seguridad en ti misma

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué no puedes ser feliz con la vida que tienes?

¿Por qué, si tienes una buena vida, si has logrado lo que querías, no eres feliz? ¿No te sientes realizada?

¿Por qué no es suficiente? ¿O es que quizá eres demasiado ambiciosa o tienes que aprender a valorar lo que tienes o a conformarte?¿Por qué no puedes ser feliz y ya, sin darle tantas vueltas?

Justo de eso vamos a hablar hoy.
(más…)

 

Cuando era pequeña, entre las muchas cosas que quería ser, una era piloto de aviones. De guerra.

 

No me preguntes por qué, alguna película habría visto.

 

(También quería ser escritora, periodista, carnicera, bailarina, princesa, científica, egiptóloga, leer en voz alta a los demás… Ya se me notaba ahí la vena multiapasionada, jajaja).

 

Total, que una época deseé con todas mis fuerzas ser piloto.

 

Con toda mi ilusión.

 

Hasta que averigüé que para serlo tenías que tener una vista perfecta.

 

Y yo era miope.

 

Así que no podía. En ese momento las operaciones no existían.

(más…)

sabotearte tu sola

 

Una noche estaba contándole un cuento a mis hijos.

 

Un cuento inventado y lleno de cosas absurdas e imposibles. Como les gusta a ellos.

 

(Incluyendo una mascota cuyo nombre es la única palabra turca que he logrado aprender después de meses doblando series turcas, jajajajaja. Y eso que se me dan bien los idiomas.

Evet. Es la palabra. Que significa: claro, sí, así es.)

 

(Actualización: ahora sé tres palabras, jajaja –> hosgeldin, evet, yok. Luego te digo qué significan las otras dos).

 

Bueno.

 

Pues después de que a los personajes de mi cuento les pasaran mil y una cosas disparatadas e imposibles, en un momento dije: y pasó X.

 

(No recuerdo qué era, una cosa imposible más).

 

Y mi hijo pequeño, que había aceptado cada imposibilidad anterior entusiasmado, me salta:

(más…)

 

Hace tiempo me escribió una lectora para pedirme:

 

Una orientación viable para alcanzar mi objetivo, dejando de lado los temores y el qué dirán si me equivoco.

 

Ya he mencionado algunas veces que no hay máquina mágica alguna en la que tú puedas meter tus datos y te diga: «Usted ha nacido para ser X».

 

Y para esto igual.

(más…)