Me han escrito muchas personas comentándome que quieren hacer algo con su vida, algo que les encanta, que les apetece mucho pero que tendrían que hacer un gran sacrificio para conseguirlo.

Y le dan vueltas y vueltas a la cabeza para ver cómo salen de esa situación. ¿Te sientes identificada?

 

> Escucha este artículo aquí –> Qué hacer cuando lo que quieres requiere un sacrificio

 

Si esa es tu situación, es importante que tengas esto en cuenta:

 

1. Si fuera fácil, no estarías leyendo esto.

Ya lo dicho muchas veces, las cosas pueden ser relativamente sencillas de hacer, pero no son fáciles. Si no todo el mundo tendría lo que quiere.

 

2.  Todo requiere un sacrificio, mayor o menor, las cosas no son gratis.

Todo tiene un coste, la cuestión es si estás dispuesta a asumirlo o no. Esa es la verdadera pregunta, ¿estás dispuesta a conseguir lo que quieres cueste lo que cueste?

 

Todo tiene un coste, la cuestión es si estás dispuesta a asumirlo o no. Clic para tuitear

 

La respuesta depende solo de ti y no hay nada mejor o peor, todo depende de tus circunstancias y prioridades ahora mismo. Quizá sí sea el momento de dar el salto ya, o quizá todavía no.

Tu decides, pero no pienses que los demás conseguimos las cosas sin sacrificios porque no es así.

A veces te sale una oportunidad de trabajo buenísima pero está muy lejos de tu familia.

A veces te surge una oportunidad en otro país pero tu pareja no quiere ir.

A veces te surge una oportunidad de negocio pero supondría reducir muchísimo tu calidad de vida durante un tiempo.

A veces quieres tener hijos pero tu carrera se resentiría en este momento.

 

Hay muchas situaciones distintas y solo tu puedes decidir y, al contrario de lo que puedas pensar, nos pasa a todos. ¿Qué pasó cuando decidí que quería hacer el doctorado en Barcelona? ¿Fue fácil? No, tuve que dejar a mi familia e irme sola a una ciudad que no conocía. No fue fácil.

¿Qué pasó cuando mi marido y yo decidimos hacer un postdoctorado?

Que nos fuimos a 6000 km de nuestra familia y les veíamos una vez al año. Que no pudimos pedir plaza en los laboratorios que queríamos para poder estar en la misma ciudad (el quería uno de Boston y yo uno de Washington). Que nuestro primer hijo lo tuvimos sin el apoyo de la familia.

¿Qué paso cuando decidí dedicarme al coaching?

Que estuve mucho tiempo sin ingresos dependiendo de mi marido (y para una persona independiente como yo, eso es muy difícil de asumir), que estuve más de un año sin comprarme ropa, que veía una bata de laboratorio y me preguntaba si me había equivocado al dejarlo…

 

En cada una de estas situaciones tuve, o tuvimos, que analizar lo que de verdad queríamos y el coste, las consecuencias de la decisión. Y lo mismo te toca a ti, y no es válido lo que me dicen muchos: ” Si supiera que lo que voy a hacer va a salir bien entonces lo haría.”

 

Hombre, claro, tu y todos. Pero eso no lo podemos saber de antemano, como ya he mencionado muchas veces. Hay que correr el riesgo. No puedes esperar hasta estar segura de que algo es seguro, valga la redundancia, porque estarás esperando indefinidamente.

Hay momentos para correr riesgos y hay momentos para esperar. Y depende de ti, de tu carácter, de lo que quieres en la vida y, como dije antes, de tus prioridades. Probablemente no tomarías la misma decisión con 20 años y soltera, que con 37 y con dos hijos o que con 65 jubilada. Es normal.

 

¿Cómo decidirte entonces?

