Autoestima

 

Hace 13 años (en el 2009), cuando todavía era científica, decidí hacer un curso de coaching (por placer, sin intención profesional) y me encontré pensando:

 

Oye, ¿y si tuviera mi propio negocio?

Esto me encanta, se me da bien y me encantaría ayudar a la gente a encontrar su camino y tomar decisiones.

Sería genial ser mi propia jefa, tener libertad y flexibilidad pero… ¿Dejar la ciencia? Es mi vocación. Me sigue encantando. ¿Y si me arrepiento?

 

¿Cómo dejas algo que te encanta para hacer otra cosa que también te encanta? 

Porque se habla muchas veces de dejar tu trabajo cuando no estás bien o no te gusta, pero ¿qué pasa cuando sí estás bien pero te ha surgido otro interés?

Sigue leyendo… En este caso te recomiendo escucharlo porque profundizo algo más que en el texto.

(más…)

 

El otro día recibí un email de una persona a la que sigo que contaba muy ilusionada un nuevo proyecto que tenía. Era un proyecto que, en otro momento de mi vida, me habría encantado a mí también. Y, sin embargo, lo que pensé fue: uf, qué pereza.

 

No me hacía nada de ilusión.

 

Y me quedé pensando, qué raro, con lo que me gusta a mí lograr cosas nuevas e involucrarme en proyectos o actividades que me llaman, ¿cómo es que no me apetece hacer nada? ¿Por qué? ¿Será que he perdido la ilusión?

 

Dudé unos segundos solo.

No era nada de eso.

(más…)

 

Me preguntaba hace tiempo una lectora: Aida, ¿cómo puedo avanzar a pesar de mis circunstancias y de mí misma?

A pesar de tu pereza, tu agotamiento, tu inseguridad, tus justificaciones.

A pesar de tus circunstancias.

Esta es mi respuesta:

(más…)

algo que te llene

Me escribía una lectora hace poco diciéndome que quería encontrar algo que la llenara completamente.

Es algo que quizá busques tú también o hayas pensado. ¿Cómo o dónde encontrar algo que me llene por completo?

Es un tema tan importante y que puede causar tanta frustración que he decidido escribir sobre él para intentar ayudarte.

(más…)

reconocimiento externo

 

He hablado varias veces con clientes de mi programa PQH sobre la necesidad que a veces tenemos de reconocimiento externo y cómo muchas veces nos afecta más de lo que queremos.

Quizá te haya pasado a ti también.

Esa necesidad de que los demás reconfirmen que lo has hecho bien, que parece que si no hay un reconocimiento externo lo que has hecho no vale tanto para ti.

Que si no te felicitan o de dan un premio o te nombran, es como si no hubieras hecho nada.

¿Te suena?

Ese estar preguntándote si de verdad lo has hecho bien, la necesidad de que alguien te de una palmadita en la espalda. Cuando lo ideal sería que no lo necesitaras.

Que sí que está bien que te reconozcan los méritos, pero no que te sientas insegura o que dudes interminablemente si no te lo han confirmado varias veces, o varias personas, o varias veces varias personas.

Y, ¿qué puedes hacer al respecto, entonces?

(más…)