objetivos

ENCONTRAR TU VOCACION PARA MULTIAPASIONADAS

 

¿Te resulta difícil elegir una profesión? ¿Centrarte en una sola cosa o encontrar tu vocación?

Quizá tengas intereses o pasiones muy distintas entre sí. O quizá vas probando cosas y abandonas enseguida porque te aburres…

¿Te suena?

En un mundo donde estar hiper especializado parece la mejor opción teniendo en cuenta que cada vez tenemos más conocimientos y que, por tanto, especializarse es lo más eficiente…

 

¿Qué pasa si la idea de dedicarte a una sola cosa toda la vida te agobia?

¿Qué pasa si no has sido capaz de encontrar TU vocación (hasta ahora)?

(más…)

imagen signo de interrogación

 

Una de las cosas que más me preguntan mis lectoras es cómo determinar qué es realmente importante para ti.

Cómo saber si lo que te propones es lo que de verdad quieres o si te estás dejando llevar por lo que otros quieren o esperan de ti.

Para algunas personas esto es fácil, pero para muchas otras no. Así que, como establecer objetivos es claramente una de las formas de asegurarte de cumplirlos (no necesariamente, claro, pero al parecer las personas que escriben sus propósitos tienen más probabilidades de lograrlos que las que no)…

Hoy te voy a contar la pregunta que te recomiendo hacerte cada vez que pienses en tus objetivos o propósitos a corto, medio o largo plazo.

(más…)

2 errores que cometo en mi negocio

2 errores que cometo en mi negocio

Una de las cosas que se suele pensar cuando sigues a un mentor, coach o experto que va más adelantado que tú es que ellos nunca tienen problemas o que lo hacen todo bien y no flaquean,  pero por supuesto no es así.

¿Prefieres escuchar? Pincha aquí para la versión en audio –> Los dos errores que cometo en mi negocio (y cómo solucionarlos)

A mi me encanta cuando alguna de mis mentoras me cuenta o comparte en su blog obstáculos o bloqueos que ha experimentado. Así que hoy he querido comentarte los dos errores que son más frecuentes en mi negocio y qué hago al respecto.

 

Error número 1: Consumo DEMASIADA información

 

Hoy en día poca gente se salva, ¿verdad? Pero es que cuando tienes un negocio es muy perjudicial porque pierdes mucho tiempo (aunque tú creas que no es perderlo), te distraes, pierdes eficiencia, puedes bloquearte y, por supuesto, eso repercute directamente en tus ventas y resultados.

 

Este es mi problema número 1 con diferencia. Yo soy una persona que disfruto muchísimo aprendiendo cosas nuevas, no me canso nunca y además aprendo rápido y le saco partido a prácticamente todo, enseguida aplico lo que aprendo (una de las cosas que tienes que hacer si quieres tener resultados en tu negocio).

 

Eso claramente es una gran ventaja, especialmente porque lo hago en español y en inglés.

 

PERO a veces me paso.

 

Y de repente me encuentro con artículos, webinars, libros, algún curso a medias, otro que quiero repasar, uno nuevo que me interesa y, por supuesto, me bloqueo.

 

Me bloqueo no porque no sepa qué hacer o por dónde empezar (como suele pasar cuando empiezas tu negocio que no sabes cómo hacer las cosas). A mi se me da muy bien sacarle el jugo a cada cosa y saber cómo aplicarlo.

 

Me bloqueo porque tengo tantas opciones que funcionan que 1) no sé cuál elegir porque me gustan varias ; o 2) en vez de centrarme en una hasta el final, abandono y cambio (y ya sabemos que ese es uno de los mayores errores que llevan a que no tengas resultados).

 

Afortunadamente ya son muchos años y me conozco a la perfección, ¡sé reconocer este patrón de autosabotaje en cuanto lo huelo! Y lo que funciona para mi es:

 

  • Repasar mi estrategia de negocio o mi plan de marketing para el año para después poder elegir en qué centrarme y así ponerme en marcha de nuevo. Una sola cosa (luego cuando ya recupero el ritmo, añado más. Para eso tienes que saber cuál es tu límite para no volver al problema inicial).

 

  • Elegir un solo programa/estrategia (aunque a veces me cuesta…) y aplicarlo al momento. Esto es CLAVE. Si haces varios a la vez (por ejemplo un curso online y un libro o un webinar y un artículo, etc), no puedes estar al tanto de todos los detalles, aunque tú creas que sí, y siempre hay alguno que no aprovechas bien y decides posponer. En la mayoría de los casos, lo que pospongo no lo vuelvo a hacer. Así que elijo una opción y, a la vez que lo estoy haciendo, no solo tomo notas sino que planifico cambios en mi negocio y los llevo a cabo, si puedo al momento (por ejemplo si es alguna estrategia de redes sociales o algún cambio rápido en la web) y si no, a la agenda va con fecha determinada.

