuál empezar?

Depende de tu negocio y de ti.

Por un lado es fundamental que tengas claro quién es tu cliente ideal y dónde está esa persona, dónde se agrupa. Por ejemplo, si, como yo, trabajas con mujeres profesionales, LinkedIn es una gran opción (y sí, hay gente que solo usa LinkedIn para atraer clientes, y también gente que usa una combinación de LinkedIn y email marketing, por ejemplo).

Si trabajas con madres, Facebook es un buen sitio. Si tu negocio es muy visual obviamente elige una combinación entre donde se junta tu clientes ideal y lo más visual (Instagram, Pinterest, Facebook).

Hay distintas combinaciones en función de tu negocio y tu nicho. A eso hay que unirle lo que a ti más te guste o mejor se te de.  A mi por ejemplo me encanta escribir (por si no lo habías notado : ) y aunque me han intentado convencer para que haga vídeos y quizá me lo plantee en un futuro, hago lo que me gusta. Teniendo en cuenta que es algo que vas a hacer mucho tiempo, que sea algo que te guste.

También tengo clientes a las que les gustan más los vídeos o los hacen con más soltura, pues vídeos. O podcasts. Que luego puedes colgar en tu web o la red social que elijas o en varias.

 

Hay muchísimas opciones y es normal que te bloquees un poco, piensa en lo que te he dicho: tu tipo de negocio, dónde está tu cliente ideal (qué redes sociales usa, dónde se reúne, qué revistas, blogs o webs lee, etc), qué te gusta a ti y se te da mejor. Crea tu combinación y aprende a sacarle provecho.

*Y si no te gusta ninguna de estas estrategias y la sola idea del marketing te echa para atrás, en este artículo te cuento qué puedes hacer…

Cuéntame que estrategias utilizas tú. Y en cuál te vas a centrar para mejorar tus resultados.

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

2 errores que cometo en mi negocio

2 errores que cometo en mi negocio

Una de las cosas que se suele pensar cuando sigues a un mentor, coach o experto que va más adelantado que tú es que ellos nunca tienen problemas o que lo hacen todo bien y no flaquean,  pero por supuesto no es así.

¿Prefieres escuchar? Pincha aquí para la versión en audio –> Los dos errores que cometo en mi negocio (y cómo solucionarlos)

A mi me encanta cuando alguna de mis mentoras me cuenta o comparte en su blog obstáculos o bloqueos que ha experimentado. Así que hoy he querido comentarte los dos errores que son más frecuentes en mi negocio y qué hago al respecto.

 

Error número 1: Consumo DEMASIADA información

 

Hoy en día poca gente se salva, ¿verdad? Pero es que cuando tienes un negocio es muy perjudicial porque pierdes mucho tiempo (aunque tú creas que no es perderlo), te distraes, pierdes eficiencia, puedes bloquearte y, por supuesto, eso repercute directamente en tus ventas y resultados.

 

Este es mi problema número 1 con diferencia. Yo soy una persona que disfruto muchísimo aprendiendo cosas nuevas, no me canso nunca y además aprendo rápido y le saco partido a prácticamente todo, enseguida aplico lo que aprendo (una de las cosas que tienes que hacer si quieres tener resultados en tu negocio).

 

Eso claramente es una gran ventaja, especialmente porque lo hago en español y en inglés.

 

PERO a veces me paso.

 

Y de repente me encuentro con artículos, webinars, libros, algún curso a medias, otro que quiero repasar, uno nuevo que me interesa y, por supuesto, me bloqueo.

 

Me bloqueo no porque no sepa qué hacer o por dónde empezar (como suele pasar cuando empiezas tu negocio que no sabes cómo hacer las cosas). A mi se me da muy bien sacarle el jugo a cada cosa y saber cómo aplicarlo.

 

Me bloqueo porque tengo tantas opciones que funcionan que 1) no sé cuál elegir porque me gustan varias ; o 2) en vez de centrarme en una hasta el final, abandono y cambio (y ya sabemos que ese es uno de los mayores errores que llevan a que no tengas resultados).

 

Afortunadamente ya son muchos años y me conozco a la perfección, ¡sé reconocer este patrón de autosabotaje en cuanto lo huelo! Y lo que funciona para mi es:

 

  • Repasar mi estrategia de negocio o mi plan de marketing para el año para después poder elegir en qué centrarme y así ponerme en marcha de nuevo. Una sola cosa (luego cuando ya recupero el ritmo, añado más. Para eso tienes que saber cuál es tu límite para no volver al problema inicial).

 

  • Elegir un solo programa/estrategia (aunque a veces me cuesta…) y aplicarlo al momento. Esto es CLAVE. Si haces varios a la vez (por ejemplo un curso online y un libro o un webinar y un artículo, etc), no puedes estar al tanto de todos los detalles, aunque tú creas que sí, y siempre hay alguno que no aprovechas bien y decides posponer. En la mayoría de los casos, lo que pospongo no lo vuelvo a hacer. Así que elijo una opción y, a la vez que lo estoy haciendo, no solo tomo notas sino que planifico cambios en mi negocio y los llevo a cabo, si puedo al momento (por ejemplo si es alguna estrategia de redes sociales o algún cambio rápido en la web) y si no, a la agenda va con fecha determinada.

 

  • Analizar muy bien qué necesito en cada momento. A veces no necesito nada o no es el momento, a veces es mejorar una estrategia concreta, contratar una mentora o eliminar algún bloqueo interno. Una vez lo tengo claro, elijo algo que solucione esa necesidad concreta y me apunto.

 

Error número 2: No planificar

 

Hay días en los que pierdo el tiempo de mala manera. Antes solía sentirme culpable, ahora ya no. Ahora se que: 1) no pasa nada si un día no hago nada, 2) no soy una máquina y  3) sé cómo solucionarlo.

 

Sé cuando me pasa y por qué y, por tanto, sé como solucionarlo. Cuando tengo muchas cosas que hacer y no me he sentado a planificar, no sé ni por dónde empezar. Eso me pasa cuando me meto en demasiadas cosas ignorando mi límite (aunque normalmente sepa bien cuál es) o cuando me despisto de mi plan o cuando la idea de mi negocio necesita algún cambio y hay algo que no me gusta.

 

Es algo que seguro que te ha pasado alguna vez y que les suelo comentar a mis clientes.

 

Cuando tienes claro qué quieres hacer, cómo y para qué, te pones manos a la obra de inmediato. Pero cuando no te has tomado un momento para planificar tu siguiente paso porque no te ha dado tiempo o porque no lo sueles hacer o por la razón que sea, y no tienes claro qué hacer o tienes demasiadas cosas en mente, acabas por no hacer nada.

 

Así que es imprescindible tener un plan, aunque seas flexible y puedas cambiar cosas. Eso sí, una cosa es cambiar algo estratégicamente y otra cambiar en cuanto ves algo nuevo, eso entra dentro del error número uno.

 

En mi caso cuando me sucede es porque he sobrepasado mi límite y estoy involucrada en demasiadas cosas y, además, no me he tomado tiempo de establecer prioridades. Así que, por supuesto, me bloqueo y me voy a mirar blogs de cocina o lo primero que capte mi atención.

 

En esos momentos, mi solución es hacer un listado o recuperar las libretas donde anoto mis proyectos y por qué paso voy, elegir una sola cosa (la que me vaya a dar los mejores resultados) planificar y en marcha.

 

Y si tengo un día en que me cuesta hasta eso, empiezo por algo que no requiera mucha concentración para coger ritmo y volver a centrarme (contestar algunos mails*, grabar audios, corregir algún artículo).

 

*Muchos expertos dicen que revisar tu correo electrónico es lo peor que puedes hacer y que te dispersarás más. En mi opinión no siempre es así, al menos en mi caso. Yo sé cuándo me ayuda y cuando será para distraerme. Además me gusta contestar a mis clientes lo antes que puedo. Pero esa es mi opinión personal.
Y tú, ¿te identificas con alguno de estos errores? ¿Cómo lo solucionas? Me encantará tener más ideas:  )

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

 

Muchas personas que tienen claro cuál es su pasión dudan sobre si sería factible vivir de ello o si sería mejor que siguiera siendo una afición.

Es una situación que me parece muy interesante porque, aunque muchos lo crean así, como ya he dicho otras veces: tu pasión no tiene que ser tu profesión. Puede serlo pero no tiene que serlo. Es tu elección. Pero la pregunta que te puede surgir es, ¿y cómo sé si puedo vivir de ello, o si quiero vivir de ello o no? (más…)

que hacer si quieres ser coach

Una de las preguntas que más me suelen hacer es qué hacer si quieres ser coach, así que he decidido escribir un artículo dándote mi opinión y recomendaciones.

Y quiero dejar claro que es mi opinión personal, simplemente eso.

(más…)

 

¿Dudas sobre qué programa o servicioÚltimamente me comentan muchas lectoras que reciben muchas ofertas de programas o productos para comenzar tu negocio, trabajar desde casa y tener libertad financiera y que ya no saben qué creer.

 

Quizá tú también te preguntes, como ellas me comentaban, si es posible para ti conseguirlo y si son honestos y reales estos programas.

(más…)

¿Desesperada por conseguir más clientes-

 

¿Alguna vez has pasado por una etapa de frustración o incluso desesperación porque no sabes cómo conseguir más clientes? 

(Puedes escuchar este artículo pinchando aquí –> ¿Desesperada por conseguir más clientes? 3 errores que cometes

Si eres coach, asesora, nutricionista, diseñadora gráfica o profesional de este tipo de servicios seguro que te ha pasado alguna vez, ¿verdad?

(más…)

grafico dinero

 

¿Te sientes estancada y frustrada porque tu negocio no progresa como tú quieres?

Quizá lleves varios meses o incluso un par de años activa, con tu web, lista de suscriptores, página de Facebook e incluso clientes, pero te has quedado estancada. No te llegan suficientes clientes, tienes muchos altibajos de ingresos y la sensación de descontrol y estrés empieza a hacer mella.

Por no hablar del miedo, siempre presente en esta etapa aunque bien oculto, de tener que abandonar y volver a lo que hacías antes o buscar un nuevo trabajo para otro (y si te sientes identificada, ¡probablemente estés temblando ante la sola idea!). ¿Te suena?

(más…)

mujer con mascara

 

¿Has pensado alguna vez que tú misma estás boicoteando tu carrera profesional debido a tu inseguridad?

Entonces podríamos estar hablando del Síndrome del Impostor…

Quizá no te consideres tan inteligente como el resto de tus compañeros de trabajo, o pienses que no estás a la altura y que nunca haces las cosas lo suficientemente bien. ¿Te sientes identificada?

Si es así,  puede que estés sufriendo el Síndrome del Impostor (término acuñado por las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes).

Y ¿por qué es importante saberlo?

(más…)

encontrar tu pasión

 

Una de las preguntas que más me hacen las mujeres profesionales estancadas, y que quizá tú también te plantees, es cómo averiguar tu pasión o pasiones, lo que de verdad te gusta, para poder dedicarte a ello y sentirte realizada.

 

El tema de sentirse realizada en realidad implica más que simplemente saber qué te apasiona. Además otro punto importante es que no todo lo que te apasiona tiene que ser una salida profesional, pero de eso hablaremos en otro momento.

 

Si dudas sobre qué es lo verdad te gusta, esto es lo que yo he encontrado que, por experiencia, funciona para encontrarlo.

(más…)

 

¿Llevas un tiempo estancada, dispersa y sin tener los resultados que quieres y no sabes cómo superar ese bache? Tener altibajos es algo muy frecuente y normal en un negocio, al igual que pasar algún que otro bache. Si esta es tu situación y aunque quieres mejores resultados no sabes cómo hacerlo, te dejo tres alternativas en función de en qué etapa del negocio estés:

 

>> Escucha este artículo aquí –> Qué hacer cuando tu negocio no progresa como tú quieres (3 alternativas)

 

1. Aplica un modelo/sistema probado

Si estás empezando o llevas relativamente poco tiempo, y tu problema es que no tienes suficientes clientes o ingresos y te gustaría al menos ganarte la vida, algo que funciona muy bien es aprender de alguien que ya lo haya logrado. Alguien que tenga un negocio justo cómo tú lo quieres y al que le vaya bien. Un mentor o mentora que te pueda enseñar paso a paso qué hacer para que tú también tengas esos resultados. Esta opción funcionó para mi negocio en dos ocasiones diferentes, contraté a la persona para que me guiase, cambié el modelo de mi negocio, actúe y tuve muy buenos resultados. Tanto al comienzo como un poco más adelante.

Es la manera más rápida de empezar a tener resultados y dejar de perder tiempo y motivación haciendo cosas al azar. Eso sí, hay que tener en cuenta tres cosas fundamentales para que esto funcione y te sientas satisfecha:

– No lo intentes copiando el modelo de otra persona, por detrás de los que ves hay mucha estrategia y copiar sin más no te dará resultados.

– Tienes que actuar, no sirve de nada si pones excusas y no haces lo que te dicen. Si has contratado a alguien es para hacerle caso, si no, ni te molestes. Esto parece una tontería, pero no todo el mundo es capaz de simplemente hacer lo que hay que hacer.

– Es fundamental que la mentora que elijas sea alguien en quién confíes y que te guste el modelo de negocio que tiene y que enseña. No tiene sentido aprender algo que luego no quieras poner en práctica porque en realidad tú quieres otra cosa.

