Decía una lectora: «Me siento estancada. No tengo claridad en qué es lo que realmente me apasiona».

Y me he dado cuenta de que muchas veces se piensa que para salir del estancamiento, para poder avanzar, necesitas encontrar qué es lo que te apasiona.

Así sabrás qué hacer, por dónde tirar y, listo, se acabó el bloqueo.

(Y, además, sentirás que encajas, que eres de las que ya sabe lo que le apasiona, no una de esas «almas perdidas» que no lo tienen claro…).

Encontrando lo que te apasiona.

Pero mira, hay muchas personas que tienen pasiones y también se sienten o han sentido estancadas.

Yo misma, sin ir más lejos.

(más…)

 

¿Cuántas veces te has planteado objetivos al comenzar el año o el trimestre o septiembre o el lunes siguiente y no has acabado muy satisfecha con los resultados?

Este es un tema del que he hablado varias veces por la sencilla razón de que está comprobado que proponerte unos objetivos (y más si lo haces por escrito) aumenta las probabilidades de cumplirlos.

Lo que pasa es que a veces creemos que los tenemos claros y, luego, a la hora de la verdad, no les dedicamos el tiempo, energía o recursos necesarios.

Así que te voy a proponer dos maneras distintas de plantearte objetivos o mejorar tu vida, para que puedas definir tus objetivos para el próximo año con mayor conocimiento de tu situación actual y d elo que estás haciendo.

Lo que te voy a proponer hoy se me ocurrió hace poco y me parece una idea buena para valorar lo que has hecho este año y qué te ha servido o no.

(más…)

 

Cuando era pequeña, entre las muchas cosas que quería ser, una era piloto de aviones. De guerra.

 

No me preguntes por qué, alguna película habría visto.

 

(También quería ser escritora, periodista, carnicera, bailarina, princesa, científica, egiptóloga, leer en voz alta a los demás… Ya se me notaba ahí la vena multiapasionada, jajaja).

 

Total, que una época deseé con todas mis fuerzas ser piloto.

 

Con toda mi ilusión.

 

Hasta que averigüé que para serlo tenías que tener una vista perfecta.

 

Y yo era miope.

 

Así que no podía. En ese momento las operaciones no existían.

(más…)

 

El otro día leí en un libro algo muy interesante (luego te digo qué libro era, por si tienes curiosidad).

Un padre le decía a su hijo que tener una vida maravillosa no es nada difícil.

Solo tenía que encontrar un problema reconocido universalmente como tal, al que pudiera dedicarse a estudiar en cuerpo y alma.

Que se concentrara en progresar sin obsesionarse por los resultados y así, para cuando quisiera darse cuenta, habría pasado toda una vida.

Y finaliza así:

«Te hablo de sentir lo que comúnmente se conoce como entrega».

 

Me ha parecido muy importante hablarte de ello, aunque realmente no sea tan fácil (ni tan difícil tampoco).

 

(más…)

 

Hoy quiero hablarte de un tema importante que puedes tener por ahí escondido sin darte cuenta…

Un tema que sacó una de mis clientas.

A ver si detectas a qué me refiero…

Me decía esto:

 

«También pienso que el día a día es monótono, pero los pequeños cambios que puedo ir introduciendo para cambiar esta monotonía tienen un efecto más cortito. No sé hasta qué punto son útiles…«

 

(más…)