que hacer con tu negocio online en verano

 

Una de las cosas que más me preguntan mis clientas emprendedoras cuando se va acercando el verano es qué hacer con el negocio, cerrar el chiringuito, seguir igual (aunque no te apetezca porque tienes la mente en la playa). ¿Y qué pasa con las ventas y los ingresos?

Si le echas un vistazo a tu alrededor puedes ver muchas formas distintas de enfocarlo.

Personas que directamente avisan de que van a estar un mes de vacaciones y de parón y se reincorporan después, personas que siguen igual, negocios que bajan un poco el ritmo. Hay de todo, pero ¿qué es lo que mejor funciona? Te voy a contar mi experiencia.

> Escucha el podcast aquí –> Qué hacer con tu negocio online en verano

 

En primer lugar, con la pregunta “¿qué es lo que mejor funciona?” lo único que vas a hacer es estresarte. Como ya he dicho muchas veces, no existe una estrategia mágica que le sirva a todo el mundo por igual y que sea la panacea para tu negocio. Así que la solución tiene que ser personalizada para ti. Da igual lo que hagan fulanito o menganita, la primera pregunta para ti es:

 

¿Qué quieres hacer tú?

Yo personalmente siempre parto de ahí y la respuesta puede variar cada año, claro. Cuando nació mi segundo hijo yo lo único que quería era desconexión total y absoluta, por ejemplo. Otros años, sin embargo, desconecto unas semanas y el resto sigo con normalidad. Todo depende de mis circunstancias y prioridades en ese momento y a partir de ahí planifico y actúo en consecuencia.

A mi sinceramente me da un poco igual lo que digan la mayoría o los grandes expertos. Es cierto que yo invierto mucho en formación y en aprender de los mejores, pero siempre me escucho a mí misma primero porque tengo clarísimo que el objetivo de mi negocio es permitirme el estilo de vida que quiero y que es familia+viajes+tiempo libre.

 

¿Tienes claro tú qué es lo que quieres lograr con tu negocio?

¿La finalidad? Porque eso es imprescindible. Puede ser tiempo libre, dinero, reconocimiento, ayudar a los demás o una combinación pero tienes que tener claras tus prioridades y el objetivo final, por qué haces lo que haces, y ya te digo que puede variar cada año.

Una vez tienes eso claro pasas a planificar el verano. Yo te recomiendo que lo hagas CON ANTELACIÓN.

Lo que no puede ser (o bueno, poder, puede, pero no lo recomiendo) es que te plantees qué vas a hacer cuando quedan dos días, y entonces te entra el agobio de dónde sacar ingresos, cuándo irte, etc, etc.

Acostúmbrate a planificar con antelación, aunque seas flexible y hagas cambios si es necesario. Yo, por ejemplo, planifico los lanzamientos y lo que quiero vender cada mes a finales de año. Cojo un calendario y primero marco en cada mes cuándo quiero vacaciones o si hay algún acontecimiento a tener en cuenta: congresos, viajes, embarazos, partos y esas cosas : ) Después planifico mis lanzamientos y mi plan de ventas alrededor de eso.

Mucha gente lo hace al revés y luego no tiene tiempo para lo personal, yo no.

Eso sí, soy flexible y no tengo problemas en cambiar el plan si es necesario. Con los años vas teniendo tus rutinas y tus fechas preferidas de vacaciones, por ejemplo. Y también sabes qué meses tienes más ventas, así que cada vez es más fácil. Y lo voy repasando cada trimestre para ajustar lo que sea necesario.

 

Esta planificación no tienes por qué hacerla a finales de año, el otro día por ejemplo ayude a una clienta a planificar su año empezando en junio. Hazlo cuando tú quieras, pero hazlo.

Una vez hecho esto, ¿cómo programas el verano? O mejor dicho, ¿cómo te aseguras de que tu negocio no se va a resentir o de que vas a tener ingresos?

 

1. Ingresos. El tema ingresos en realidad es más sencillo de lo que parece CUANDO LO PLANIFICAS CON ANTELACIÓN.

Por ejemplo, los años que no quiero trabajar mucho en verano planeo lanzamientos antes y después, con lo cuál tienes ingresos para poder despreocuparte si quieres. Puede ser un lanzamiento de alguno de mis programas grupales (o de los dos al ser para nichos distintos) o, cuando empezaba y no tenía programas, me enfocaba en tener clientes hasta mayo-junio y luego de nuevo a partir de septiembre. Como lo tenía planeado de antemano iba todo bien.

De hecho cuando nació mi hijo pequeño, me tomé 4 meses de desconexión justo por eso. Había hecho todo el trabajo duro los 6 meses previos, tenía planificados los de después y, en este caso, tenía a mi asistente para llevar el resto del negocio mientras yo no estaba. Aunque mirara cosas de vez en cuando fueron 4 meses de desconexión total.

 

2. Visibilidad. Una cosa son los ingresos y otra desaparecer durante dos meses y luego recuperar el posicionamiento y la visibilidad.

Una vez tienes claro tu plan de ingresos para el verano hay que decidir qué vas a hacer con el blog, las redes sociales y el newsletter o boletín. Yo recuerdo al principio que cuando hacía parones largos sin publicar, ni enviar boletines ni publicar en redes, luego me costaba bastante volver al punto de inicio. Así perdía ingresos el mes de vacaciones y el mes de recuperación.

Entonces tenía muchos altibajos y estrés, todo iba descontrolado. ¿Por qué? Porque no planificaba.

Puedes hacer muchas cosas:

  • Puedes optar por parar del todo y avisar de que te vas de vacaciones. Esta opción está bien si es poco tiempo, por ejemplo una o dos semanas, o si ya estás muy bien posicionada. Entonces desaparecer, como quien dice, un mes tendrá repercusiones en tus estadísticas (número de visitas a la web y suscriptores a tu boletín y redes) pero te recuperarás pronto, porque ya tienes el posicionamiento y sabes qué hacer y, además, no tendrás pérdidas porque ya has hecho tu plan de ingresos antes.

 

  • Puedes optar por bajar el ritmo. Y aquí hay distintas combinaciones, por ejemplo publicar menos en tu blog pero mantener el boletín semanal, o mantener presencia en redes usando posts antiguos, no publicar y mandar menos boletines. Eso lo decides tú. Yo personalmente he probado desde avisar y no actualizar nada durante un par de semanas a bajar el ritmo y usar recopilatorios de artículos en los boletines. Y cuando lo haces con estrategia y planificación todo sale bien.

 

  • Mantener el ritmo de siempre. Y con esto no me refiero a que trabajes igual que siempre sino a que mantengas el mismo ritmo de posts, boletines y redes pero dejándolo todo automatizado previamente, para lo cual necesitas…. PLANIFICACIÓN.

 

O puedes combinarlo a tu manera, hay mil opciones distintas, depende también de lo que te guste. Por ejemplo si te encantan las redes sociales no te costará seguir al día, o a lo mejor tú prefieres desconectarte totalmente. Yo muchas veces digo que voy a estar de vacaciones y no contestaré emails ni mensajes en las redes pero que les seguiré enviando contenido interesante todas las semanas.

Todo depende entonces de lo que tú quieras hacer en verano, de cómo te planifiques y del posicionamiento que ya tengas. ¿La clave? PLANIFICACIÓN CON ANTELACIÓN.

 

Así que sabiendo todo esto, ¿qué vas a hacer este año? Cuéntamelo en los comentarios, me encantará saberlo : )

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 2 COMENTARIOS

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*