Me preguntaba una lectora hace tiempo cómo podía volver a empezar si se había equivocado de carrera profesional.

A lo mejor te está pasando a ti también, llevas un tiempo trabajando de “lo tuyo”, de lo que has estudiado o para lo que te has formado y te das cuenta de que te has equivocado.

O de que ya no quieres seguir más aunque al principio te encantara.

Que ya no te llena y quieres hacer otra cosa. ¿Cómo volver a empezar?

 

> Escucha el podcast de este artículo aquí –>Cómo volver a empezar si te has equivocado de carrera profesional.

 

En realidad, la respuesta no es complicada. Seguro que ya sabes cómo volver a empezar: elige otra cosa, fórmate y después busca trabajo.

Pero claro, es la parte emocional lo difícil. Son las preguntas:

¿Y ahora qué hago? Si no sé ni siquiera lo que me gusta o en que soy buena.

¿Pero cómo voy a cambiar ahora y “tirar” todos estos años, formación y experiencia por la ventana?

¿Y qué van a pensar…mis padres/pareja/…?

¿Y si me sale mal y luego no puedo hacer otra cosa?

¿Y de qué voy a vivir si lo dejo todo ahora?

 

Hay muchas preguntas de este tipo rondando por tu cabeza cuando estás considerando hacer algo diferente y ese es el verdadero problema.

¿Qué harías si tuvieras claro a qué te quieres dedicar y no tuvieras miedo?

Aprender y formarte y dedicarte a ello como pudieras y tardaras lo que tardases. ¿O no?

Entonces, si tú también estás en esta situación esto es lo que te recomiendo:

 

1. Pregúntate: “¿Qué me para ahora mismo?”

Tu respuesta te dirá qué miedo o inseguridad tienes que resolver primero. Por ejemplo: me para que no sé qué otra cosa hacer, a qué me podría dedicar.

O, me para que tengo que mantener a mi familia y mi casa y no puedo dejar de ingresar dinero.

O, me para que no sé si soy buena…

 

2. Pregúntate ahora: ¿qué puedo hacer para solucionar eso?

Cada caso y cada persona es un mundo. A lo mejor tú, con solo hacerte la pregunta, ya sabrás cuál es tu siguiente paso. O a lo mejor necesitas más ayuda. Es normal, no todo es fácil. A veces sí, pero no siempre.

Yo tengo muchas clientas que necesitaban ayuda para encontrar qué hacer profesionalmente, otras personas simplemente leyendo mis artículos decidieron qué hacer.

La cuestión es hacerse las preguntas adecuadas e ir avanzando, tú sola o con ayuda.

Pero si respondes a estas dos preguntas habrás dado ya un paso más. ¿Qué tienes que hacer para solucionar lo que te para?

¿Formarte en algo, buscar ayuda, ahorrar, hacer un buen plan muy detallado para saber exactamente a qué te enfrentas…? ¿Qué tienes que hacer si realmente quieres cambiar tu profesión?

Piénsalo y apunta hasta que lo tengas clarísimo.

 

3. Pregúntate si estás dispuesta a hacerlo.

En realidad esto es lo mas importante. Hay muchas personas que sí están dispuestas a comprometerse a hacer lo que quieren y lo hacen cueste lo que cueste.

¿Y tú?

¿Estás dispuesta a empezar otra vez de cero? ¿A sacrificar parte de lo que tienes ahora para lograr esa nueva profesión? ¿A invertir en formación o quizá empezar con un sueldo más bajo?

¿Cuánto quieres lo que quieres?

Porque todo requiere un esfuerzo de algún tipo. La cuestión es si estás dispuesta a hacerlo o prefieres seguir cómo estás. Tú eliges lo que prefieras. Recuerda que el cambio suele requerir un esfuerzo pero vivir haciendo algo que no te gusta también.

Son esfuerzos y sacrificios diferentes, pero esfuerzos y sacrificios ambos. ¿Cuál prefieres?

También recuerda algo importante…

 

Que no puedas hacer algo ahora no quiere decir que no puedas hacerlo nunca. Clic para tuitear

 

Así que piensa si estás dispuesta a hacer todo lo que haga falta y si puede ser ya mismo o mejor esperas un poco.

Cuéntame en los comentarios, ¿qué vas a hacer?

¿No tienes claro cuál es tu siguiente paso? Haz el test que he creado para ayudarte a decidirlo -->

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 6 COMENTARIOS

Comments

  1. Me dedico a la educación humanista, o al menos eso estudié. Ahora que estoy trabajando en un proyecto que tiene que ver con todo lo que estudié y se supone que me trendría que gustar, me aburre muchísimo y no tengo para nada ganas de hacerlo. Por el contrario, siempre me han gustado los temas de belleza, pero siento que esos temas son tan contrarios a mi carrera que me da miedo seguir con eso. Vi la carrera de cosmetología, y en verdad me atrae mucho. Pero tengo miedo de equivocarme, y lo que los demás me digan cosas como “que tonta carrera”, o “estás confundida, sigue haciendo lo otro”. En realidad estoy llena de miedo e inseguridad.