 

2. Mejora lo que ya tienes con buenas estrategias de marketing

Está claro que el marketing es fundamental en cualquier etapa de tu negocio, pero hay momentos en los que centrarse en el marketing (y, si es necesario, contratar a una asesora de marketing) te puede dar resultados especialmente buenos, y momentos en los que te ayudará más otra opción. Por ejemplo, al poco de empezar mi negocio contraté a una asesora de marketing (a dos, de hecho) y aunque eran muy buenas no veía resultados. Simplemente porque mi modelo de negocio no estaba bien definido, en ese momento lo que necesitaba era definir mi modelo, no centrarme en técnicas de marketing.

Sin embargo, si tienes un negocio establecido y estás contenta con tu modelo pero has llegado a un tope y no sabes cómo crecer, sacarle más provecho y tener más ingresos sin acabar agotada, entonces mejorar cosas cómo estrategias de lanzamiento de programas, publicidad en redes sociales, textos que venden, ventas, conversión de tu web, aumentar la lista y el porcentaje de apertura, por nombrar unos ejemplos, podría ser lo que necesitas para dar ese salto sin tocar lo fundamental, los cimientos. Y aquí es donde entra una asesora de marketing (Laura Ribas es un ejemplo perfecto y muy recomendable).

 

3. Reestructura tu modelo creando algo más personalizado

Hay veces en las que las cosas te van bien pero no sabes cómo escalar tu negocio, cómo hacer que crezca y ves que dar el salto supondría complicar mucho las cosas y tener una carga de trabajo excesiva o cambiar a un modelo de negocio que no te satisface tanto.  ¿Cuál es la alternativa entonces?

En este caso puedes pensar a corto plazo y mejorar tu marketing para ver buenos resultados, pero también es imprescindible pensar a más largo plazo para que tu modelo de negocio no acabe quemándote. Así que sería momento de reestructurar tu negocio, volver a los cimientos y valorar tus objetivos y necesidades, eliminar lo que no funciona o no te aporta tanto, potenciar aquello que te encanta y en lo que destacas especialmente y crear un nuevo modelo a medida, más simple y ya no basado en el sistema de otra persona, por muy bien que funcione.

 

Ahora piensa en lo que ya tienes y decide:

1. Estoy bien por ahora : )

2. Acabo de empezar y necesito un sistema paso a paso probado.

3. Me encanta mi modelo, pero quiero mejorar los resultados.

4. Es hora de crear algo más personalizado que me permita crecer pero también cumplir otros requisitos (menos complicaciones, más tiempo libre,…)

 

Cada punto requiere su estrategia y su esfuerzo. Yo te puedo ayudar si tu caso es el 2 o el 4, enseñarte mi sistema probado o ayudarte a crear algo personalizado. Si lo que quieres es ir mejorando estrategias de marketing avanzadas, busca ayuda en ese tema.

 

Así qué dime, ¿cuál de las tres alternativas necesitas tú ahora mismo? Cuéntamelo en los comentarios y, por favor, comparte  si crees que puede ayudar a alguien más:  )

clientes satisfechos

 

Me preguntaba una lectora hace poco cómo lograr que sus clientes estén satisfechos con sus servicios. Es una pregunta muy interesante y aquí te dejo mis recomendaciones teniendo en cuenta lo que me dicen mis propios clientes y lo que yo he experimentado como clienta : )

>> Escucha este artículo aquí –>5 Recomendaciones para que tus clientes estén satisfechos con tus servicios

  (más…)

entrevistalauraribas

 

Hoy os traigo una entrevista muy especial e interesante. Nada más y nada menos que a Laura Ribas, experta en marketing para autónomos y pequeñas empresas pero en la entrevista de hoy no vamos a hablar de eso…

Laura acaba de publicar un libro que, por cierto, te recomiendo mucho, “Quién soy yo para hacer esto“, donde habla de autosaboteje, miedos y todos los obstáculos que te impiden conseguir el éxito. Todo mezclado con retazos de su vida personal que lo hacen muy ameno e inspirador. Como le digo a ella en el vídeo, casi lo podría haber escrito yo, de tanto que encajan nuestras formas de pensar.
Dale a play y escucha (mi parte tiene el sonido bastante bajo, pero lo importante es lo que dice Laura : )

Hablamos de dinero y ambición 7:59

En cada nivel de éxito hay distintas creencias limitantes 12:08

Hacemos muchas cosas por amor (autosabotaje) 13:15

Tener círculos de personas que ganan más que tu 14:20

Hablamos de la culpa, ¿te sientes culpable o culpas a los demás? 15:26

Lo que hace que tengamos éxito es … 22:58

Y mucho más…

La oferta que mencionamos en el vídeo ya no está disponible.

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

¿Te gustaría dejar tu trabajo y dedicarte a lo que realmente te gusta? Me escriben muchas personas agobiadas porque eso es exactamente lo que quieren hacer y no saben cómo.

Personas que son infelices en su trabajo y que se sienten frustradas y bloqueadas porque no ven una alternativa viable. ¿Te pasa a ti también?

>>Escucha este artículo aquí –>Qué hacer si quieres dejar tu trabajo y dedicarte a lo que de verdad te gusta

 

Lo que me parece especialmente interesante de estos casos es que hay muchas personas que solo ven una opción, blanco o negro, o sigo como estoy o lo dejo todo y hago lo que me gusta y, claro, ante esa disyuntiva se bloquean, normal. Sin embargo, la realidad puede ser muy distinta y esa es una de las cosas que más me gusta hacer con mis clientes, hacerles ver las distintas opciones que tienen delante y que a veces, por tu estrés o bloqueo, no eres capaz de ver.

 

¿Cuáles son esas opciones? Por supuesto depende de cada caso, pero tengo para ti cinco recomendaciones.

 

1. No dejes tu trabajo todavía

No hace falta ser tan radical, a no ser que tengas un buen colchón económico que te permita vivir sin estrés como mínimo un año. Dejar tu trabajo y partir de cero puede significar mucho estrés para ti y afectarte de muchas maneras. Lo recomendable es compaginar ambas cosas, al menos al principio, y si todavía no puedes ni siquiera compaginar porque partes totalmente de cero y tampoco te gusta tu trabajo, cambia la perspectiva y considéralo un medio para conseguir lo que de verdad quieres. ¿Qué puedes aprovechar de tu situación actual? Quizá puedas empezar a hacer contactos, o ahorrar para tener ese colchón económico que te permita en un futuro dedicarte a lo que te gusta, o pagar las facturas y poder tener tiempo para practicar. ¿Qué puedes aprovechar ahora?

 

2. Ten paciencia

Esto es algo importantísimo y ya lo he dicho más veces: que no puedas hacer algo ahora no quiere decir que no lo puedas hacer nunca (pincha aquí para tuitear esto). Vivimos en una época de inmediatez en la que todo tiene que ser ahora mismo, y porque no pudo ser ayer. Para algunas cosas está bien, pero para otras no y este es uno de esos casos porque te desesperas y crees que tu no vales para eso y que tu vida no tiene sentido y tampoco es eso.

Hay un momento para cada cosa, a veces no tienes que esperar mucho y aveces sí, hay cosas que requieren su tiempo. Que se lo digan a alguien que quiere ser médico o científico, son muchos años de estudios y formación, así que tampoco se puede pretender ahora construir Roma en día.

La cuestión es no rendirse. Si de verdad quieres dedicarte a eso analiza tu situación actual y haz un plan, eso hará que recuperes la motivación y que puedas decidir qué pasos dar para acercarte a tu objetivo. Además, no tienes por qué quedarte de brazos cruzados mientras tanto.

 

3. Empieza a hacer algo

Este es uno de los errores que más veo, quedarse de brazos cruzados. O todo o nada. Puedes empezar ya mismo aunque sea con algo pequeño, leyendo un libro, haciendo un curso, averiguando cómo vivir de lo que te gusta, lo que sea que suponga un avance. También puedes empezar a hacer lo que te gusta como una afición, aunque no quieras que sea una afición, pero mejor eso para empezar que nada. Eso te mantendrá enfocada, te llenará de energía y quién sabe qué oportunidades te brindará.

 

4. No esperes a que llamen a tu puerta

Lánzate tú, busca, pregunta, insiste (con educación y con límites, por supuesto). Eso de esperar a que te llamen no lleva a ningún lado. No quiere decir que vayas a encontrar algo ahora mismo, pero aumentará tus posibilidades, eso está claro. Y si no sabes dónde, pregunta, busca. No te escudes en los peros y los “no sé cómo”, recuerda bien: “quien quiere, puede”; y también “quién algo quiere, algo le cuesta.”

 

5. Escucha lo que te piden

La de veces que he escuchado decir a clientas o lectoras que sus amigos o conocidos les piden que hagan eso que se les da tan bien y ellas… ¡hacen oídos sordos! Hay que aprovechar las oportunidades y escuchar a tus clientes potenciales. Si todo el mundo te pide que le des un masaje y te intentan pagar, no vayas tu y pongas excusas o no cobres. Si te piden tus servicios, ¡dáselos!

Es obvio pero MUCHA gente no lo hace y espero que tu no seas una de ellas. Si quieres ser coach, practica y luego cobra, si eres nutricionista lo mismo. Sea lo que sea a lo que te quieres dedicar, primero hazlo, y segundo, no menosprecies tu tiempo, esfuerzo y talento y cobra por ello. Y si no lo haces, que sea una decisión bien pensada, estratégica; si no, a ponerse en marcha y empezar a hacer cambios.

 

Así que ya sabes, aplica estas recomendaciones y empezarás a ver progreso, que es lo que de verdad importa que te vayas acercando a tu objetivo.

¿Por dónde vas a empezar? Cuéntamelo en los comentarios más abajo : )

 

esfuerzo, aguantar¿Eres una de las personas que piensan que sólo llegarás a sentirte satisfecha y realizada cuando encuentres algo que te encante y te resulte fácil?

¿Cuándo las cosas fluyan y se acaben los esfuerzos? Quizá pienses que, al igual que con el tema de encontrar tu vocación, hasta que no encuentres ese algo que te apasione, se te de bien y sea fácil, no podrás sentirte satisfecha. (más…)

 

Una de las preocupaciones que me comentan mis lectoras es cómo saber si van bien o mal en lo que hacen. Ya sea respecto a una decisión tomada, un cambio profesional o un negocio recién lanzado.

>> Escucha este artículo aquí –> Cómo saber si vas bien (o mal) en tu negocio o profesión.

A veces te preocupas por eso antes incluso de hacer algún cambio, “¿y cómo voy a saber si voy bien o no? ”  En mi opinión, esta pregunta no es más que una exteriorización del miedo a fracasar, como si el hecho de poder ir mal significara que vas a acabar perdiéndolo todo y viviendo debajo de un puente o algo así.

Ya he hablado de eso en otros artículos, pero para ser breve, la probabilidad de que eso suceda, en la gran mayoría de los casos es muy baja (y digo la gran mayoría de los casos porque nada es imposible, no para que pienses que entonces tu eres ese pequeño porcentaje).

La cuestión es que cuando uno tiene miedo se aferra a cualquier excusa para no dar el paso, así que vamos a intentar eliminar esta para que te animes a dar ese primer paso o a seguir adelante si ya estás en marcha.

¿Qué signos te dicen si vas bien o mal? En mi opinión y según mi propia experiencia:

 

Cuando tu vocecita interior te dice que en realidad no es eso lo que quieres.

Y sí, esto pasa, que te animas a hacer algo y por dentro piensas: “pero si es que no quiero hacer esto”, y luego surgen las justificaciones que hacen que, aún así, sigas adelante: “pero es que tengo que hacerlo/es lo que se espera que haga/qué van a decir si lo dejo/voy a parecer una fracasada”, etc. Y acabas haciendo algo que no quieres hacer y, además, lo sabes.

 

Cuando no ves progreso de ningún tipo.

Yo siempre les digo a mis clientas, especialmente cuando empiezas tu negocio, que hay un período de siembra en el que haces mucho y ves poco, hasta que llega la hora de la cosecha y las cosas cambian. Pero que veas poco no quiere decir que no veas nada. Así que primero determina que  resultado quieres lograr y qué consideras progreso, y luego ve analizando cada cierto tiempo si hay avances. Si no los hay, es hora de plantearse qué pasa.

 

Cuando no tienes vida.

Varias veces me han comentado personas que tienen tanto trabajo o que están tan poco organizadas que no tienen vida. Si no tienes tiempo para ti o para tu familia, si estás estresada, si levantarte supone casi un suplicio porque sabes que te espera otro día matador, algo no va bien.

Hay que entender que puede haber épocas más intensas que otras, pero que seas tu la que tiene el control. Por ejemplo, cuando yo estoy en medio de un lanzamiento de un nuevo programa, es una época de mucho trabajo y algo de estrés. Pero lo sé y sé cuánto va a durar y qué tengo que hacer, por lo tanto no es un problema. El problema sería si estuviera siempre así.

 

Sin dudarlo la mejor forma de determinar si vas bien o mal es que, antes de empezar (o, si ya estás en marcha, antes de seguir), determines qué consideras tu “ir bien”. Así podrás tomar decisiones con claridad en lugar de intentar dilucidar las cosas cuando estás en pleno caos. Por eso es importante que cada cierto tiempo  repases tu trayectoria y  decidas por dónde quieres ir y qué quieres conseguir, para poder seguir adelante sabiendo que sí, que vas por buen camino y que si te tuerces, sabrás cómo corregirlo.