 

Analiza tu situación actual, tus opciones y lo que de verdad es importante para ti ahora mismo y elige. A veces puedes compaginar varias cosas, a veces no. Hay que elegir, así es la vida, ¿estás dispuesta a aceptar el sacrificio que conlleva lo que quieres? O quizá lo que quieres no lo quieres tanto…

 

Da igual, es tu vida y es tu decisión.

 

¿Qué me dices? Cuéntame en los comentarios a qué estás dispuesta para lograr lo que quieres o cómo lo has afrontado tú.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 27 COMENTARIOS

Comments

  1. Ay Aida, este tema de la renuncia y el sacrificio es muy poco popular, pero real como la vida misma.

    A mí siempre me ha encantado hacer varias cosas a la vez, y compaginar tareas muy distintas, eso sin dejar de lado mi vida social, y hasta ahora he podido hacerlo. Sin embargo he llegado a un punto en el que he tenido que ELEGIR a qué destinar mi tiempo y mi energía. Lo que ha conducido, inevitablemente, a renunciar a hacer otras cosas ahora.

    Y esto la verdad es que no es fácil y agradable, pero es el coste que tengo que asumir… por hacer algo que quiero!

    Buen artículo para la vuelta de las vacaciones!

  2. en esta altura de mi vida, siendo protagonista de esta enorme crisis económica que atraviesa España, estoy en ese punto de que o salto ahora o no lo haré jamás.
    no es fácil. dá miedo pero también puede salir muy bien. gracias aida por animarnos. un abrazo.

  3. Hola Aida,

    Yo quiero estudiar fuera del país pero mi incertidumbre es que haciendo eso postergaría la compra de mi casa y a mi regreso empezaría de cero. No sé que decisión tomar.

    Espero pueda orientarme.

    Paola

  4. Hola, soy nueva por aquí… y he estado leyendo tus artículos. Me encantan todos. Pero este, en concreto, me despierta ciertas discrepancias. Creo que esta idea de que “si no estás dispuesta a hacer lo que sea por tu sueño, entonces quiere decir que no lo quieres tanto como crees”. A mi me parece que esto es obviar situaciones sociales complicadas. Hay personas más libres que otras a la hora de hacer esos sacrificios que comentas. El problema es cuando las circunstancias sociales te quitan libertad de elección.

    Hay personas que estamos muy al borde de la exclusión social. Yo creo que hay situaciones en la vida que por mucha actitud positiva y ganas que uno tenga, te terminan colocando en donde no quieres. Creo que muchas veces desde el Coaching y la psicología se cae en estas falacias, al desprestigiar los aspectos sociales limitantes e incluso muchas veces coaccionadores de la vida humana. Muchas veces la Psicología se olvida de los elementos que no dependen de la persona, y termina delegando toda la responsabilidad en el individuo. No estoy de acuerdo con esta idea, tan propia de nuestros tiempos.

    Espero no ser grosera en mi comentario, quizás me estoy equivocando. Solo te hablo de lo que a mi me suele pasar cuando hablo con terapeutas o gente metida en este mundillo… por un lado me gusta mucho oirles… por otro lado me siento un poco descolocada e incomprendida.

    • Hola Mari, gracias por dar tu punto de vista. Claro que hay situaciones complicadas y que el pensamiento positivo no basta (de hecho, no me verás hablar así en mis artículos), eso está claro. Pero también es cierto que personas en multitud de circunstancias desfavorables han logrado cosas increíbles, porque por muy complicado que lo tuvieran y por mucho que les costara, no han dejado de intentarlo de una forma u otra. A eso me refiero.

  5. Hola soy nueva por aquí y acabo de leer este articulo y me cae como anillo a el dedo, es tan dificil tomar decisiones pero a la misma vez tan necesario, me encanta lo que escribes es la respuesta a cada una de mis preguntas y me hace sentir mas que bien un beso.

  6. Hola Aida.

    Aida, lo que dices… ¿también va dirigido a personas que quieren dedicarse a lo artístico? música, baile, pintura… etc. Porque este es mi caso y no se que hacer. Y el querer dejar mi carrera me a traído muchos problemas con mi familia.