 

  • Analizar muy bien qué necesito en cada momento. A veces no necesito nada o no es el momento, a veces es mejorar una estrategia concreta, contratar una mentora o eliminar algún bloqueo interno. Una vez lo tengo claro, elijo algo que solucione esa necesidad concreta y me apunto.

 

Error número 2: No planificar

 

Hay días en los que pierdo el tiempo de mala manera. Antes solía sentirme culpable, ahora ya no. Ahora se que: 1) no pasa nada si un día no hago nada, 2) no soy una máquina y  3) sé cómo solucionarlo.

 

Sé cuando me pasa y por qué y, por tanto, sé como solucionarlo. Cuando tengo muchas cosas que hacer y no me he sentado a planificar, no sé ni por dónde empezar. Eso me pasa cuando me meto en demasiadas cosas ignorando mi límite (aunque normalmente sepa bien cuál es) o cuando me despisto de mi plan o cuando la idea de mi negocio necesita algún cambio y hay algo que no me gusta.

 

Es algo que seguro que te ha pasado alguna vez y que les suelo comentar a mis clientes.

 

Cuando tienes claro qué quieres hacer, cómo y para qué, te pones manos a la obra de inmediato. Pero cuando no te has tomado un momento para planificar tu siguiente paso porque no te ha dado tiempo o porque no lo sueles hacer o por la razón que sea, y no tienes claro qué hacer o tienes demasiadas cosas en mente, acabas por no hacer nada.

 

Así que es imprescindible tener un plan, aunque seas flexible y puedas cambiar cosas. Eso sí, una cosa es cambiar algo estratégicamente y otra cambiar en cuanto ves algo nuevo, eso entra dentro del error número uno.

 

En mi caso cuando me sucede es porque he sobrepasado mi límite y estoy involucrada en demasiadas cosas y, además, no me he tomado tiempo de establecer prioridades. Así que, por supuesto, me bloqueo y me voy a mirar blogs de cocina o lo primero que capte mi atención.

 

En esos momentos, mi solución es hacer un listado o recuperar las libretas donde anoto mis proyectos y por qué paso voy, elegir una sola cosa (la que me vaya a dar los mejores resultados) planificar y en marcha.

 

Y si tengo un día en que me cuesta hasta eso, empiezo por algo que no requiera mucha concentración para coger ritmo y volver a centrarme (contestar algunos mails*, grabar audios, corregir algún artículo).

 

*Muchos expertos dicen que revisar tu correo electrónico es lo peor que puedes hacer y que te dispersarás más. En mi opinión no siempre es así, al menos en mi caso. Yo sé cuándo me ayuda y cuando será para distraerme. Además me gusta contestar a mis clientes lo antes que puedo. Pero esa es mi opinión personal.
Y tú, ¿te identificas con alguno de estos errores? ¿Cómo lo solucionas? Me encantará tener más ideas:  )

¿Te Ha Gustado Este Artículo? ¡No te pierdas el próximo!

Recíbelo directamente en tu correo junto con promociones especiales exclusivas para mis lectoras. Apúntate aquí.

privacy Respeto tu privacidad al 100%

 

Me escribe un lector contándome que aunque tiene muchas ideas no sabe cómo darles forma para poder ponerlas en práctica y empezar a ver progresos.

Seguro que te ha pasado más de una vez, se te ocurren muchas cosas pero al final no avanzas con ninguna y te quedas como estás.

¿Qué puedes hacer para empezar a ver progresos y resultados? Te lo cuento ahora…

(más…)

montra tu negocio

 

Una de las situaciones sobre las que me escriben mucho es la de querer establecerte por tu cuenta pero todavía depender de tu sueldo o salario actual.

De hecho, mucha gente ve esto como un gran obstáculo hasta el punto de no dar nunca el paso.

Lo ideal sería tener el capital suficiente para lanzarte ya mismo dejando tu trabajo, ¿verdad?

Especialmente si tu trabajo se ha convertido en una carga.

Pero siendo realistas eso no pasa muchas veces. Quizá puedas disponer de una herencia, ahorros de varios años, inversiones, ayuda familiar o la posibilidad de pedir un crédito, ¿pero qué pasa cuando no es así?

¿Cómo empiezas cuando dependes de tu sueldo? ¿Qué haces, te quedas como estás?

Claramente esa es una opción pero no la que tu quieres. Sigue leyendo…

(más…)