¿Qué me dices? ¿Cómo sabes tu si vas bien o mal? Cuéntamelo en los comentarios, ya sabes que los leo todos (aunque no puedo responderlos todos).

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas personas consiguen resultados y otras no, aunque parezca que hacen lo mismo?

Yo lo hago continuamente y la cuestión es que aunque “parece” que hacen lo mismo, seguramente no es así. Entonces, ¿qué marca la diferencia?

Yo le he estado dando vueltas a qué hago yo en mi negocio para tener resultados y estas son las cosas que considero que han sido imprescindibles para llegar adonde estoy hoy.

(más…)

 

esperando¿Te ha pasado alguna vez que sabes que algo no va bien o al menos no tan bien como te gustaría y, sin embargo, sigues sin hacer nada?

Seguro que sí, es totalmente normal, algo que nos pasa o nos ha pasado a todos en un momento u otro pero que no te beneficia en nada. De hecho, probablemente te preguntes a menudo “¿por qué si sé que tengo que cambiar, no hago nada?” (y ya no entramos en el tema de las quejas constantes). Y lo malo es que ese tipo de reflexiones solo consiguen que te sientas peor todavía.

>> Escucha este artículo aquí –>Por qué sigues sin hacer nada cuando las cosas no van bien (y la solución)

Aunque lo más útil en estos casos no es preguntarse “por qué” sino “cómo lo puedo hacer”, sí es cierto que a veces conocer el porqué puede abrirte los ojos y hacer que cambie tu actitud.

Normalmente, la razón más frecuente es algún tipo de miedo, ya sabes: a los cambios, al fracaso, a no estar a la altura, etc. Pero hay otra razón que no se suele tener en cuenta y también es importante…

 

Nada más y nada menos que tu orgullo, la necesidad de tener la razón.

 

Eso es lo que hace que no quieras dar tu brazo a torcer. Y más si alguien te lo dice, y más si ese alguien no es alguien que tu consideres que tiene que saber más que tu. Un ejemplo lo vi en el caso de Laura Roeder, que con 23 años era millonaria y experta en redes sociales y a muchas personas mayores no les entraba en la cabeza que alguien tan joven pudiera enseñarles a ellos, por no hablar de pagarle por eso; y  ya no pagarle, sino que tan joven hubiera llegado más lejos que ellos.

 

Si de verdad quieres ponerte en marcha y cambiar las cosas es importante tener una actitud abierta y estar dispuesta a aprender de personas que están donde tu quieres estar, que han conseguido lo que tu quieres. Esto parece obvio pero aquí es donde entra el orgullo de:

 

  • Con lo joven que es me va a decir a mi que hacer.
  • Para ella funcionará pero yo soy diferente (esa obsesión con que somos diferentes a todo el mundo y, aunque en muchas cosas sí, en muchas otras no. He hablado con muchas personas que piensan que algo les pasa solo a ellas hasta que les digo que no, que les ha pasado a casi todas mis clientas y a mi misma y se quedan sorprendidas. La verdad es que en muchos casos, una solución sí puede ser válida para muchas personas, aunque tengas que ajustarla un poco).
  • Es que en mi país es distinto.
  • Un largo etc.

 

Hay mil excusas que hacen que te niegues a hacer cosas que le darían la vuelta a tu situación y una de ellas es ese orgullo de “no puede ser que esta/este que es más joven, guapa, fea, de España, de Mongolia, con hijos, sin hijos, me diga a mi lo que funciona”. ¿Te suena esa actitud?

Si a eso le sumas todos los miedos e inseguridades, lo único que vas a conseguir es seguir como estás (y mientras, por cierto, esa persona que “no está a tu altura”sigue avanzando).

 

Lo que no puede ser es que sepas que vas por mal camino y sigas igual. Como dice Suzanne Evans en su libro “The way you do anything is the way you do everything”: Si fueras conduciendo y en un momento te dieras cuenta de que te has equivocado y vas en sentido contrario, ¿verdad que darías la vuelta inmediatamente? ¿Qué sentido tendría seguir en dirección contraria sabiendo que no vas bien? Sería ridículo hacerlo solo porque quieres seguir teniendo la razón, ¿no?

Pues lo mismo pasa con tu negocio, profesión o cualquier situación personal. No tiene sentido seguir en la dirección equivocada solo porque te empeñas en tener razón.

No tiene sentido seguir en la dirección equivocada solo porque te empeñas en tener razón. Clic para tuitear

¿La solución? Me apunto a la que da Suzanne Evans  en su libro: el método Band-Aid (tirita en inglés). Ya lo conoces, cuando te pones una tirita la puedes quitar poco a poco para que no te haga daño (o dejar que se caiga sola incluso) o puedes optar por dar un tirón rápido, más doloroso sí, pero acabas antes.

Y es que cambiar es doloroso, siempre te afecta de alguna manera, eso hay que tenerlo claro. Pero más claro tienes que tener el querer hacer algo cuando las cosas no son como quieres.

 

En resumen, ¿por qué sigues como estás? Por miedo o por orgullo. Solución: estar dispuesta a cambiar de dirección cuando te equivocas y usar el método tirita, cuanto antes mejor, aunque duela más será más rápido.

¿Qué opinas?

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

Me han escrito muchas personas comentándome que quieren hacer algo con su vida, algo que les encanta, que les apetece mucho pero que tendrían que hacer un gran sacrificio para conseguirlo. Y le dan vueltas y vueltas a la cabeza para ver cómo salen de esa situación. ¿Te sientes identificada?

>> Escucha este artículo aquí –> Qué hacer cuando lo que quieres requiere un sacrificio

Si esa es tu situación, es importante que tengas esto en cuenta:

 

1. Si fuera fácil, no estarías leyendo esto.

Ya lo dicho muchas veces, las cosas pueden ser relativamente sencillas de hacer, pero no son fáciles. Si no todo el mundo tendría lo que quiere.

 

2.  Todo requiere un sacrificio, mayor o menor, las cosas no son gratis.

Todo tiene un coste, la cuestión es si estás dispuesta a asumirlo o no. Esa es la verdadera pregunta, ¿estás dispuesta a conseguir lo que quieres cueste lo que cueste?

Todo tiene un coste, la cuestión es si estás dispuesta a asumirlo o no. Clic para tuitear

La respuesta depende solo de ti y no hay nada mejor o peor, todo depende de tus circunstancias y prioridades ahora mismo. Quizá sí sea el momento de dar el salto ya, o quizá todavía no. Tu decides, pero no pienses que los demás conseguimos las cosas sin sacrificios porque no es así.

A veces te sale una oportunidad de trabajo buenísima pero está muy lejos de tu familia.

A veces te surge una oportunidad en otro país pero tu pareja no quiere ir.

A veces te surge una oportunidad de negocio pero supondría reducir muchísimo tu calidad de vida durante un tiempo.

A veces quieres tener hijos pero tu carrera se resentiría en este momento.

 

Hay muchas situaciones distintas y solo tu puedes decidir y, al contrario de lo que puedas pensar, nos pasa a todos. ¿Qué pasó cuando decidí que quería hacer el doctorado en Barcelona? ¿Fue fácil? No, tuve que dejar a mi familia e irme sola a una ciudad que no conocía. No fue fácil.

¿Qué pasó cuando mi marido y yo decidimos hacer un postdoctorado? Que nos fuimos a 6000 km de nuestra familia y les veíamos una vez al año. Que no pudimos pedir plaza en los laboratorios que queríamos para poder estar en la misma ciudad (el quería uno de Boston y yo uno de Washington). Que nuestro primer hijo lo tuvimos sin el apoyo de la familia.

¿Qué paso cuando decidí dedicarme al coaching? Que estuve mucho tiempo sin ingresos dependiendo de mi marido (y para una persona independiente como yo, eso es muy difícil de asumir), que estuve más de un año sin comprarme ropa, que veía una bata de laboratorio y me preguntaba si me había equivocado al dejarlo…

 

En cada una de estas situaciones tuve, o tuvimos, que analizar lo que de verdad queríamos y el coste, las consecuencias de la decisión. Y lo mismo te toca a ti, y no es válido lo que me dicen muchos: ” Si supiera que lo que voy a hacer va a salir bien entonces lo haría.”

 

Hombre, claro, tu y todos. Pero eso no lo podemos saber de antemano, como ya he mencionado muchas veces. Hay que correr el riesgo. No puedes esperar hasta estar segura de que algo es seguro, valga la redundancia, porque estarás esperando indefinidamente. Hay momentos para correr riesgos y hay momentos para esperar. Y depende de ti, de tu carácter, de lo que quieres en la vida y, como dije antes, de tus prioridades. Probablemente no tomarías la misma decisión con 20 años y soltera, que con 37 y con dos hijos o que con 65 jubilada. Es normal.

 

¿Cómo decidirte entonces?

 

Analiza tu situación actual, tus opciones y lo que de verdad es importante para ti ahora mismo y elige. A veces puedes compaginar varias cosas, a veces no. Hay que elegir, así es la vida, ¿estás dispuesta a aceptar el sacrificio que conlleva lo que quieres? O quizá lo que quieres no lo quieres tanto…

 

Da igual, es tu vida y es tu decisión.

 

¿Qué me dices? Cuéntame en los comentarios a qué estás dispuesta para lograr lo que quieres o cómo lo has afrontado tú.

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

¿Qué puedes hacer cuando tras un cambio te encuentras con que las cosas no son como esperabas? Cuando te sientes decepcionada en tu nuevo puesto de trabajo, por ejemplo, y justo acabas de empezar o llevas poco tiempo.

Me lo preguntaba hace poco una lectora y puede que tu estés o hayas pasado por la misma situación. ¿Qué hacer entonces? Porque si acabas de llegar no te vas a marchar ya, ¿no? ¿O sí?

(más…)

 

¿Estás pensando en cambiar de trabajo o incluso en empezar tu propio negocio pero te da miedo no encontrar nada, que no funcione bien y quedarte en una especie de “limbo económico” (como me decía una de mis lectoras)?

>> Escucha este artículo aquí –> ¿Te da miedo el limbo económico si haces un cambio profesional?

Ese es uno de los grandes temores cuando tienes que hacer un cambio y, como mencionaba hace tiempo en otro artículo, la sensación es similar a la de lanzarte al vacío, ¿verdad? Aunque a mi me gusta más la comparación con el trapecista que suelta un trapecio para agarrarse a otro y ese momento en el que está en el aire sin apoyo alguno…

 

La cuestión es que es normal que esa sensación te produzca intranquilidad o miedo. Siempre digo que no somos máquinas que vayamos por ahí sin sentir ni padecer. Así que pretender hacer un cambio de ese tipo sin preocuparse es poco realista. Obviamente la situación mejora cuando ya tienes algo más o menos seguro, pero aun así tendrías algún tipo de miedo: a fracasar, a arrepentirte, a no estar a la altura, etc.

 

Acuérdate, el miedo no desaparece, se sustituye por otro y lo mejor es seguir adelante a pesar de ese miedo, no esperar a que desaparezca.

 

De todas formas, esto es lo que puedes hacer para atreverte y que te cueste menos:

 

1. Ten una red de seguridad

Si puedes antes de hacer el cambio, de dar el salto, ahorra para que puedas estar un tiempo sin cobrar y sin estresarte por ello. La verdad es que es muy diferente empezar algo nuevo sin estrés porque se te acaba el dinero. Con estrés no piensas con claridad. Por eso a veces merece la pena esperar un poco más mientras te haces con un colchón económico.

Otra opción es pedir un crédito o un préstamo a un familiar. Yo personalmente prefiero evitarlo y partir de lo que yo tengo y puedo, te recomiendo no endeudarte porque entonces volvemos a las mismas; pero es decisión tuya.

 

2. Descubre tu gran porqué.

¿Recuerdas que lo he mencionado muchas veces? Cuando tienes claro por qué quieres hacer algo, eso se convierte en tu motor en los momentos bajos. Y con “tu por qué” me refiero a una razón verdaderamente fuerte, sea la que sea, una razón que te diga: esto lo voy a conseguir sí o sí por…

Y que cuando la digas te enciendas. Nada de porque estoy aburrida, porque quiero más dinero, algo que te de fuerza y eso solo lo puedes decir tu, puede ser una razón altruista o egoísta, da igual, lo importante es que te de fuerzas. Que cada vez que la digas tu vocecita interna te diga “¡eso es!” Como por ejemplo:

– Porque yo he nacido para esto y me lo merezco.

– Porque quiero callarles la boca a todos y demostrarme que puedo.

– Porque quiero cambiarle la vida a otras mujeres.

– Porque quiero vivir rodeada de lujos.

– …

Y no voy a parar hasta conseguirlo.

Lo que te inspire a ti, no hay nada incorrecto.

 

3. Rodéate de gente que te entienda y apoye.

Esto supone una diferencia enorme,  lo bien que te sientes entre personas que están pasando por lo mismo que tu. Te sientes “normal” y apoyada. No hay críticas ni desánimo, sino apoyo e ideas, y eso hace que estés más motivada, que sientas que tienes una red segura si te caes y que te lances a por más. No falla.

 

Y si nada de esto te funciona entonces plantéate bien ese cambio. ¿De verdad es lo que necesitas? Quizá mejorando parte de la situación se produzca el cambio que buscas. A veces cambiar tu actitud o mejorar otro área de tu vida tiene el efecto que quieres. Sobre todo en lo relativo a dejar un trabajo con un sueldo estable y empezar tu negocio tienes que tener claro que no es para todo el mundo, por una sencilla razón: tener tu propio negocio implica saber convivir bien con la incertidumbre económica y hay personas para las que eso supondría un estrés y angustia constantes.