    • Hola Vanessa, lo que digo se refiere a cualquier situación pero siempre es el lector, en este caso tu, el que debe considerar si es aplicable o no a su caso : )

  7. Hola, quiero contarte que estoy haciendo el profesorado de música, estoy terminando solo me quedan sacar 3 materias y hacer la residencia más la tesina y terminaria, el tema es que siempre le puse muchas ganas, y ahora que Debería ponerle más para terminar todo lo contrario., estoy desanimada… Pongo cualquier excusa para no estudiar. A que se debe esto que me pasa? Como puedo volver a motivarme??

  8. Saludos Aida, excelente reportaje, Aida, mi pais en este momento esta pasando una crisis impresionante, yo soy profesional y trabajo por mi cuenta en la importacion, es impresionante como tuvimos mi esposa y yo que tomar una desicion para mejorar economicamente yo tuve que salir del pais y dejar a mi familia, ojo llegar a un pais con una mano adelante y una mano atras, no es nada facil, en mi pais esta la casa donde tengo todas mis comodidades, pero la economia mal, al llegar a este pais tu sientes como si te borran todo, como si te borra el pasado y a nadie le interesa de donde uno viene o que ha hecho antes, poco a poco debes empezar a moverte, a buscar, te sientes que no puedes, caminas caminas, buscas, pero sabes que en tu pais esta muy fuerte y debes seguir sin descanso, logras conseguir donde trabajar por comisiones de ventas, y el esfuerzo vale la pena, empiezas tu mismo a creer en ti nuevamente, y sabes que debes seguir, que empiezas a crecer, que te empiezan a conocer quien eres tu realmente el verdadero yo, y saben que vales, igualmente me recomendaron en este pais, para importarles a dos clientes grandes y de verdad que no es como se cree que va a ser rapido, no, te empiezan a conocer, lo que has hecho, a indagar y luego es que te dicen que necesitan investigan hasta que a la final te dicen voy a traer una muestra, y hay vas, moviendote, de verdad que salir de la zona de confort, hay que hacerlo, sino nunca se logra nada, llevo aun 10 meses fuera de mi pais, pero ya se van enderazando las cosas, aun no me he traido a mi familia, pero si se que pronto lo hare, muy pronto, uno debe creer en uno en su capacidad, todo se puede, seas o no seas profesional, a veces afuera no interesa tanto, lo que si es verdad es que te relaciones con la mejor gente es muy importante, siempre hable con mi esposa, yo puedo pasar necesidad pero tu y mis hijos jamas, he pasado de todo, pero ya equilibrando todo, la humildad te ayuda mucho a seguir adelante, las ganas de alcanzar tu meta, si se puede, debemos ser personas que consigamos lo que nos gusta lo que nos apasiona, asi sera mucho mas facil, fuera de la importacion consegui algo que me apasiona y lo hago como sino estuviera trabajando, todo esto lo hago por la familia que es lo mas grande, los hijos mi esposa, para vivir como nos merecemos, y si se puede, definitivamente hay que correr el riesgo, el sacrificio a la final valdra la pena, pero se que mucha gente no lo hace por miedo a perder y realmente sino lo hace pierde, muchas gracias Aida te felicito EXCELENTE TU ARTICULO