    • Hola María!
      Espero no estar aportando a tu confusión al responder a tu mensaje. Sólo quiero compartir mi experiencia respecto a eso.

      Desde bebé quise ser meteorólogo, y finalmente cuando se abrió la carrera en una universidad cercana, me anoté (2014). Sentía lo mismo que tú.
      Fue la mejor experiencia educativa que tuve en mi vida, junto con mi secundario. No me arrepentiré JAMÁS de haberlo intentado. Fueron 2 años muy buenos allí, y aprendí muchas cosas que me sirvieron luego de haber dejado. Estudiar es bueno siempre, y más si estás a gusto en el lugar. Yo dejé porque me iba mal en los exámenes y porque la carrera comenzaba a virar hacia lo físico-matemático en vez de lo ambiental.

      Pero jamás me arrepentí, y lo volvería a hacer, aunque me fuera mal.

  2. Hola!
    Últimamente, nos estamos leyendo muy seguido… y no sería buen síntoma.

    Voy a intentar resumir para que se entienda, aunque seguro escribiré mucho.
    Cuando se acercan fechas importantes, uno hace los típicos balances. Y lamentablemente, en junio cumpliré 30 años. Y llegué a una “terrible” conclusión: que la tercera década de vida había sido la de mayor sufrimiento pero la de mayor aprendizaje. Y se supone (eso espero) que es el preludio de la mejor década vivida hasta ese entonces. Una especie de “abonar la tierra” para que luego se vean los frutos.

    Y es que hace 7 años que trabajo como docente. La época de mi profesorado fue terrible, siquiera pensar en ella me da malestar. Como todo en la vida, han pasado cosas buenas y malas en cada década. Pero de ese profesorado rescato muy poco. Y de los años como docente, el mejor fue el año pasado. Luego hubo un par de años, que son significativos para mí, pero no puedo decir que fueron de disfrute.

    Desde el año pasado, además de dar clases, soy preceptor, en una escuela complicada, pero en la que elegí quedarme (¿recuerdas que te he contado sobre la inscripción?). Estuve a punto de hacer la carta de renuncia la semana pasada, pero me habría arrepentido. No paso día que no quiera volver a ese lugar, aunque no siempre la pase bien. Me llevo genial con mis colegas, puedo hacer “lo que me da la gana” (por ejemplo, cantar!).

    Pero aún sigo sin encontrar “mi pasión”. Sé que me gusta ser preceptor, que no me disgusta ser profesor, pero todavía no encontré la labor donde sienta que “exploto”.

    Una de mis obsesiones es ser bueno en lo que hago. Pero también debe gustarme. Me da mucho gusto hacer las cosas bien. Y si tiene impacto en otras personas, mejor.

    El tema es “bancarme la pelusa del durazno”. Lo que más me molesta de ser profesor es trabajar con personas que no me aportan nada. Uno no puede elegir a sus alumnos (y ellos tampoco a su profesor). Por eso, si el asunto no va ni para atrás ni para adelante, lo más saludable es dar un paso al costado. Así lo vivo yo.

    Por otro lado, si tuviese que seguir trabajando en escuelas, estoy informándome de a poco sobre la labor de secretario, para el año entrante.

    Sería realmente ideal que alguien te dijera todo lo bueno y todo lo malo de cada trabajo, así uno podría decidir mejor y desilusionarse menos. Ya me ha pasado…….

    PD: Estoy considerando hacer el curso “Pqh” pero la verdad es que no sé siquiera lo que me gusta, porque tampoco es que odie la escuela… Es una sensación incómoda.

    • Hola Martín, yo te recomiendo hacer el curso porque te ayudará a encontrar también que te gusta entre otras muchas cosas. Los participantes salen muy contentos y tienes la garantía hasta el último día de clase para hacer todos los ejercicios y si no estás satisfecho te devuelvo el dinero. Es un gran curso y aprenderás mucho con él : )

  3. Hola, trabajo como secretaria y tengo 2 niñas pequeñas y soy casada, mi esposo esta pensionado, y yo trabajando no puedo estar tranquila y me deprimo mucho porque quiero estar con ellas y no aqui. arrugo la cara cuando se que voy a la ofic y me siento mal no por ser mala madre sino por no hacer lo que quiero y siento, estar con ella ahorita en esta etapa tan hermosa no cuando tengan 15 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*