¿Cómo puedes saberlo? En mi experiencia si la incertidumbre te da un poco de miedo y mucha emoción vas por buen camino. Sin embargo si solo te produce angustia y la idea de no contar con un sueldo fijo te aterra, piénsatelo bien. Tener tu propio negocio implica, sí o sí, saber convivir y disfrutar con la incertidumbre.

Tener tu propio negocio implica, sí o sí, saber convivir y disfrutar con la incertidumbre. Clic para tuitear

Aquí no hay respuesta correcta o incorrecta, lo que mejor te haga sentir es lo que vale.

¿Qué vas a hacer al respecto? Cuéntamelo en los comentarios más abajo : )

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

Crédito foto

 

 

¿Llevas un tiempo haciendo las cosas gratis y te gustaría empezar a cobrar ya?

Me preguntan muchas veces cómo pasar a cobrar por tus servicios cuando has estado ofreciéndolos sin coste alguno. Quizá porque estabas haciendo prácticas, o porque no te atrevías a cobrar o te sientes culpable o algo similar.

Es algo muy frecuente y normal, no creas que eres la única, pero sí es cierto que esa situación tienes que cambiarla cuanto antes por dos razones:

 

(más…)

 

¿Atormentada porque tienes una decisión importante que tomar?

La toma de decisiones es uno de los procesos que más angustia a muchas personas, especialmente si hablamos de una decisión importante que puede suponer grandes cambios en tu vida personal o profesional.

De hecho, es algo que te puede mantener paralizada mucho tiempo y por eso es un tema que me interesa especialmente porque mientras estés paralizada e insatisfecha tu vida sigue pasando…

(más…)

 

¿Hasta qué punto te estresan y frustran los altibajos en tu negocio o profesión?

La estabilidad es algo que todas buscamos tanto a nivel profesional como empresarial. Uno de los sueños de toda emprendedora es tener unos ingresos estables mes a mes.

Incluso aunque seas más inquieta y vayas haciendo cambios a menudo, siempre buscas cierta estabilidad aunque sea por poco tiempo. Eso sí, no me refiero a pasarte toda la vida con las misma condiciones inalterables (muchas personas buscan precisamente eso y lo tienen más difícil, porque cambios va a haber sí o sí.)

(más…)

pensamientos toxicos

 

¿Hasta qué punto afectan los pensamientos negativos a tus resultados?

A estas alturas ya sabes de sobra que tus creencias y pensamientos influyen en tu actitud y, por tanto, en tus resultados y satisfacción.

Ayer leía en el libro “The way you do anything is the way you do everything de Suzanne Evans que uno se cree especial (y no en un sentido positivo, precisamente) por los problemas que tiene. ¿Te suena? El pensar que tu no puedes lograr algo porque te pasa X.

(más…)

 

Seguro que de vez en cuando tienes etapas en las que aparecen obstáculos o problemas de distinta categoría que, aunque no sean necesariamente importantes, te preocupan o te estresan. Puede ser que haya aparecido un gasto imprevisto, que se te haya estropeado algo, que tengas un bajón de clientes…. De repente parece que las cosas no van bien y te estás agobiando.

>> Escucha este artículo aquí –> Cómo dejar de preocuparte por tus problemas (y empezar a solucionarlos)

Obviamente todos tenemos problemas, y no hay ni que decir que esperar no tenerlos nunca es totalmente absurdo e irreal. La cuestión entonces radica en lo que haces cuando surgen esos problemas, en tu actitud ante ellos. Ya sabemos que un cambio de actitud hace maravillas, pero ¿cómo lograrlo?

Como siempre, fácil no es pero hace poco leí dos opciones que me parecieron interesantes. Estas son:

 

1.  Cambia tu concepción de problema, redefínelo.

Las palabras tienen un poder emocional mayor del que nos creemos. Si recuerdas, en otro artículo mencioné cómo cambia la situación si en vez de pensar que estás “nerviosa” (antes de una charla, por ejemplo), piensas que estás “emocionada”. Es algo que funciona muy bien y en este caso puedes hacer lo mismo.

Steve Chandler en su libro “Time Warrior” sugiere que en lugar de pensar en un problema, con todas las connotaciones negativas que ello conlleva (porque esa palabra siempre la asociamos con cosas negativas y, por tanto, mejor no tenerla en mente), pienses en un proyecto.

Sí, un proyecto, que puede ser difícil y puede no gustarte. Pero ¿te das cuenta de la diferencia? Emocionalmente, un proyecto es algo más emocionante y divertido que un problema. Te permite salir del estancamiento y bloqueo mental y empezar a pensar en cómo llevarlo a cabo (es decir en cómo acabar con el problema), ¿o no? A lo que hay que añadir  los sentimientos de realización y autoestima cuando terminamos un proyecto.

Una sola palabra puede suponer un gran cambio en tu percepción, en tu actitud y en tus resultados. No es lo mismo problema que proyecto. No es lo mismo obsesionarte y agobiarte pensando en que tienes un problema y que no sabes qué hacer, o en por qué tienes tantos problemas o cualquier otro tipo de pensamiento victimista, que verlo como un desafío, un proyecto que hay que acabar. Pruébalo.

 

2. Considéralos algo fascinante, un objeto de estudio.

Me parece que fue en uno de los newsletters de Suzanne Evans donde ella comentaba que ya que problemas vas a tener sí o sí, por qué no empezar a considerarlos como algo fascinante que aparece en tu camino. Sí, fascinante. A mi esta forma de verlo me encanta. Cuando tengas una de esas etapas en las que aparecen obstáculos o problemas de distinta categoría (y cuanto más estresada estás mas suelen aparecer, ¿verdad?), en lugar de agobiarte y estresarte aun más, por qué no pensar: “Fascinante, mira lo que aparece ahora para ponerme las cosas interesantes. ¿Qué puedo aprender de esto?”

Al considerarlo algo fascinante tu actitud cambia, por lo menos hace que te tomes las cosas de otra forma y ya sabemos que ahí reside todo, en tu actitud. Mejor estar divertida o intrigada que estancada, ¿no? Mejor preguntarte qué puedes hacer al respecto, qué puedes aprender o por qué aparecen ahora tantos obstáculos, que estar lamentándote. Quizá te hayas relajado y hayas pasado por alto cosas importantes, quizá sea momento de hacer un parón y recargar pilas. La cuestión es que verlo de esta forma te hace pensar de otra manera y así es como empiezan los cambios.

 

Por supuesto hay problemas y problemas y no pretendo solucionar el mundo. Hay determinadas situaciones que requerirán otro tipo de medidas, pero si te acostumbras a pensar así ante pequeños problemas, quizá cuando aparezca uno mayor lo sepas llevar mejor, ¿no crees?

 

Aparte de esto, no hay que olvidar que los problemas te hacen más fuerte, más segura de ti misma. Como bien dice Steve Chandler, los problemas en realidad son buenos para nosotros, pero no somos capaces de darnos cuenta (excepto cuando les pasan a otros) debido a las connotaciones emocionalmente negativas de la palabra. Así que ya sabes, a partir de ahora prueba con una de estas opciones, a ver si cambia algo…

 

Cuéntame en los comentarios cuál te gusta más y si te ha dado resultado. A mi la de “fascinante” sí : )

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

clientes satisfechos

 

Una de las mayores preocupaciones de cualquier autónoma o profesional de servicios es, obviamente, conseguir más clientes.

Ya que por muy formada que estés, muy bonita que sea tu web o grande tu despacho, si no tienes clientes que te paguen no tienes un negocio, tienes una afición cara. Y fíjate que al decir clientes puntualizo añadiendo “que te paguen”. Porque muchas veces cuando hablo con clientes potenciales o con lectoras y les pregunto si tienen clientes, muchas dicen que sí pero gratis o intercambiando sesiones.

(más…)

 

Una de las preguntas que suelo recibir a menudo es cómo identificar la mejor opción para llevar a cabo un proyecto, ya sea personal o profesional.

Es una pregunta difícil de responder a nivel tan general porque cada uno tenemos nuestras necesidades, prioridades y concepto de éxito.

Hay veces en que tienes claro lo que quiere hacer y solo te falta saber cómo, pero otras veces lo que quieres es un cambio, es iniciar un proyecto nuevo y quieres identificar la mejor opción antes de dar el salto.

En mi opinión el problema en sí es esa mentalidad, la de querer encontrar lo mejor antes de hacer un cambio. Por varias razones:

(más…)

bloc de notas

 

Me escribe un lector contándome que aunque tiene muchas ideas no sabe cómo darles forma para poder ponerlas en práctica y empezar a ver progresos. Seguro que te ha pasado más de una vez, se te ocurren muchas cosas pero al final no avanzas con ninguna y te quedas como estás. ¿Qué puedes hacer para empezar a ver progresos y resultados?

>> Escucha este artículo aquí –> ¿Demasiadas ideas? Cómo dar forma a tus ideas para ponerlas en práctica

 

La primera razón por la que te quedas bloqueada es la de siempre: exceso de información. En este caso, exceso de ideas. Esto es muy frecuente en personas creativas y en emprendedores a los que nos gusta aprender. Cada cosa nueva hace que se ilumine una bombillita y que te surjan ideas, aunque al final puede que tengas un montón de ideas pero que se te olviden o las dejes abandonadas.

 

La primera recomendación sería tener una libreta (o archivo en el ordenador o bloc de notas en el móvil) para apuntar esas ideas y que no queden en el olvido. Una libreta exclusiva para eso, así en cuanto se te ocurra algo lo dejas apuntado, y no solo ya no se te olvida, sino que te libera la cabeza. De hecho, apuntar las cosas es muy liberador y te lo recomiendo mucho. Importante que sea una libreta o archivo exclusivo para eso, que no tengas luego que romperte la cabeza pensando dónde habías apuntado esa idea que tuviste el otro día. Y si eres de apuntar en servilletas, pues lleva una carpeta donde guardarlas o hazles una foto con el móvil o usa una grabadora. La cuestión es tenerlas todas en un mismo sitio.

 

Si ademas estás inspirada y quieres desarrollarla un poco, mejor que mejor, luego es muy probable que no recuerdes bien por qué te pareció tan buena idea o qué hacer a partir de ella.

 

El segundo paso y otra de las razones por las que estás atascada es que quién mucho abarca, poco aprieta. Si tienes muchas ideas, no puedes centrarte en todas o no lograrás nada. Así que lo que toca ahora es hacer una selección de la (o las, pero un número limitado, ya deberías conocer tus límites) idea que vas a elegir para ponerla en práctica ya. Puedes incluso ir priorizando y ponerles una fecha a cada una. Por ejemplo, si te han surgido ideas para nuevos servicios o cursos para tu web determina cuándo querrías tener listo cada uno (aunque luego puedas modificar las fechas), eso te hará tener una idea más clara de por donde empezar.

 

Hay cosas que son factibles en poco tiempo, otras requerirán más tiempo, esfuerzo u otros recursos. Algunas podrás hacerlas ahora y otras a lo mejor es más realista posponerlas. Por ejemplo, si tienes una lista de cursos a los que te gustaría apuntarte y todos te encantan y empiezan más o menos a la vez, piensa en el tiempo y energía que tienes. A mi apuntarme a zumba estando embarazada pues no me apetece mucho, lo dejo para después. Seguir con doblaje sí es factible, un curso online, también. Analiza todos tus recursos actuales: interés, energía, tiempo, dinero.

 

Una vez que hayas establecido tus prioridades (y si no tienes claro cómo, lee este artículo) y hayas elegido por dónde empezar gran parte del caos desaparecerá y te sentirás más centrada y motivada. Ahora es momento de pensar qué es lo que requiere exactamente esa idea. Hay personas que ya sólo sabiendo por donde empezar no necesitan más y son capaces de ir avanzando y viendo progresos. Pero quizá tu sigas algo bloqueado porque, aunque hayas elegido, no sabes cómo ponerlo en práctica. En ese caso esto es lo que puedes hacer:

 

  • Divídela en partes que, dependiendo de tu disponibilidad de tiempo, serán más o menos grandes. Por ejemplo, yo tengo una clienta con un trabajo intenso que además tiene muchos imprevistos, por tanto si sus objetivos son demasiados grandes no avanza porque no tiene tiempo para llevarlos a cabo. En su caso fue muy útil dividir cada proyecto en microtareas que pudiera llevar a cabo en los pequeños ratos que tenía entre imprevistos, y así sentía que avanzaba (y de hecho lo hacía, claro, pero muchas veces es igual de importante sentirlo que hacerlo).

 

  • Al igual que antes, si puedes pon una fecha estimada a cada parte y ordenalas por importancia. ¿Qué es lo que más hará avanzar a tu proyecto ahora mismo? Esa es tu prioridad.

 

  • Empieza por la primera y si ves que es demasiado es que no has calculado bien, así que vuelve a dividirla en pasos más pequeños.

 

La cuestión es que tienes que tener clarísimo qué tienes que hacer respecto a cada idea. Que veas tu lista de ideas y digas “esta para el mes que viene, esta la volveré a considerar más adelante, esta la empiezo ahora”. Así te despreocupas del resto hasta que toque. Y respecto a la elegida también tienes que tener clarísimo cuáles son los pasos a seguir, para que cuando te pongas a trabajar no tengas que pensar qué hacer o por dónde empezar, simplemente ponerte en marcha. Así es como verás avances y resultados. Y esto es aplicable tanto a tu negocio como a tu profesión y vida personal.

