Hoy entrevisto a Amalia Arce, pediatra, madre de dos niñas y autora del blog “Diario de una mamá pediatra“.  

Un blog que leo sin falta y que os recomiendo porque tiene información muy interesante. La podéis encontrar también en Twitter (@lamamapediatra).

 

>>Hola Amalia, gracias por tu tiempo. Cuéntanos un poco si siempre has tenido claro a qué querías dedicarte, y cómo te decidiste a crear tu blog (o mejor dicho tus blogs, ¡que tienes dos!)

 

Hola Aida. La verdad es que justo hace unos días me planteaba este tema de la vocación. Yo creo que me hice médico un poco por casualidad, y que probablemente hubiera sido feliz haciendo otras cosas.

Después me planteé hacer Pediatría porque me encantaba como especialidad y nunca me he arrepentido. Cada vez me gusta más. De hecho desde el primer día supe que había “acertado” y ahora cuando voy a hospitales de adultos, todavía lo tengo más claro.

En cuanto al blog, simplemente “surgió”, de forma escasamente premeditada, como una necesidad de dejar por escrito algunas de las cosas que me pasaban por la cabeza.

Pienso que en profesiones como la mía, en las que trabajas con niños, la propia maternidad modifica la forma en cómo afrontas tu trabajo. Por eso cada vez me interesan más los temas de educación y socialización, así como la divulgación de nuestro trabajo y de información de interés para los padres recientes.

 

 

>>¿Qué es lo  más te gusta de ser pediatra? ¿Cómo compaginas el trabajo con tus niñas y con escribir dos blogs y estar en Twitter?

¡Lo mejor de ser pediatra es el contacto con los niños! Además me siento útil socialmente y es una profesión en la que tienes muchos caminos profesionales a escoger.

Compaginar el trabajo y la familia no siempre es fácil. Yo me siento muy afortunada por haber logrado un buen equilibrio. Hay que buscar ese equilibrio y tener clara la escala de valores.

También es cierto que necesitas un pellizco de suerte en la empresa en la que trabajes. ¡Y mucho mejor si tu pareja está implicada en el proyecto familiar!

Escribir me gusta y en parte me relaja. Aunque generalmente publico por las mañanas, suelo preparar las entradas del blog por la noche, cuando las niñas ya están durmiendo.

Ese ratito que mucha gente pasa delante de la tele (que a mí no me gusta demasiado), yo lo empleo en “estar conectada”. Además profesionalmente estamos explorando las redes sociales desde el Hospital de Nens. De forma que ahora forma un poquito parte de mi trabajo.

 

 

>>Una vez leí sobre una madre pediatra que había visto tantos casos de niños que casi se ahogan comiendo salchichas que casi las tenía prohibidas en su casa. ¿Ha afectado ser pediatra a la forma en qué educas a tus hijas?

 

Yo creo que ha afectado mucho más mi propia educación y la forma cómo lo hicieron mis padres, que mi profesión. Aunque estar en contacto con familias constantemente y con otras formas de funcionar, lógicamente me amplía el campo de visión.

En cuanto a enfermedades y demás, he tenido suerte y me han salido muy sanotas, y yo soy muy poco sufridora con la salud (por lo menos de momento).

 

 

>>Como mujer profesional, ¿has tenido que superar algún obstáculo para llegar dónde estas?

Pues aunque ahora estoy muy bien, no siempre ha sido fácil. Siempre explico que un año después de tener a cada una de mis hijas he tenido que cambiar de trabajo. ¿Casualidad o relación?

Mi experiencia es variopinta, pero en general queda bastante para que los jefes y empresarios sean conscientes de la condición femenina y que la conciliación sea una realidad. Los hombres tanto en su condición de “jefes” como en su condición de “padres” tienen que dar un giro de tuerca más. Y valorar las ventajas que tiene una mujer como trabajadora después de ser madre: superados los primeros meses en los que el bebé te absorbe en gran medida, creo sin duda que mejoramos en nuestras capacidades sobre todo en cuanto a organización e imaginación.

No me gustaría tampoco que parezca que los hombres son el problema, a mí más de una zancadilla me la ha dado una mujer….

 

 

>>¿Qué consejo le darías a las mujeres que quieren hacer lo que tú?,  ¿y a las que necesitan compaginar el cuidado de sus hijos con su trabajo?

Creo que lo más importante es tener claras las prioridades. También ser conscientes de que en realidad la época de crianza es corta si lo comparas con lo que va a ser tu vida laboral.

Así que lo mejor es disfrutar de ese periodo sin agobios en la medida de lo posible, y por otro lado ser todo lo profesional que puedas en tu trabajo. Y tener claro que los niños necesitan estar con sus padres y poder compartir tiempo juntos.

Si tienes que ser buen profesional y además compartir tiempo (en cantidad y calidad) con tus hijos, está claro que hay cosas a las que habrá que renunciar. Pero la vida es muy larga….

Gracias Aida por tu entrevista

 

Gracias a ti Amalia por compartir tus experiencias. Me parece fundamental lo que dices de que habrá que renunciar a cosas, pero que la vida es larga; tener clara la escala de valores (algo en lo que siempre hago hincapié) y aprovechar el rato en el que la mayoría de la gente ve la tele para hacer cosas más productivas.

Gracias de nuevo por tu colaboración y enhorabuena por tu excelente blog.
¿Qué te ha parecido la entrevista? Déjame tu comentario más abajo.

 

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 2 COMENTARIOS

Comments

  1. Muy Interesante entrevista, me gusta porque ella ha sabido combinar la familia con lo laboral, y me gusta a donde dice que a veces habrá que renunciar a cosas para poder dar prioridad a los hijos, podrían mandarme por correo la escala de valores que hay que tener siempre en cuenta, es que yo tengo una niña de 15 meses y aún siento que no logro organizar mi vida para pasar más tiempo con ella, pues paso casi todo el día en la oficina y en los días de descanso hay cosas que hacer en casa por lo que a veces por ese tipo de cosas siento que descuido a mi hija.

    Muchas gracias, estaré pendiente de sus comentarios.

    Atte.
    Ivonne Navas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*