  9. Hola Aida,

    Estoy en un momento muy complicado de mi vida y en la desesperación de buscar una respuesta encontré tú blog. Tengo muchas preguntas que hacerte y tus artículos son muy buenos y me dan un poco de luz; sin embargo en mi situación particular y sabiendo que vienes también de la ciencia me gustaría escuchar tu consejo.
    Estoy a punto de cumplir 32 años y acabo de llegar a Singapur con una beca para estudiar el doctorado por 4 años. El punto es que nunca estuve segura de venir x que no logré quedarme en el programa que yo quería y el tema de investigación me parece interesante pero no me veo haciendo eso 4 años de mi vida. Vine x que ya no había otra opción, x q era lo más natural, lo que ya estaba y una forma de salirme de un trabajo que odiaba. Además cómo iba a desaprovechar una oportunidad así? Llevó 2 meses acá y pasado el choque cultural que fue muy fuerte ahora sé que eventualmente me podría adaptar pero no soy feliz. No hay día que no esté deseando volver a mi país y empezar de nuevo.
    Hace un año casi tuve un accidente y desde ahí cambié mucho, ya no sé si realmente quiero hacer un doctorado, para qué hacerlo y en qué tema. Ahora quiero pensar más en mi, formar una familia y tener un negocio propio.
    Vine x que sentí que está era mi última oportunidad. Tengo una maestría y experiencia profesional pero no artículos publicados. Veo las oportunidades acá y el potencial pero no le estoy poniendo atención ni a las clases ni al proyecto todos los días quiero irme. He estado enferma ya 1 semana, terminé en el hopital en cuanto pude regresar al laboratorio hable con los de la beca para explorar la posibilidad de renunciar y no es tan complicado. Sólo que cuando traté de hablar con mi supervisor no pude, lloré y me sorprendí al ver que una pequeña parte de mi se resiste a irse.
    En mi corazón lo único que hay es volver y replantear todo de nuevo, ya no me da miedo el que dirán ni el no tener trabajo. Tengo proyectos pendientes, pero me siento mal de rendirme a 2 meses de estar acá. Me siento culpable cuando la gente es buena conmigo siento que estoy ttraicionandolos a ellos, a mi familia y a mi misma.
    No sé qué hacer estoy desesperada, no sé si x ser una buena oportunidad sea la indicada para mi, siento que me muero de tristeza al estar tan lejos de mi familia. Podría intentar aplicar a un país más cercano pero sólo si me voy en diciembre. Sino tendría que esperar otros 2 años para aplicar.

    Sé que todo gran éxito representa sacrificio pero me gustaría conocer tu experiencia se dejar la ciencia y realizar un doctorado en el extranjero.

    Muchas gracias x tus artículos seguiré leyendo para encontrar mi respuesta y espero puedas contestarme.

    Saludos,
    Martha

    • Hola Martha, para mi no tiene sentido hacer algo que te hace tremendamente infeliz. Yo hice un postdoc en el extranjero con mucha ilusión y motivación, aunque hubiera momentos duros de adaptación y de echar de menos a la familia, pero no me arrepentí ni un solo día. Eso ya quiere decir algo.

      Por otro lado, dejar mi carrera científica fue durísimo, aunque supiera que el coaching me iba a encantar y me hiciera ilusión, me sentía como una fracasada. Y es un problema típico de los científicos por la presión y competencia que hay, el sentimiento de que si lo dejas no es en realidad porque quieres sino porque no vales para eso. Pero NO es verdad.

      Tomes la decisión que tomas va a ser duro, nadie dijo que fuera fácil y la idea de que si es la decisión “correcta” tendría que ser facilisimo es errónea y hace mucho daño! Lo importante es que hagas lo que de verdad quieres hacer, aunque no vaya a ser fácil. Mucha suerte!

      • Aida,
        Muchísimas gracias por tu respuesta, todos me dicen que lo que me está pasando es normal de la gente que va al extranjero, pero algo me falta. La verdad es que no sé que hacer con mi vida y estos últimos 2 días ya a punto de tomar la decisión me he descubierto dudando. No sé si es por que ya me hice a la idea de que tal vez me pueda gustar o es el miedo a no saber qué sigue. Lo cierto es que agradezco mucho tu consejo y tus palabras, en verdad no es fácil y ahora entiendo que las oportunidades se las crea uno solo y a veces todo se trata de un salto de fe.
        Te agradezco mucho el que compartas tus experiencias con nosotros y espero tener el placer de conocerte en algun momento.
        Saludos,
        Martha