¿Qué parte vas a poner en práctica tu? Cuéntamelo en los comentarios.

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

¿Estás agobiada, saturada y aunque sabes que todo es cuestión de prioridades ya no sabes ni cuáles son las tuyas?

Hay veces en que eres eficiente y productiva y no tienes problemas para sacar las cosas adelante.

Otras veces estás tan saturada de tareas, o simplemente cansada que, aunque sepas cuáles son tus prioridades, qué es lo más importante, te cuesta ponerte en marcha.

Todo normal.

Pero también puede haber ocasiones en las que no solo tienes mucho que hacer sino que ni siquiera eres capaz de priorizar, todo te parece igual de importante y estás totalmente bloqueada.

(más…)

 

A veces una sola frase sirve para darle la vuelta a cómo haces las cosas o para probar algo que habías desestimado previamente. Eso me ha pasado leyendo uno de los capítulos de un libro que te recomiendo mucho (creo que sólo está en inglés): “Time Warrior” de Steve Chandler, que me ha ayudado a ser mucho más eficiente esta semana.

>> Escucha este artículo aquí –> La técnica que me ha hecho mucho más eficiente esta semana

Como muchas personas yo soy de las llamadas “multitarea”, siempre hago varias cosas a la vez. Primero, porque me aburro si solo estoy implicada en un proyecto, pero aparte porque siempre he pensado que soy muy eficiente y aprovecho bien el tiempo cuando hago varias cosas a la vez (son dos cosas diferentes, en todo caso, el involucrarte en varios proyectos y el hacer varias cosas al mismo tiempo). De hecho, sí soy eficiente y rápida haciendo varias cosas a la vez, por ejemplo, aprovecho el tiempo en que se carga una web para abrir un archivo; el tiempo en que actualizo redes para escuchar teleclases, etc. Siempre estoy haciendo varias cosas a la vez, hasta ahora sin estrés y con buenos resultados porque tengo muy claros mis límites.

 

Eso sí, aunque me considero una persona eficiente y productiva, siempre estoy leyendo sobre nuevas técnicas o formas de pensar para seguir aprendiendo y mejorando y para ayudar más a mis clientes. En este caso es una técnica sencilla pero que ha supuesto un cambio sustancial en mi productividad y te recomiendo que leas el capítulo entero del libro donde está muy bien razonada.

 

La técnica consiste “simplemente” (porque de fácil tiene poco) en centrarte al 100% en una sola cosa a la vez por pequeña que sea. Esto es aplicable a nivel personal y profesional. Es decir que si estás viendo un vídeo, solo ves el vídeo. Si estás escribiendo un mensaje, solo escribes el mensaje; si bebes agua, bebes agua y hasta que no terminas no pasas a otra cosa. Justo lo contrario de beber agua con una mano mientras tecleas el mensaje con la otra y miras de reojo partes del vídeo…

 

La cuestión es que leyendo este capítulo me invadió una gran tranquilidad al pensar en centrarme justamente en eso, en una sola cosa a la vez. Sólo con leerlo desapareció esa sensación de prisa interna que muchas tenemos y que nos impide centrarnos en lo que estamos haciendo sin pensar o hacer otras cosas a la vez. ¿Te suena? Sensación de prisa interna que contribuye mucho a tu estrés si no la tienes bajo control, todo hay que decirlo (e incluso si crees que la tienes bajo control).

 

Esto no es nada nuevo y seguro que lo has leído antes, como yo misma, pero en ese momento quizá por la forma en que está escrito el libro o porque era el momento adecuado, aunque me pareció al principio medio imposible y una pérdida de tiempo (para qué voy a esperar a “beber agua” si puedo hacer tres cosas a la vez y adelantar), decidí probarlo. Y el resultado me ha sorprendido mucho. Acabé en un día lo que me habría llevado varios, solo digo eso.

 

Simplemente me obligué a hacer lo que estaba haciendo y nada más y, al acabar, pasar a lo siguiente, fuera lo que fuera (las prioridades las tenía ya establecidas). Eso sí, tuve que controlarme para no hacer otras cosas a la vez, pero mereció mucho la pena. Por ejemplo, cuando decido contestar emails, voy uno por uno y hago lo que tenga que hacer (programar una sesión, contestarlo, eliminarlo, lo que sea), y hasta que no he acabado con uno no paso al siguiente o a la siguiente tarea. Que se me viene a la mente algo que podría colgar en Twitter, en vez de hacerlo inmediatamente y dejar lo otro a medias, espero.

 

¡Y mira que es difícil esperar! Pero es fundamental para reacostumbrarnos a la calma y la paciencia. Que me llega un whatsapp en el proceso, no lo miro hasta que no haya acabado, aunque piense que va a ser solo un momento. En realidad no lo sabes, porque puedes perder la concentración, acordarte de otras cosas y se acabó la productividad. Cuando estás totalmente concentrada terminas las cosas antes y, aunque como yo, pienses que en realidad las terminarías antes si haces tres a la vez, te equivocas, porque haciendo varias cosas a la vez no estás igual de concentrada que cuando solo haces una y que no tienes que perder el tiempo en reconcentrarte cuando te distraes.

 

Además, cuando te centras en algo al 100% te surgen ideas que podrías haber perdido si estás pensando en otras cosas (por ejemplo cuando escuchas lecciones mientras escribes…). Te aseguro que el resultado es impresionante. Quédate con esto: 

 

Una hora de tiempo sin interrupciones vale más que tres con interrupciones. Clic para tuitear

 

Así que aquí está la técnica que más me ha ayudado esta semana. Mi recomendación: no la subestimes o la pases por alto, ese es uno de los mayores errores que cometemos, que no probamos y no mejoramos. No digo que vaya a funcionar para ti, pero si a mi que ya soy eficiente y una “multitarea” nata me ha ayudado, creo que merece la pena probarla : ) 

 

Haz la prueba  durante un día al menos, aunque te cueste (tendrás que obligarte porque estás acostumbrada a hacer mil cosas a la vez), merece la pena, acabas más cosas y terminar tareas genera una sensación  inmensa de bienestar y realización, estarás más relajada, calmada y más centrada. ¿Quién da mas?

 

Pruébalo y cuéntame en los comentarios como te ha ido…

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

Una de las preocupaciones cuando te estableces por tu cuenta y tienes tu propio negocio es cómo conseguir credibilidad y prestigio, especialmente cuando estás empezando, ya que se enfatiza mucho la importancia de posicionarte como una experta, de destacar entre los demás (y especialmente también credibilidad online, que siempre cuesta más).

Y al comienzo uno está algo perdido con eso…

(más…)

 

 

Una de las cosas de las que me he dado cuenta hablando con mis clientas, lectoras y simplemente observando, es la importancia de saber poner límites y que, aunque parezca raro, no mucha gente sabe hacer. De hecho, a estas alturas lo considero una habilidad dada su importancia y lo que cuesta.

>> Escucha este artículo aquí –> 5 cosas a las que tienes que poner límites ya (y como hacerlo)

Quizá no seas del todo consciente de la repercusión de no poner límites a ciertas circunstancias, así que aquí tienes 5 situaciones a las que tienes que aprender o empezar a poner límites (y solo es un comienzo):

 

1. Internet, whatsapp, redes sociales, etc…

No hace casi falta que hable de esto, ¿verdad? Ya sabes hasta qué punto estos recursos, que son muy útiles en nuestro día a día, se transforman rápidamente en ladrones de tu tiempo. Muchas de mis clientas me dicen que se pasan horas “perdidas” o mal empleadas debido a eso. Vas a mirar algo sólo cinco minutos y acabas perdiendo tres horas. No eres la única. Así que es una de las áreas a las que tienes que prestar atención si supone un problema para tu productividad.

Analiza cuánto tiempo pierdes y toma medidas. Yo suelo recomendar determinar el tiempo que vas a emplear y usar un cronómetro (como este). Una de mis clientas decidió directamente apagar el módem por la mañana. También puedes no conectarte a las redes sociales nada más levantarte. Prueba hasta que encuentres lo que funciona para ti.

 

2. Vampiros emocionales (o piratas emocionales como los llama la coach Martha Beck).

Ya he hablado de esto en otros artículos, personas que literalmente te quitan la energía, te desmotivan, aunque tengan buenas intenciones. Es importantísimo rodearte de gente que te apoye y te motive, no que te de la razón en todo, pero que no te hunda. Seguro que sabes a qué me refiero. Piensa en esas personas a las que no quieres alrededor y empieza a tratarlas menos a menudo, a poner barreras. En muchos casos son personas muy cercanas y no puedes cortar lazos radicalmente, pero sí está en tu mano no tratar ciertos temas con ellas, o quedar menos; y aparte de eso, empezar a frecuentar a personas que te den energía, que te aporten cosas positivas. En persona o en grupos online, lo que mejor funcione para ti.

 

3. Dejar que otros decidan por ti.

Es fácil dejarse llevar por la corriente, lo que la sociedad o las personas más cercanas a ti esperan de ti, especialmente si no tienes muy claro lo que quieres. Hasta que un día te das cuenta de que te has dejado arrastrar y en realidad no te entusiasma lo que haces, y lo que es peor, ya ni siquiera sabes qué es lo que te gusta. Mucho más frecuente de lo que crees, así que si te sientes identificada, tranquila, que no estás sola. Solo hay una solución para esto: Empieza a tomar tus propias decisiones ya.

No es fácil, da miedo, genera inseguridad, pero al fin y al cabo es tu vida, y es tu felicidad y sentimiento de realización lo que está en juego. Así que depende de ti.

 

4. Ponerte excusas.

Esto es muy frecuente también y todos caemos en algún momento u otro. Para mi lo malo no es ponerte excusas, sino no darte cuenta y dejar que limiten tus posibilidades. Y mucha gente pensará, “es que lo mío no es una excusa”. La mayoría de las razones por las que no haces algo son excusas, es así de simple. Siempre podrás encontrar algún ejemplo de alguien que lo haya hecho estando en tus mismas circunstancias o peores. Así que empieza a pensar si de verdad quieres lo que quieres, qué excusas te estás poniendo y cómo puedes dar ese primer paso que marca la diferencia.

 

5. Hacer cosas que no quieres hacer.

Esto puede suponer una gran carga emocional y, de hecho, muchas personas sienten que al día le faltan horas porque no son capaces de decir que no a las cosas que no quieren hacer. Esto nos pasa a todas y es normal, lo que no es normal es que sea continuo y que limite lo que de verdad te apetecería hacer. Si algo es una carga para ti es que no lo quieres hacer. Y hay que empezar a tomar medidas al respecto. Que no te apetece salir, no salgas. Que no quieres acabar el trabajo de otra persona porque quieres estar con tu hijo, di que no. No tienes que hacerlo siempre, pero desde luego si has llegado al punto en el que se te ha escapado de las manos lo que haces por los demás, es hora de pararte a pensar y empezar a tomar medidas.

 

Como siempre, estas cosas a veces se entienden perfectamente de manera racional, pero otra cosa es ponerlo en práctica, ¿verdad?

En mi opinión lo más importante es empezar por algo pequeño, que te suponga un desafío pero tampoco exagerado, para que veas que no pasa nada y que el resultado merece mucho la pena. Por ejemplo, una de mis clientas tenía problemas para decir lo que realmente pensaba y eso afectaba a su vida profesional. Así que le recomendé empezar por algo pequeño. Algo tan simple como que la próxima vez que sus compañeros sugirieran un restaurante que ella odiaba (y al que siempre iban porque no se atrevía a decir que no), dijera que prefería otro porque ese no le gustaba mucho.

Esto para muchos sería una bobada, pero para ella y para muchas otras personas no. Decidió atreverse. Resultado: no solo ya no come en ese restaurante que aborrecía sino que eso le dio valor para hablar con su jefe respecto a otro tema y conseguir asistir a una reunión muy importante en su trabajo. A eso me refiero con que los resultados merecen la pena. El valor que redescubres dentro de ti.

 

Elige algo que no sea muy grande pero que te afecte, sea lo que sea, y empieza por ahí. Y poco a poco ve añadiendo más cosas, hasta que te veas con valor para dejar de hacer todo lo que no quieras de verdad. Cuesta pero merece MUCHO la pena.

Te recomiendo también que te centres en una sola área, empieza poco a poco y ve aumentando y me cuentas los resultados, porque seguro que los tendrás. Te pueden surgir dudas o excusas, pero ¿sabes qué? No tienes que cambiarlo todo, solo aquello que no te guste o no te aporte nada. Porque hasta que no aprendas a poner límites no mejorará tu situación. Esto es muy típico de personas que están muy ocupadas porque no saben decir que no a compromisos, interrupciones, etc, pero como dice mi mentora:

 

Un vaso lleno no da para más. Tienes que vaciarlo para poder añadirle más. Clic para tuitear

 

¿Qué vaso vas a vaciar tú? Cuéntamelo en los comentarios y no olvides compartir este artículo si conoces a alguien a quién le resultaría útil. ¡Gracias!

 

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

Uno de los temas estrella para las personas que cobramos por nuestros servicios es cuánto cobrar por nuestro trabajo.

Es algo que supone un quebradero de cabeza para casi todo el mundo, porque tanto el tema dinero como el tener que ponerle precio a algo que tu haces están asociados con muchas creencias limitantes.

