Me preguntaba hace tiempo una lectora (o lector, ya no lo recuerdo) qué podía hacer para encontrar de una vez su camino y no desviarse de él.

Una pregunta muy interesante que quizá te ayude a ti también.

¿Cómo puedes encontrar tu camino, centrarte en él y no desviarte hasta lograrlo? Sobre eso te voy a hablar hoy con total sinceridad, como siempre.

 

> Escucha este artículo pinchando aquí –> Cómo escoger un camino y no desviarte de el (¿o quiza sí?)

 

Encontrar tu camino es una de las cosas sobre las que más me preguntan y que preocupa más, como si solo hubiera un camino posible, EL camino, único y específico para ti.

Y claro, hasta que no lo encuentres vivirás en la más absoluta de las miserias emocionales y mentales.

Desde luego si crees eso, entonces sí, estarás toda la vida preguntándote cuál es tu camino y siendo infeliz, o pensando que tu camino es el que has elegido y que ya no puedes cambiarlo.

Pero si me lees desde hace tiempo ya sabes que yo no creo que haya solo un camino.

No tienes por qué desesperarte esperando a que aparezca tu camino de baldosas amarillas. Clic para tuitear

 

Opino que puedes tener varios caminos muy distintos y que todos te pueden hacer sentir realizada y feliz aunque sean muy diferentes.

Por ejemplo, mi propio caso, yo era muy feliz como científica, soy feliz con mi negocio de coaching y mentoría y me encanta también el mundo del doblaje y la locución, y la traducción también. Yo podría escoger uno solo de esos “caminos” y ser feliz.

Pero también puedes hacer varios a la vez (como yo ahora con el coaching y el doblaje), o escoger uno y cambiar a otro si te apetece y sientes que es el momento, como pasó cuando dejé la ciencia para poner mi negocio.

Hemos crecido limitados por esa idea que hay que escoger una sola cosa, centrarse y seguir hasta el final. Y eso hace felices a muchas personas que han encontrado una vocación y quieren dedicarse a ella todo lo que puedan. Pero también hace infelices a muchas otras personas que no lo tienen tan claro o que quieren varias cosas distintas, no solo una.

Así que no hace falta que escojas un camino y no te desvíes nunca jamás.

¿Qué tal si pensaras que vas a centrarte en ese camino con todo tu ahínco mientras te llene y te sientas realizada y que, si sientes que es hora de cambiar, lo aceptes como algo normal y empieces a plantearte un nuevo rumbo?

No tiene por qué ser fácil, normalmente no lo es, por todas las ideas a las que nos aferramos de no defraudar a los demás, no “tirar” los años de formación y experiencia, etc.

Ya es hora de empezar a cambiar esta creencia y a entender que hay muchas formas de ver la vida y que tu camino puede ser múltiple en lugar de único y con muchas paradas y altibajos en lugar de recto y previsible. O que puede cortarse y empezar otro nuevo.

Hay muchas opciones y todas son buenas y válidas, eso es lo importante que hay que entender y aceptar para poder pasar página y decidir tu siguiente paso a dar.

Y en cuanto a escoger uno en concreto, elegir entre varias opciones o averiguar en qué eres buena y qué te haría feliz, para eso puede que necesites algo de ayuda.

Si es tu caso te recomiendo que hagas el test para profesionales estancadas para poder decirte qué te recomiendo según tu situación.

Cuéntame, ¿qué camino o caminos vas a elegir?

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*