  10. Hola Aida.
    Encantada de leerte, haber interiorizado tus palabras me han hecho contactar con la realidad. En especial con este comentario:
    “Todo tiene un coste, la cuestión es si estás dispuesta a asumirlo o no . Esa es la verdadera pregunta, ¿estás dispuesta a conseguir lo que quieres cueste lo que cueste?”
    Llevaba tres años sin trabajar porque decidí cuidar de mi hijo en sus primeros tres años, viviendo de mis ahorros. Al empezar el colegio decidí incorporarme a la vida laboral. Fue muy difícil encontrar un trabajo. Afortunadamente lo encontré. Es un turno de noche. Trabajar de noche para una mamá es verdaderamente duro. Toda mi vida se vio patas arriba de la noche a la mañana. No hay tiempo para dormir ni descansar como lo hacia antes. Para mi dormir es vital, más que comer. Añadiéndole el trabajo de la casa, el cuidado de mi niño y el estar “despierta” y “perfecta” en mi trabajo.
    Es un coste muy grande, en un principio pensé que no podría con ello. Hay días que solo duermo tres horas. Otros días consigo dormir siete horas y me lleno de fuerzas para seguir adelante. Hoy en dia no podemos ser muy selectos en los trabajos. Para una madre no hay trabajo perfecto que pueda conciliar su vida familiar y el trabajo. Mi trabajo tiene cosas buenas. El ambiente laboral es muy bueno y hay semanas que libro tres dias seguidos. ¿Estoy dispuesta a asumirlo? no me queda otra. Para vivir dignamente tienes que estar dentro del sistema laboral que nos exigen y sacrificar a la familia y a veces tu salud. Es duro, pero según voy madurando me doy cuenta que no hay nada en la vida sin un coste. Un coste alto, por cierto.
    Gracias por tus consejos.

    • Gracias por contar tu experiencia, Beatriz. Efectivamente todo supone un coste, pero piensa que si lo que haces no te compensa no tienes que seguir así toda la vida, puede ser temporal mientras vas buscando otra cosa. Solo tú puedes decidir si te merece la pena el coste o no. Un abrazo (a mi también me afecta mucho no dormir lo suficiente!)

  11. Hola.
    Pfff, vaya tema… me duele hasta la cabeza de tanto pensar.
    Actualmente estoy en terapia pero este asunto del cambio es el que más me ha costado trabajo, refiriéndome a aceptar mi actual realidad y que no me siento muy feliz que digamos. Tengo 28 años, soy mamá soltera, tengo una licenciatura que no me encanta y me gustaría estudiar algo relacionado con las artes pero siempre viene a mi mente que debo sacrificar lo que quiero por contribuir más económicamente en casa (vivo con mi mamá).
    Sin embargo, me siento muy triste y desmotivada, entonces me pregunto si armo un plan y me lanzo al ruedo o me aguanto… porque como ya imaginarán, todos opinan sobre esto y yo me siento muy mal por pensar en mí y en lo que quiero cuando tengo un pequeño en casa…
    En fin, quería desahogarme.
    Saludos desde México.

    • Hola Iveth, que tengas un hijo NO quiere decir que ya no puedas hacer nada por ti misma. Piensa que eres su ejemplo y ¿que preferirá ver? ¿A su madre feliz, luchando por lo que quiere y haciendo algo con lo que se siente satisfecha, o amargada y resentida con él? Tienes todo el derecho del mundo a hacer lo que quieres.

  12. Hola aida,

    Desde colombia,

    Que buenos blog ,ahora precisamente me trae loco una muy buenisima oferta laboral ESTABLE pero en otra ciudad lejos de mi hijo y mi esposa, y actualmente comencé en una empresa pequeña no más de 10 días con un reto nuevo un sueldo promedio pero con miras hacer crecer esta nueva compañía, y no se si irme por lo seguro o dar de mi lo mejor acá, aunque no estoy seguro de que funcione ??? que sufrimiento por no decidir…..