Creencias como ser una mala persona, o avariciosa o poco espiritual, por ejemplo. Y ya he dicho muchas veces que es muy importante trabajar esas creencias o te quedarás estancada en tu negocio.

(más…)

 

Una de las situaciones sobre las que me escriben mucho es la de querer establecerte por tu cuenta pero todavía depender de tu sueldo o salario actual.

De hecho, mucha gente ve esto como un gran obstáculo hasta el punto de no dar nunca el paso.

Lo ideal sería tener el capital suficiente para lanzarte ya mismo dejando tu trabajo, ¿verdad? Especialmente si tu trabajo se ha convertido en una carga.

Pero siendo realistas eso no pasa muchas veces. Quizá puedas disponer de una herencia, ahorros de varios años, inversiones, ayuda familiar o la posibilidad de pedir un crédito, ¿pero qué pasa cuando no es así?

¿Cómo empiezas cuando dependes de tu sueldo? ¿Qué haces, te quedas como estás? Claramente esa es una opción pero no la que tu quieres.

(más…)

 

Esta es la época de empezar a planificar el próximo año, algo muy recomendable para todo el mundo y, en mi opinión, imprescindible si tienes un negocio.

Además ya sabes que es imprescindible saber lo que quieres para llegar a algún lado.

También he hablado muchas veces de la importancia de ser específica en todos tus objetivos, más que nada porque si tienes un objetivo específico podrás tomar acciones específicas.

También se ha hablado mucho de los objetivos SMART así que no voy a hacer más hincapié en eso. 

Lo que sí quiero que tengas en cuenta esta vez son tres recomendaciones que te ayudarán a tomar las decisiones necesarias para planificar el próximo año (o el período que tu quieras, claro).

Así que apunta y elige la que más se aplique a tu situación:

 

1. Para poder llegar a tu destino, lograr tus objetivos y tomar mejores decisiones es imprescindible que sepas de dónde partes. 

Que sepas cuál es tu situación ahora mismo, y eso implica ser sincera y aceptar lo que hay, por varias razones: una, porque si siempre vas diciendo que todo te va bien nadie se molestará en ofrecerte ayuda y tu misma no te plantearás buscar ayuda. ¿Para qué si todo “va bien”?

Y segundo porque el camino a tu objetivo puede variar dependiendo de donde te encuentres. No es lo mismo ir a París desde Barcelona que desde Chicago…

Con esto no quiero decir que a partir de ahora te vayas quejando a todo el mundo, ¡ni mucho menos! Ya sabes que las quejas no sirven de nada.

Simplemente te recomiendo que pienses detenidamente en tu situación actual, dónde estás y en qué necesitas ayuda.

 

2. Tienes que querer cambiar.

De esto he hablado muchas veces. No es fácil, no es sencillo, pero es lo que hay. En la mayoría de los casos cuando estás bloqueada o estancada te centras en lo que no sabes hacer o lo que necesitas aprender, en “cómo voy a hacer esto”.

Pero ese es el segundo paso, te estás adelantando.

No es una cuestión de habilidad, ese no es el verdadero problema, las habilidades se aprenden.

En realidad es una cuestión de elección. ¿Lo quieres o no?

Si es que sí, haz lo que sea para conseguirlo y no empieces ya a acumular excusas.

Si lo quieres te buscas la vida, aunque tardes años en lograr tu objetivo. Tienes que tomar la decisión de ponerte en serio y hacer que suceda. Tienes que comprometerte y eso es lo difícil, no aprender cómo hacer las cosas sino elegir que esta vez sí lo vas a hacer.

Y no, no será fácil y pueden surgir complicaciones e imprevistos, pero de eso te encargarás más adelante.

El primer paso es elegir, comprometerte y tomar la decisión y hasta que no hagas eso no conseguirás tus objetivos.

 

3. Toma una decisión REAL. 

¿Que quiero decir con esto? Esta es una distinción interesante que leí en el blog IttyBiz.

Si tu “decisión” lo único que hace es que te pases el día soñando despierta, ilusionada y pensando en todo lo que vas a conseguir… No es una decisión, es una fantasía. Duro pero cierto.

Sin embargo cuando tomas una decisión real, aunque sueñes un poco (¡que no es malo!) enseguida te pondrás a pensar en qué hacer para conseguirlo, en cuál es el siguiente paso.

Porque una vez que tomas una decisión tu cerebro se pone en marcha para buscar oportunidades y empieza a pensar qué cosas vas a tener que posponer o que límites vas  a poner para que lo que has decidido se haga realidad.

Empiezas a pensar estratégicamente y te pones en marcha para conseguirlo, no te quedas soñando indefinidamente, esa es la diferencia.

 

Por tanto, teniendo en cuenta estas tres recomendaciones, la pregunta aquí no es qué necesitas hacer sino: ¿Quién necesitas ser para lograr lo que quieres? 

Piénsalo y luego busca cómo conseguirlo.

 

Aparte de eso algo que puedes hacer es repasar qué has conseguido este ultimo año, preguntándote:

  • Qué ha funcionado
  • Qué no ha funcionado
  • Qué te falta
  • Cuál es el siguiente paso para ti

 

Esto es mucho trabajo y tienes que pararte a pensarlo, claro, y ahora viene la pregunta más importante:

¿Estás dispuesta a que pase eso que quieres?

 

Porque si tu no te comprometes nadie puede ayudarte, recuerda el punto tres. Y porque a veces decimos que lo queremos pero en realidad no, y es que hay muchas ventajas en quedarte como estás…

Así que piénsalo y dime en los comentarios qué paso vas a dar a continuación.

Y si necesitas más ayuda, recuerda que puedes hacer el TEST para profesionales estancadas que he preparado especialmente para ti.

En dos minutos te diré en que situación estás y qué tienes que hacer al respecto.

>>Haz el test aquí<<

 

 

La semana pasada te comenté tres situaciones en las que podrías replantearte reinventar tu negocio, hacer cambios. Así que si ya tienes claro que sí, que es momento de hacer cambios en tu negocio, ¿por dónde empiezas?

 

La respuesta es: exactamente por donde lo harías si tuvieras que empezar de cero. Por los cimientos. Ya sabes a estas alturas que si no tienes claro lo que quieres es fácil que te disperses, te dejes llevar por cualquier novedad, no te pongas en marcha y no tengas resultados.

>> Escucha este artículo aquí –> ¿Es hora de reinventar tu negocio? Alternativas (2ª parte)

 

En este caso es exactamente igual. Es hora de volver a plantearte por qué haces lo que haces (revisa tu gran porqué), qué es lo que quieres, cuál es tu nuevo objetivo y cómo quieres que encaje con tu estilo de vida. Esta última parte se suele subestimar y es fundamental para sentirte satisfecha y no verte desbordada. Para mi este es un paso clave y es lo primero que trabajo con mis clientas.

 

Una vez tienes todo eso claro, ¿qué cambios puedes hacer? Depende de tu situación, tu negocio y de lo que necesites, pero aquí tienes algunos ejemplos:

 

1. A veces quieres conservar la estructura original.

Por ejemplo, cuando yo cambié mi negocio tenía claro que quería que siguiera siendo coaching y mayoritariamente online, eso no cambió. Lo que modifiqué en ese caso fue mi nicho (más bien me eligió el a mi), es decir, el tipo de gente a la que te dedicas o el tema en el que te especializas.

 

Eso, por supuesto, supuso tener que empezar de cero. No fue fácil, pero esta vez contaba con unos conocimientos que no tenía antes, por lo que los avances fueron mucho más evidentes y tuve resultados antes.

 

¿Hay alguna forma de evitar esto? Pues por ejemplo asegurándote, cuando empiezas tu negocio, de que tu nicho cumple una serie de características. Entre ellas que esté dispuesto a pagar por lo que ofreces. Si no, por muy buena que seas y por mucha pasión que le pongas, no te irá muy bien. Aunque hay que decir que el tema del nicho puede ser controvertido y hay mucha gente que piensa que no es necesario en absoluto. Yo simplemente te explico lo que me funciona bien a mi, siempre según mi experiencia : )

 

2. A veces lo que pasa es que no vendes nada de nada (aunque eso sí, a la gente le encanta lo que haces…O eso dicen).

El problema puede ser el mismo que antes o simplemente una norma básica de marketing y ventas: que no estás ofreciendo lo que tu cliente quiere sino lo que tu crees que quiere y te aseguro que muuuchas veces no es lo mismo. En este caso ya sabes cuál es la solución, interesarte por tus clientes potenciales y averiguar lo que quieren de verdad.

 

3. Otras veces lo que necesitas es reorganizar lo que ofreces.

Analizar qué te da resultados que merezcan la pena, qué te sigue apasionando hacer y ampliar tus miras. Quizá es hora de crear nuevos productos o servicios o de modificar los que ya tienes. O puedes plantearte cómo ayudar a mas gente usando eventos o programas grupales.  A veces estás deseando subir de nivel por decirlo de alguna forma, pero tienes miedo porque te has acomodado a lo que ya sabes hacer y se te da bien aunque no sea suficiente para ti en estos momentos…

 

4. En otras ocasiones lo que necesitas es modificar tu modelo de negocio.

Para adaptarte a las novedades o porque tu estilo te vida en cierta forma te lo exige. Por ejemplo si a partir de ahora tienes que trasladarte a menudo, hacer tu negocio online puede ser una buena idea para no tener que empezar desde cero cada vez que te trasladas. O modernizarte y ampliar tu zona de acción, ¿quién dice que tienes que limitarte a tu ciudad, pueblo o país? Tienes todo el mundo a tu disposición.

 

Estos son sólo algunos ejemplos de cambios que puedes hacer. En todo caso, los primeros pasos a dar son:

 

  1. Reconocer tu situación actual, qué pasa y qué necesitas
  2. Replantearte las bases de tu negocio
  3. Elegir los cambios más apropiados
  4. Empezar (por tu cuenta o con ayuda de un mentor o procesional que te guíe).

 

Así que tómate tu tiempo y empieza por el principio, ¿qué necesitas? Cuéntamelo en los comentarios más abajo.

 

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

¿Se te ha pasado por la cabeza últimamente que a lo mejor es hora de reinventar tu negocio, de hacer algún cambio? Y no estoy hablando de abandonar, sino de hacer cambios más o menos drásticos según tu situación.

>> Escucha este artículo aquí –> ¿Es hora de reinventar tu negocio?

 

¿Cuándo es un buen momento para reinventarte? En realidad eso es algo que tienes que decidir tu pero aquí tienes tres situaciones a considerar:

 

1. Cuando lo que haces ya no te emociona.

 

Si llevas un tiempo sintiendo que ya no te motiva tanto lo que haces, que te aburre o que ya no supone un gran desafío y sientes la necesidad de ir a por más, este podría ser un buen momento para hacer cambios. ¿Qué tipo de cambios? Los explicaré en el artículo de la próxima semana. Eso sí, hay que tener cuidado con esta situación. No confundas aburrirte con algún aspecto de tu negocio, o estar cansada o estresada, con que tu negocio ya no te aporte lo que quieres. Son cosas distintas.

 

En un momento así lo primero que puedes plantearte es si necesitas unas vacaciones, porque a lo mejor has estado trabajando muchísimo y solo necesitas un descanso para volver a cogerlo todo con ganas. Tampoco tienes que pensar, como he dicho ya en alguna ocasión, que en tu negocio todo va a ser un camino de rosas y que si no te apasiona absolutamente todo lo que haces es que algo va mal. Siempre habrá algo que te guste menos, que te cueste hacer o que directamente no te guste nada (pincha aquí para tuitear esta frase). Y ya sabes la solución: o lo delegas (si puedes) o te aguantas.

 

Esta situación también puede ser delicada para ti si eres de las personas que se aburren enseguida de todo, y puede ser una de las causas por las que no te comprometes con nada, porque en cuanto las cosas se ponen algo difíciles o cuando hay algo que no te gusta mucho abandonas sin más. Y esa tampoco es la solución. O cuando asumes que tu negocio tiene que darte toda la satisfacción y cumplir todas tus necesidades cuando eso no es así. Quizá lo que te haga falta es añadir algo más de diversión a tu vida en forma de una nueva afición por ejemplo.

 

Aquí estamos hablando de cuando ya no encuentras satisfacción en prácticamente nada de lo que haces, cuando te aburres de hacer siempre lo mismo porque ya no hay desafíos, cuando tienes la mente siempre en otras posibilidades. Entonces quizá sea momento de plantearte un cambio, no necesariamente radical eso sí.

 

 

2. Cuando has hecho de todo y no ves resultados.

 

A veces te esfuerzas, haces todo lo que se supone que tienes que hacer, incluso trabajas con un experto pero no tienes los resultados que quieres. Entonces es momento de cambiar las cosas, centrarte en otro nicho, averiguar bien la demanda. Esto es algo que puede pasar incluso aunque empieces con una estrategia clara y sabiendo bien los pasos clave para que tu negocio empiece con buen pie. Por eso es importante ser flexible y estar abierta a los cambios, aunque sea frustrante, aunque te cueste y en el fondo no quieras, porque en realidad no tiene sentido seguir haciendo lo mismo si no ves ningún avance.

 

 

3. Cuando tus circunstancias personales cambian mucho y no puedes con todo.

 

A veces, aunque a nivel profesional todo te vaya bien, hay cambios personales que hacen que las cosas no sean como antes y que te plantees hacer algo al respecto. Tener hijos, trasladarte a otro país o cuidar de algún familiar enfermo pueden hacer que tus prioridades cambien de un momento a otro y que te plantees reinventarte para poder acomodarte a la nueva situación.

