Uno de los temas estrella para las personas que cobramos por nuestros servicios es cuánto cobrar por nuestro trabajo.

Es algo que supone un quebradero de cabeza para casi todo el mundo, porque tanto el tema dinero como el tener que ponerle precio a algo que tu haces están asociados con muchas creencias limitantes.

Creencias como ser una mala persona, o avariciosa o poco espiritual, por ejemplo. Y ya he dicho muchas veces que es muy importante trabajar esas creencias o te quedarás estancada en tu negocio.

>> Escucha este artículo aquí –> Cuánto cobrar por tu trabajo. Sobre precios altos y bajos.

 

Hay muchas teorías sobre cómo poner tus precios. Una opción que me pareció interesante en su momento es averiguar lo que cobran tus colegas y restar o añadir un 20% según tu experiencia, así estarías en un rango seguro. No es mala idea, sobre todo para empezar.

 

Otros mentores sugieren encontrar el precio que a ti te haga sentir bien, sin basarte en el de los demás. Por dos razones:

 

1. Porque puede que el precio de tus competidores no te haga sentir bien.

2. Porque te dejas limitar por los límites de los demás. Por ejemplo, si tus colegas cobran cuarenta euros la hora porque tienen miedo o inseguridad para cobrar, ¿tienes tu también que cobrar eso aunque no cubras gastos? Por supuesto que no.

 

Por eso esta opción de elegir el precio con el que te sientas bien también es interesante (que no fácil). Otra opción, como menciona Naomi Dunford en su blog, es no fijarte en cualquier tipo de profesional sino sólo en aquellos a los que te gustaría parecerte. Probablemente no estén cobrando una miseria…

 

Otra cosa importante a tener en cuenta es a quién te diriges. No es lo mismo dirigirse a estudiantes que a multimillonarios. Los primeros se sentirán frustrados si no pueden acceder a ti y los últimos ni te miraran si cobras una ridiculez.

Porque no nos engañemos, por todos es sabido que asociamos valor con precio (y no me refiero a lo que tú vales como persona).

Vuelvo a hacer hincapié en lo que dije el otro día, no hay precio que pueda pagar lo que tu vales. Estamos hablando de otra cosa.) En general, si buscas la ayuda de un profesional (coach, médico, abogado, etc) y uno cobra cuarenta y otro doscientos euros o dólares la hora, a priori, ¿quién creerías que es mejor profesional?

¿Si tuvieras el dinero a quién contratarías? Se sincera.

 

La realidad es que un grandísimo porcentaje ni lo dudaría, el que más cobre y puede que sea mejor o puede que no. La cuestión es que si algo vale más a ti te parece mejor y viceversa, cuando vemos un precio muy bajo puede que te alegres porque te lo puedes permitir o puede que pienses “¿por qué será? Eso es que muy bueno no es, algún fallo tiene que tener.”

Así que el precio va a decir MUCHO de tu marca. Y lo que no quieres que piensen de tu negocio es esa última parte.

 

¿O si? Ahí está el tema, depende de tu negocio.

Si tu tienes un producto y quieres vender miles de unidades a un precio bajo o muy asequible como estrategia de negocio, perfecto. Entonces tendrás que esforzarte en darte a conocer porque tu objetivo es que mucha gente llegue a tu web o tienda para que compre el producto. Si lo ves como una estrategia, perfecto.

Otra cosa muy distinta es poner precios bajos porque crees que no estás a la altura o te sientes insegura. Eso no es estrategia.

Y eso les pasa a muchas personas. Te voy a ser sincera, si tu trabajo depende de conversaciones con clientes (coach, psicólogo, etc), como cobres poco o no ganas mucho y no llegas a fin de mes, o no puedes ni respirar del número de clientes que tienes que tener. 

 

Por otro lado puedes elegir poner precios altos, eso requiere también su esfuerzo, que tu trabajo sea muy bueno y tu atención y seguimiento también; y que tu apariencia, tu marca esté a la altura porque te será más difícil tener credibilidad.

Si tienes precios altos tienes clientes más comprometidos, porque cuando pagas un precio alto por algo lo tratas como oro en paño, lo aprovechas al máximo. Sin embargo, si te ha costados dos duros, como quien dice, es más fácil que flaquees, que te saltes sesiones o que no hagas el trabajo. Y cuando tu cliente no hace el trabajo no tiene resultados, y eso no os gusta ni a él ni a ti.

 

Aquí quiero mencionar una frase que leí el otro día:

“El hecho de que puedas hacer algo no implica que necesariamente tengas que hacerlo.”