  13. Buenos días,te hablo de Argentina, me llamo Andrés y tengo 29 años.
    Te comento que hace poco me salió un trabajo para pertenecer a una prestigiosa aerolínea.
    Sólo trabajé una semana y después es como que perdí el entusiasmo y renuncié así nomas.
    Pienso que ya es una tendencia que la vengo repitiendo desde muy joven,es decir,mi actitud o postura frente a el trabajo.
    Y era un buen trabajo,bien remunerado,pocas horas y en blanco,y el ambiente laboral era genial.
    Reflexiono que mi cuestión es cuando siento presión o cuando tengo que sacrificarme y darle mucho más empeño es donde siento que pierdo el entusiasmo.
    La cuestión es que tengo 29 años y si sigo así voy a terminar sufriendo a causa de esto.
    Soy un persona pasiva que le cuesta el esfuerzo para alcanzar las metas.
    Una de esas metas es un trabajo que me permita seguir estudiando inglés para luego realizar la carrera de Profesorado de Inglés.
    Yo no quiero volver a repetir lo mismo otra vez,pero es una actitud que me cuesta modificar,quizás sea inmadurez o tal vez es más profundo psicológicamente hablando. No soy una persona”cueste lo que cueste voy a alcanzar esa meta”,no tengo esa performance. Aunque desearía que si.
    En fin,me gustan mucho tus comentarios cotidianos y me siento identificado en muchas cosas que públicas. Gracias!

    • Hola Andrés, gracias por tu comentario. Es largo para un comentario pero sí te recomiendo que busques la ayuda de un psicólogo para que te ayude. Una cosa es abandonar cada cierto tiempo porque te aburres o ya no supone un desafío para ti y necesitas un cambio, por ejemplo, y otra lo que tú comentas. Habría que hablarlo para poder ayudarte y que te sientas satisfecho 🙂

  14. Hola,
    Tengo una beca para hacer un doctorado fuera de mi pais. Soy mama soltera y tengo un hijo de 4 años. No se si llevarlo conmigo sea una buena decisión o si es mejor que se quede con su papa. A veces creo que si llevo a mi hijo conmigo no podre sacar adelante el doctorado ya que mi hijo requiere atención. Por ejemplo cuando me levanto muy temprano a estudiar ingles no me deja. Me hace sentir frustrada. Que es lo mejor que debo hacer? Gracias

  15. Hola Aida, estoy leyendo tus escritos que me mandaste y están muy geniales, muchas gracias. Éste me llamó la atención porque mucho tiempo estuve buscando un trabajo de CE, de hecho era mi sueño, a veces pensaba: que bonito ha de ser trabajar en el Instituto Politécnico Nacional. Cuando tuve la oportunidad fui a la entrevista y me quedé, actualmente estoy trabajando allí, es como un sueño hecho realidad. La cuestión es que antes de entrar allí había quedado con mi pareja en poner un negocio, de lo mismo pero por nuestra cuenta y meter otras cosas que nos gusta hacer aunque quizá no tuviera nada que ver con nuestro perfil académico, le dije que buscaría un empleo temporal para ir juntando dinero mientras él hacía también lo mismo. Cuando entré a trabajar ahí fue genial, de hecho me sigue gustando mucho pero estoy por honorarios, no tengo prestaciones, me pagan cuando quieren y no tengo antigüedad, dicen las compañeras que somos como freelancers o becarias. Si no me he ido es porque me gusta a pesar de que la jefa me bullea, sin embargo mi pareja me dice que lo deje porque yo le prometí que iba a ser un trabajo temporal, me dice que podemos ganar más y mejor por nuestra cuenta y siendo nuestros propios jefes. La verdad yo sé que sí pero tampoco quiero dejar mi empleo porque en parte es como un sueño que tenía desde que estaba estudiando. No sé qué hacer aunque quisiera hacer ambas cosas. También sé que se puede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*