 

Estos son tres ejemplos de situaciones en las que puedes plantearte un cambio (no solo en tu negocio sino también a nivel profesional). A veces esta reinvención te hace ilusión y a veces te da pereza y miedo pero en ambos casos estás en una situación donde sabes que así no puedes seguir mucho más. Si decides que es hora de reinventarte, ¿cómo hacerlo, qué cambios puedes hacer? Te lo cuento en este artículo.

 

Ahora te toca reflexionar sobre tu situación y tu siguiente paso, ¿cuál es? Cuéntamelo en los comentarios : )

 

 

¿Te has planteado dejar tu profesión pero crees que no sabes hacer otra cosa? Varias personas me han escrito comentándome exactamente eso. De hecho, no es que lo crean, es que están convencidas de que no saben hacer otra cosa porque siempre han trabajado en lo mismo.

>> Escucha este artículo aquí –> ¿Quieres cambiar de profesión pero no sabes hacer otra cosa?

 

Es algo muy frecuente también entre científicos, de hecho yo misma lo pensaba hace unos años cuando descubrí un ejercicio (no recuerdo dónde, por desgracia) en el que te pedían que pensaras en cinco profesiones alternativas si la tuya dejara de existir. Yo, al principio, solo podía pensar que si me quitaban la ciencia se me acababa la vida profesional porque no tenía ni idea de qué más podría hacer (y digo al principio porque luego sí fui capaz de encontrar cinco posibles alternativas).

 

Seguro que sabes a qué me refiero. Y la pena es que es un tipo de creencia muy negativa, no es más que un límite que te pones a ti misma casi sin darte cuenta. Todo ello por esa corriente a la que hemos estado sometidas de que una tiene que elegir una profesión y no cambiar jamás de los jamases (y que sea vocacional si es posible, claro) y, por tanto, si no consideras cambiar para qué vas a pensar en posibles alternativas o en aprovechar al máximo tus circunstancias para formarte y expandir tus posibilidades, ¿verdad?

 

En realidad, la cuestión no es que no sepas hacer otra cosa sino que:

 

1. Nunca te has parado a pensarlo porque no ha surgido la oportunidad o la necesidad y ni te habías planteado hasta ahora hacer otra cosa.

Si este es tu caso, el verdadero problema no es que no sepas hacer otra cosa sino que todavía no sabes lo que quieres y es entonces cuando aparecen todo tipo de dudas e inseguridades, como es normal, porque cuando lo ves todo borroso es difícil sentirse segura (pincha aquí para tutear esta frase). Así que tu primer paso es decidir qué te gustaría hacer y para eso el ejercicio que mencioné antes es muy útil para empezar a hacerte pensar: ¿A qué cinco profesiones te dedicarías (o al menos lo considerarías) si la tuya no existiera (ni nada relacionado con ella)?

El siguiente paso sería qué necesitas para dar ese salto y qué tienes ya y aquí es donde tienes qué pensar en las habilidades que has ido desarrollando, pasiones, talentos, etc. Por supuesto esto es un proceso difícil de resumir en un párrafo y para el que puede que necesites ayuda profesional.

 

2. Sabes más de lo que te piensas y probablemente lo subestimas o no eres consciente de ello.

Esto lo he comprobado con científicos, por ejemplo, que me dicen que aparte de ciencia no saben qué otra cosa hacer, pero la cuestión es que en tu carrera científica es probable que hayas tenido que dar clases, escribir artículos y revisarlos, diseñar experimentos, supervisar a estudiantes, solucionar problemas, aprender y formarte y que eso son habilidades completamente transferibles a otra profesión. Y lo mismo sucede en tu profesión.

Es cierto que hay ciertas habilidades que a lo mejor sí son muy específicas de una profesión en particular (pipetear tal vez), pero muchas otras se pueden aplicar a distintos campos (para científicos recomiendo el libro “So What Are You Going To Do with That?” de Susan Basalla). Así que lo que necesitas volver a analizar, con otros ojos, como lo que ya sabes hacer se puede aplicar a otros campos.

 

Es decir, que el problema no es que no sepas hacer más cosas, eso da igual en realidad. Lo que importa es que tengas claro qué te gustaría hacer (y no solo qué puedes hacer según lo que ya has hecho hasta ahora, porque que lo hayas hecho no quiere decir que te guste…) y que te comprometas a aprender o mejorar lo que haga falta para conseguirlo. Esas son, en mi opinión, las dos claves.

 

Y no, nadie ha dicho que sea fácil. Así que dime, ¿qué primer paso vas a dar? Sólo uno. Déjame tu comentario más abajo y compártelo con quien creas que lo puede necesitar : )

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

Crédito fotografía: Sarah Olmstead.

 

 

imagen Scarlett O'Hara

¿Cuántas veces te has propuesto hacer algo y, cuando ya estabas decidida, te ha surgido un imprevisto u obstáculo de última hora y has decidido abandonar?

Seguro que sabes a qué me refiero (y si no lo sabes, ¡enhorabuena!). ¿Qué pasa cuando de verdad quieres hacer algo pero un obstáculo te lo impide?

>> Escucha el podcast aquí –>Qué hacer ante los obstáculos de última hora

¿La verdad? Que no estarías tan decidida, porque cuando quieres algo de verdad, pero de verdad de la buena como dicen los niños, no hay obstáculo que te pare. ¿O no?

 

En la vida es inevitable que surjan obstáculos, inconvenientes o imprevistos, es así y no se puede hacer nada. Así que lo único que determina hasta qué punto te afectan los obstáculos es tu actitud ante ellos. En general hay dos tipos de actitud predominantes, a ver con cuál te identificas:

 

1. Asumir que si ha aparecido un obstáculo en el camino es porque ese camino no es para ti y que es mejor abandonar.

2. Entender que los obstáculos son inevitables y, como dice María Tolmo en su libro “Una Princesa en el Espejo”: “Están ahí para probar tu perseverancia, tu creatividad y tu ingenio.”

 

Esto es algo que he hablado ya con varias personas, cuando te surge un obstáculo, ¿por qué en vez de pensar que es una señal de que vas por mal camino no lo interpretas como una prueba final de que de verdad quieres lo que dices que quieres?

El problema es que la gran mayoría de las personas elije la primera opción y se rinden a la primera de cambio. Por eso no hay tanta gente que logre sus objetivos porque ven cada obstáculo como una señal de que ese no es el camino a seguir y abandonan. Pero ¿sabes qué? Eso no es más que otra excusa.

Igual que el miedo, la vergüenza o cualquier “razón” que puedas tener tu. Todos nos ponemos excusas, para qué negarlo, pero hay que ser consciente de ello y no dejar que paralicen tu vida. Quien quiere algo, algo le cuesta; las cosas no se regalan y si te rindes ante el primer obstáculo ahí te vas a quedar.

 

Sin embargo, ¿sabes que tienen en común las personas que triunfan, que logran lo que quieren? Además en cualquier campo, que no se dejan detener por los obstáculos. Unos los consideran simplemente una piedra más del camino, otros una lección que aprender. A veces se ignoran, a veces son tan imponentes que te detienen temporalmente, pero nunca te planteas abandonar, porque a ti no hay nada que te pare y abandonar no es una opción. Sí puedes contemplar hacer cambios, porque es imprescindible ser flexible, pero abandonar al primer contratiempo, de eso nada.

 

Esa es la actitud que te lleva más lejos. No es difícil de entender, pero sí de lograr. Hay personas que de manera innata son perseverantes y no hay nada que se les resista, pero muchas otras no. Entonces, ¿cómo lograr una actitud así?

 

Una de las cosas fundamentales es tener clarísimo por qué quieres lograr tu objetivo. Como siempre digo parece obvio, pero mucha gente en realidad no se ha parado nunca a pensarlo.

Si de verdad quieres conseguir lo que te propones tienes que tener una razón que te impulse en cada momento, de forma que los obstáculos sean, como mucho, una molestia de la que deshacerte de una forma u otra. Aunque tengas días malos, aunque a veces tengas mil dudas y prefieras no levantarte.

En esos momentos es cuando te recuerdas que, como decía Scarlett O’Hara en una de mis frases favoritas : )

 

Después de todo, mañana será otro día. Clic para tuitear

 

¿Qué me dices? ¿Qué actitud vas a elegir a partir de ahora? Cuéntamelo en los comentarios y comparte este artículo si te ha ayudado : )

 

¿Has pensado alguna vez que no te sientes realizada con lo que haces, que tienes un enorme potencial pero no puedes o no sabes cómo expresarlo?  Hablo con muchas personas que me cuentan que quieren sacar lo mejor de sí mismas, aprovechar ese talento, ese potencial que tienen dentro y que está ahí medio abandonado y olvidado y no saben cómo (o tienen miedo de hacer cambios).

> Escucha este artículo aquí –> 4 Errores que Impiden que Desarrolles tu Potencial

 

Puede ser que lleves una escritora potencial ahí dentro, o una conferenciante motivacional como una de mis clientes, o que quieras aplicar la creatividad que tienes dentro a tu vida. Sea lo que sea, la cuestión es que seguir cómo estás no te está ayudando y no sabes qué hacer o cómo sacarlo a la luz. Lo que probablemente sí estés haciendo es cometer uno de estos cuatro errores que impiden que alcances tu potencial:

 

1. Hacer lo que otros esperan que hagas. Quizá tengas muy claro que es lo que verdaderamente quieres hacer y sabes que te haría muy feliz solo el hecho de intentarlo, pero… Las expectativas de los demás te tienen atada (o eso te dices). A tu familia, pareja, amigos no les entusiasma la idea. O no está bien visto que dejes tu carrera después de X años y hagas otra cosa totalmente distinta, o… Siempre habrá un pero y una situación difícil y es que no es fácil. Y si lo que quieres supone un cambio radical vas a recibir críticas y comentarios negativos (por mucho que te quiera la gente). Pero quiero que sepas una cosa, lo duro, lo más duro es ese cambio inicial, ese primer paso. Eso es lo peor, luego la emoción de hacer lo que de verdad quieres hacer ayuda mucho y te cambia y hace que las cosas sean distintas. No fáciles, pero no tan difíciles como ese primer paso.

 

2. No darle importancia a tus deseos o sensaciones pensando que son sólo tonterías. Esto es muy frecuente también, saber que quieres otra cosa pero no darle importancia o pensar que eres una adulta y tienes que dejar de pensar tonterías. ¿A que te ha pasado alguna vez? Eso de que tu ya tienes una edad o una situación o lo que te venga a la cabeza y que te tienes que quitar esos pájaros de la cabeza. ¿Te imaginas lo triste que sería el mundo si nadie tuviera “pájaros en la cabeza”? Si Picasso hubiera decidido que pintar es de críos, si Edison hubiera pensado que la bombilla era una estupidez; si tu escritor favorito hubiera pensado que eso de escribir no es de una persona adulta y madura. Si Fernando Alonso hubiera decidido que conducir coches de carreras es una locura…

No deseches tus deseos poniéndote excusas, ser maduro y adulto significa ser capaz de aceptar lo que de verdad quieres y de ponerte en marcha por mucho miedo que te de (pincha aquí para tuitear esta frase). Es ser capaz de aceptar que hay algo que de verdad quieres sacar a la luz y que te da igual lo que piensen los demás.

 

3. Emplear tu tiempo en cosas que no te llenan. ¿Cuántas horas pasas al día haciendo cosas que en realidad no te aportan nada? No voy a poner el típico ejemplo de la televisión porque puede que seas guionista y te encante ver series y aprendas de ellas, o puede que tu no lo consideres tiempo malgastado (yo tampoco, con control). Pero ya sabes a que me refiero, ¿y si dedicaras ese tiempo “muerto” a hacer eso que de verdad te emociona y te llena? Escribir, cocinar, hacer camisetas, ensayar charlas, apuntarte a un curso que desarrolle ese potencial escondido…

 

4. Dejar que siga siendo una afición o algo temporal. Esta es probablemente la recomendación más importante, si de verdad quieres desarrollar tu potencial y sacar a la luz ese talento no hay nada más efectivo que hacerlo profesional. Y piensa que estamos hablando no de algo que se te de bien y ya está, sino de esa especie de llamada que sientes para hacer algo. Ya sea ser novelista, irte de misionera, ser paisajista o ser coach, no hablo de una afición sino de algo más. Ese algo que hace que todos los días te preguntes por qué sigues haciendo lo mismo otro día más… No hay nada que haga que alcances tu verdadero potencial como dedicarte profesionalmente a ello (y no vamos a volver a tratar de tus excusas, miedos, etc).

 

Así que dime, ¿con cuál de estos errores te identificas y qué primer paso vas a dar para solucionarlo? Cuéntamelo en los comentarios y comparte este artículo si te ha ayudado : )

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

 

¿Te has preguntado alguna vez si hay algo que puedas hacer para asegurarte de que tu negocio no fracase?

Hay personas que me escriben para preguntarme justamente eso, quieren poner un negocio y estar seguras de que les va a ir bien.

Es normal querer que tu negocio funcione bien (y si es desde el principio mucho mejor, ¿verdad?) y hay ciertas cosas que puedes hacer para empezar con buen pie, pero tienes que tener claros dos detalles:

(más…)

Una de las preguntas que recibo a menudo es cómo hacer para poner en marcha tu negocio si ya sabes lo que quieres pero no cómo conseguir clientes o simplemente cómo empezar.