Que puedas triplicar tus precios no implica que tengas que hacerlo. No es que quiera liarte más es que lo que de verdad importa es que conozcas tu estrategia. ¿A quién te diriges? ¿Qué ofreces? ¿Eres buena? ¿Tienes experiencia y seguidores? ¿Acabas de empezar?

 

Cada caso es distinto. Si acabas de empezar lo importante es tener tus primeros clientes, testimonios y aumentar tu seguridad en el valor de lo que ofreces.

Puedes empezar con un precio más asequible de forma LIMITADA (en tiempo o en número de clientes) o, si tienes claro que quieres cobrar mucho desde el principio, entonces se consciente de que tendrás que esperar más. Pasaran más meses casi sin ingresos porque precios altos requieren un buen posicionamiento y mucha seguridad en lo que ofreces (y eso no se suele tener al principio).

 

Entonces, ¿qué tienes que hacer tu? No sé, depende. 

Experimenta y si quieres una idea aproximada he encontrado esta calculadora online que te puede dar una idea. Pero ya sabes, que te sirva de orientación…

¿Qué me dices? ¿Cuál de las opciones te parece más interesante o en concordancia con tu estilo? Déjame tu comentario más abajo : )

 

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 9 COMENTARIOS

Comments

  1. Gracias, tienes toda la razón, yo aún estoy con mis prácticas y no cobreo nada, y tengo que darme a conocer mejor. Pero a la hora de empezar a cobrar un dilema…pues aqui no tengo competidores, tengo que ganarme el mercado primero.

  2. Gracias por tan excelente orientación. Mi caso es que en mi trabajo, así lo sepa realizar, me da mucha inseguridad, lo peor:Soy muy tímida para cobrar, y resulto cobrando mucho menos, o lo contrario, cuando cobro lo que es, me parece que cobré mucho, y me da pena.Por eso no he podido surgir como quisiera, y con tanta competencia…..

  3. Es normal, es uno de los temas estrella, pero seguir así no beneficia. Hay que ponerse en marcha y aprender a vender, con cursos, libros, ayuda de una mentora, lo que sea, porque si tu negocio no vende, no tienes un negocio.

  4. Me pareció muy oportuno el artículo, tengo años de experiencia como profesional, y al momento de cobrar siempre siento temor y a la final siempre pierdo dinero, hasta hace poco es que caigo en cuenta de esto

  5. Hola… Este artículo es muy importante y clave, ya que, en mi caso, la venta inmobiliaria en Colombia, el porcentaje asignado máximo para la venta de un apartamento es del 3%. Algunos propietarios están de acuerdo a pagar ésto, pero otros ofrecen el 2% o 1,5%. y por no dejar perder el inmueble, discuto el valor pero a veces no dan más del 2%. Lo toma o lo deja?? En este caso lo tomaría para no dejar una oportunidad de venta. No se como podría convencer al dueño del inmueble para que pague lo que esta estipulado por la Lonja de Propiedad Raíz? ya que soy una vendedora independiente y no estoy vinculada con ninguna inmobiliaria, por eso algunos pagan lo que quieren. Agradezco tu consejo. Muchas Gracias.

    • Hola Madeleine, en ese tema no tengo experiencia y no te puedo ayudar.Depende de tus necesidades, yo personalmente apuesto por ser firme con tus principios y si no aceptan que se busquebn a otro. Piiensa que ellos también quieren el inmueble. Pero también entiendo que al principio o si se necesita el dinero uno haga concesiones. Mi recomendación es que decidas tu política de empresa, cómo vas a funcionar, qué vas a aceptar y que no y que dejes ir a los clientes que no quieren cumplir. Pero es tu negocio : )

  6. Gracias Aida, yo estoy empezando y varias personas ya me han pedido precio por mis servicios. El consejo de mi tutora es prácticamente idéntico al tuyo. Si no me hago valer desde el principio es difícil que se me considere como buena profesional, y eso no es lo que yo quiero.
    Tengo claro que quiero vivir de mi negocio y voy a luchar por ello cueste lo que cueste

  7. Hola Aida, buenas tardes, empecé una sociedad con un amigo sin contratos y como yo tengo un trabajo fijo, estuvo haciendo servicios por los que cobraba y no me los reportaba, se terminó la sociedad ya que se lo pude comprobar, ahora cobro una renta del lugar y me esta pidiendo asesoría en la administración, no se seguirle apoyando o no y si le apoyara cuanto seria el precio que le podría cobrar por hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*