desarrollo personal

 

Soy muy introvertida y tímida. Me gustaría tener una profesión en la que estuviera cómoda y feliz, en la que pueda sentirme bien, con flexibilidad horaria y que creyera que podría hacer igual sin remuneración económica. No me gustan los empleos de cara al público en un ambiente muy cargante.

 

En esta consulta hay varios temas de los que podría hablar pero voy a centrarme en uno que afecta a muchas personas (y me incluyo en el lote):

¿Cómo decides, cómo eliges profesionalmente si eres tímida o introvertida?

 

Esta es mi respuesta:

(más…)

 

Hoy te cuento algo muy importante. La mejor forma de pensar con claridad.

Porque solemos hacer esto, verás.

Te preocupa algo, le das vueltas, te agobias, te pones de mal humor o te desmotivas.

 
Y sigues pensado y dándole vueltas. Con la cabeza hecha un lío, sin claridad. Lo ves negro. Y no das con la solución.
 

Te estancas, te agobias y no sabes para dónde tirar.

 

Esto lo hacemos o hemos hecho todos.

Todos. Es inevitable y absurdo.

 

Y descubrí una cosa.

(más…)

 

Me preguntaba una lectora cómo compatibilizar trabajo con felicidad. Concretamente, me decía:

 

En el universo de actividades, me gustaría encontrar aquella que me permita compatibilizar el trabajo con la felicidad. Sentirme útil al final del dia; y no contar las horas para que llegue el fin de semana. Disfrutar de lo que hago.

 

Aquí podemos hablar de varios temas:

 

  • Disfrutar de lo que haces para que no estés deseando que llegue el fin de semana (aunque haya veces que lo desees igual si la semana ha sido intensa, ojo).
  • Sentirte útil al final del día.
  • El tema original, que puede ser distinto a lo que esperas, compatibilizar trabajo y felicidad.

 

Vamos por partes.

(más…)

 

El otro día recibí un email de una persona a la que sigo que contaba muy ilusionada un nuevo proyecto que tenía. Era un proyecto que, en otro momento de mi vida, me habría encantado a mí también. Y, sin embargo, lo que pensé fue: uf, qué pereza.

 

No me hacía nada de ilusión.

 

Y me quedé pensando, qué raro, con lo que me gusta a mí lograr cosas nuevas e involucrarme en proyectos o actividades que me llaman, ¿cómo es que no me apetece hacer nada? ¿Por qué? ¿Será que he perdido la ilusión?

 

Dudé unos segundos solo.

No era nada de eso.

(más…)