Cuando yo empecé también estaba muy perdida, sabía que quería vivir del coaching y ayudar a personas a tomar decisiones profesionales y se acabó.

Así que, a pesar de que mi liquidez no era mucha, decidí contratar a una coach para que me ayudara a aclarar esos primeros pasos.

Desde luego fue una gran decisión y con el tiempo he aprendido muy bien qué pasos tienes que dar para ponerte en marcha en vez de quedarte paralizada por el exceso de información y el caos mental.

Apunta:

(más…)

 

¿Cuántas veces te has encontrado haciendo cosas o tomando decisiones casi sin saber por qué e indecisa acerca de las consecuencias?

He hablado muchas veces de la importancia que tiene ser consciente de tus valores, prioridades y necesidades no solo a nivel personal sino también profesionalmente.

Lo considero algo imprescindible para asegurarte de que lo que haces está alineado con lo que quieres, para que no te encuentres dedicando tu tiempo y energía a algo que no te satisface ni te hace sentir realizada, algo que es más frecuente de lo que parece.

Pero aparte de eso hay también otro factor que es importante conocer y que puede determinar mucho las decisiones estratégicas que tomes en tu carrera o negocio: tus motivadores.

(más…)

 

Este post se lo dedico a Laura Ribas porque fue inspirado en la conversación que tuvimos el otro día : )

Seguro que tienes temporadas en las que estás tan ocupada que casi no puedes ni respirar.

Te pasas el día haciendo mil cosas diferentes, ocupándote de distintos temas y, sin embargo, a veces cuando acaba el día o la semana te das cuenta de que tampoco has hecho nada de otro mundo, que no has sido muy productiva que digamos y te desesperas pensando que si ahora estás así como estarías si tuvieras más clientes o más compromisos.

O la segunda alternativa, que sí que estás muy ocupada y no te da tiempo ni a aburrirte pero que, en realidad, no es el tipo de vida que quieres. ¿Te suena?

(más…)

comparacion

 

Ya he hablado en algunas ocasiones del peligro de compararte con los demás.

Primero porque sueles elegir a personas que están, de algún modo, más avanzadas que tu profesionalmente, sin tener en cuenta si tienen más experiencia o no (desde luego no te molestas en elegir a alguien que esté en tus mismas condiciones o que no haya llegado tan lejos).

Y segundo, porque lo único que consigues es dudar de todo y quedarte paralizada pensando que todo lo que estás haciendo no es ni siquiera bueno. ¿Quién no se ha sentido así alguna vez?

(más…)

 

¿Estás pensando en hacer un cambio profesional importante pero tienes miedo a perder lo que ya tienes?

 

Muchas personas me escriben contándome que se sienten paralizadas por el miedo a perder lo que tienen, aunque no estén muy satisfechas.

Están pensando en cambiar de trabajo o en montar su propio negocio pero el miedo a que no funcione o a no lograr los ingresos necesarios para vivir las detiene.

(más…)

 

>> Escucha este artículo aquí –> ¿Te sientes culpable por ser ambiciosa?

 

¿Te sientes culpable por querer más de tu profesión o negocio? ¿Piensas que, en cierta forma, estarías “abandonando” a tu familia?

 

Uno de los obstáculos o problemas frecuentes entre las mujeres trabajadoras y emprendedoras es, muchas veces, el sentimiento de culpabilidad por no poder llegar a todo; especialmente cuando tienes un puesto de responsabilidad o un negocio que requiere que estés muy involucrada. La semana pasada en la clase gratuita que María Tolmo ofreció a mis lectoras, una de las oyentes me preguntaba cómo hacer para no sentirse culpable por ser ambiciosa, por querer más de su trabajo, cuando eso podía conllevar, por ejemplo, pasar menos tiempo con los suyos.

 

Como explico en mi libroCómo superar el Síndrome del Impostor. Estrategias para eliminar la inseguridad y conseguir el éxito profesional” las mujeres tenemos una necesidad innata de cuidar de los demás, de sentirnos apreciadas y de gustarle a todo el mundo. Eso tiene su lado bueno pero también una parte negativa, cuando te centras más en los demás que en ti misma, algo muuuy frecuente, seguro que te sientes identificada. No serías la primera en poner siempre por delante a los demás y acabar tu agotada y sin energías para nada, o siendo incapaz de decir que no a los demás exactamente por la misma razón.

 

Por eso, si eres una persona ambiciosa con altas expectativas profesionales o si tienes un negocio y quieres dar un paso más, puede que te sientas culpables por no poder llegar a todo o, como decía la oyente del seminario, por sentir que abandonas a tu familia. Eso puede hacer que renuncies a tu carrera profesional y te sientas resentida o insatisfecha, o que decidas seguir adelante y también te sientas insatisfecha debido a la culpabilidad. Entonces, ¿qué puedes hacer para salir más o menos airosa de esta situación?

 

1. Ten muy claras tus prioridades y sé sincera contigo misma.

Yo creo que el tema de las prioridades es el que más menciono en mis artículos porque es fundamental y es algo con lo que trabajo con mis clientes nada más empezar. De hecho, recuerdo que una de mis clientes después de haberme comentado directa e indirectamente que su mayor prioridad en ese momento era su carrera, cuando hizo el ejercicio de prioridades marcó como primera su familia. Ahí me di cuenta de que lo que sentía era culpabilidad por considerar prioritario su trabajo, así que le dije lo mismo que te digo a ti si estás en esa situación. El hecho de que en un momento determinado tu carrera sea tu prioridad no significa que no te importen tus hijos (pincha aquí para tuitear esto). Tus hijos son y serán siempre lo más importante para ti, pero en este momento tu prioridad es avanzar en tu carrera y está bien, estás en tu derecho. Así que no lo olvides tienes todo el derecho del mundo a volcarte en tu carrera o negocio y eso no significa que no te importen tus hijos o tu pareja o quién sea que tengas en mente.

 

2. Establece qué es imprescindible para ti.

Esto es algo que comenté con otra clienta que estaba embarazada y no sabía cómo iba a compaginar su trabajo con su bebé y con prestarle la debida atención a su pareja. Una de las cosas que le sugerí fue hacer una lista de las actividades o momentos que no quería perderse cuando naciera su hijo y de lo que era importante para ella. Entre ellas pasar tiempo a solas con su marido, llegar a casa a tiempo para bañar al niño, etc. Tener muy claro qué actividades son importantes para ti (porque suponen una gran satisfacción, te hacen sentir realizada y mejoran tu calidad de vida), te ayudará a distinguir qué mantener y a qué dedicarle tu tiempo cuando cambie tu situación profesional o cuando estés menos disponible.

Por ejemplo, cuando nació  mi hijo yo ya tenía claro que para mi felicidad y la de mi marido era fundamental viajar y salir a comer fuera de vez en cuando, juntos o con amigos, y no quería que eso cambiara. Así que me aseguré de mantenerlo. Está claro que sí cambia la frecuencia o la forma en que viajas pero nunca he dejado de viajar o comer fuera (de hecho con un año y medio mi hijo ya había estado en Nueva York, Cuba, Vancouver, Whistler, Salamanca, Barcelona, Menorca y en un crucero por Alaska y tan contento, además.)

 

¿Qué es importante para ti respecto a tu vida actual, tu pareja y tu familia? Tenlo claro y así podrás hacerlo prioritario respecto a otras tareas o actividades aunque durante un tiempo te vuelques especialmente en tu carrera o negocio.

 

3. Busca ejemplos motivadores.

Esto a mi me ayudó mucho, el tener ejemplos de mujeres que tienen lo que tu quieres o que se comportan como a ti te gustaría. En este caso mujeres profesionales con hijos que hayan llegado lejos en su carrera. Recuerdo que cuando estaba embarazada tenía miedo que de mi vida cambiara por completo y ya sólo quisiera quedarme en casa a cuidar a mi hijo y dejara de viajar o de salir (porque había visto muchos casos, todo hay que decirlo). Cuando me entraba esa angustia sólo tenía que pensar en las amigas con niños pequeños que seguían viajando, haciendo fiestas en su casa y saliendo fuera, para volver a recuperar la ilusión de que era posible. Otro ejemplo que me animó en su momento fue una de mis mentoras, científica, con hijos y  trabajando en el mismo departamento que su marido. Lo que me hacía ver que era posible compaginar esas cosas.

Busca ejemplos que te demuestren que sí se puede y guíate por esas personas.

 

Tenerlo todo es posible, tenerlo todo a la vez complicado, siempre habrá que hacer algún tipo de sacrificio. Yo siempre digo que la principal razón de que me lanzara a tener mi propio negocio fue el deseo de libertad y flexibilidad de horario para poder atender a mi hijo cuando lo necesitara y para cogerme vacaciones cuando quisiera. Para mi está claro y eso hizo que los sacrificios económicos iniciales valieran la pena y que pueda negarme a ciertos compromisos si suponen estar mucho tiempo alejada de mi hijo. Esa es mi elección, ¿cuál es la tuya? ¿Qué quieres conseguir profesionalmente, qué estás dispuesta a sacrificar y qué no? Hasta que no tengas eso claro no podrás sentirte tranquila.

 

Aparte de eso, culpable es probable que te sientas en algún momento, acéptalo, sigue adelante y ten en mente siempre lo que dicen en los aviones: antes de ponerle la máscara de oxígeno a tu acompañante, póntela tu primero o no podrás atenderle bien. No lo olvides.

 

Así que cuéntame, ¿qué es imprescindible para ti y no vas a tocar por muy ocupada que estés? Compártelo más abajo : )

 

¿Te ha gustado este artículo? Recibe el siguiente apuntándote aquí.

 

 

ilusion¿Has perdido la ilusión que tenías por lo que haces? ¿Te sientes algo desanimada, desmotivada y sin saber cómo recuperar la energía e ilusión que solías tener en tu trabajo o negocio? 

>> Escucha este artículo aquí –> Cómo recuperar la ilusión por lo que haces

 

Puede que hayas perdido la ilusión porque nadie te apoya y por mucho que te encante tu proyecto te sientes sola. Puede que lo que te pase es que te has esforzado mucho, has sacrificado cosas, te has involucrado al 100% pero no ves resultados y ya no sabes qué hacer. O bien que, aunque todo te vaya bien, te falta algo. En realidad hay muchas razones por las que puedes haber perdido la ilusión por lo que haces, ya sea en tu carrera o en tu negocio. Entonces, ¿qué puedes hacer al respecto?

 

 1. Desmitifica la ilusión 

Esto lo nombré en el artículo de la semana pasada. Por mucho que te guste lo que haces, hay cosas que no te van a gustar tanto y, además, no puedes estar ilusionada todos los días, 24 horas al día. Tendrás momentos malos, estarás desmotivada algunos días y habrá cosas que preferirías no hacer. Así es la vida, la cuestión es seguir adelante hasta en esos momentos, no abandonar a la primera de cambio. El que la sigue la consigue, en eso consiste una parte muy importante del éxito. Así que deja de pensar que si no tienes ilusión es que algo va mal, no tiene por que ser así.

 

2. Analiza las causas 

Cuando la desilusión de verdad te preocupa y sabes que es algo más profundo, es hora de analizar las causas. En realidad lo que importa no es tanto la causa, sino la solución. En este caso si determinas qué ha cambiado, que tenías antes que no tengas ahora, podrás encontrar la solución más rápido (y recuperar lo que tenías antes). Así que piensa, ¿qué ha cambiado? ¿Que tenías antes, cuando tenías ilusión, que no tengas ahora? A lo mejor es que estás estresada y necesitas unas vacaciones, o que has entrado en una fase rutinaria y te vendrían bien nuevos desafíos, o que lo que haces ya no te hace feliz y es hora de un cambio (aunque te de miedo). ¿Qué te falta? Encuéntralo y busca la solución.

 

Algunas cosas más concretas que puedes hacer, en función de tu situación:

 

  • Tomate un descanso, desconectando de todo (nada de redes sociales o de llevarte el portátil, eso no es desconectar).
  • Busca apoyo en grupos de mujeres con tu misma mentalidad, amigas, etc.
  • Aprende algo nuevo que no esté relacionado con lo que haces (esto puede tener una influencia positiva mucho mayor de lo que piensas).
  • Vuelve a involucrarte al 100%, empéñate en volver a hacer las cosas bien, cuidando los detalles, porque eso genera mucha motivación, ilusión y satisfacción por un trabajo bien hecho.
  • Un truquito que leí hace poco en un blog, imagínate que te dan un aumento de sueldo (o que te lo das tu misma si eres autónoma) y cobras 300 euros la hora. Imagínatelo, de verdad. ¿Cómo te sientes? Aprovecha esa sensación e ilusión para adelantar cosas o atreverte a hacer algo más : ) No subestimes el “subidón” que te dan ese tipo de emociones. Es como cuando bajas de una atracción de feria o cuando acabas de hacer algo emocionante, sales entusiasmada y con mucha energía y eso te hace ser más atrevida, así que aprovéchalo.

 

Recuerda es normal perder la ilusión a veces, lo importante es perseverar y ponerle solución si ves que te afecta demasiado. Nadie dijo que esto fuera fácil. ¿Qué me dices?

Cuéntame en los comentarios qué vas  a hacer para cambiar tu situación.

 

Si Te Ha Gustado Este Artículo...

¡No te pierdas el próximo! Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%