estancada con un problema

¿Estás estancada con un problema que no te quitas de la cabeza?

Estoy leyendo ahora, entre otros, un libro de mi coach favorito hoy en día, Michael Neill, y entre todo lo que menciona hay un ejercicio que me ha parecido especialmente interesante para ayudarte a solucionar problemas.

Muchas veces tenemos un problema u obstáculo al que le damos vueltas y vueltas y no logramos solucionar.

En mi experiencia después de años como coach y siempre aprendiendo, la respuesta la solemos tener dentro y hay que aprender a silenciar todo el ruido en nuestra cabeza y escuchar lo que nosotros ya sabemos.

Ser totalmente honesta contigo misma o contigo mismo.

Esa es la clave. Simple pero no tan fácil.

Y ese es parte de mi trabajo, ayudarte a sacar lo que tú ya tienes dentro.

Y esta puede ser una buena manera de practicar : )

Seguimos entonces con esta manera de solucionar ese problema que te está afectando tanto. 

– Piensa en un problema que te gustaría resolver.


Por ejemplo: tener más energía, estar más motivada, tener más clientes, cómo cambiar de carrera, etc.


– Escribe o piensa esto: ¿Por qué creo que tengo este problema?


Por ejemplo: porque me aburre mi trabajo, porque no me gusta vender, porque no duermo lo suficiente, porque no sé qué me gusta de verdad…

– ¿Cuáles son alguna soluciones “obvias” a este problema?


Por ejemplo: cambiar de trabajo, apuntarme a una clase de ventas, encontrar algo que me dé energía, aprender a conseguir clientes, etc.

Ahora viene lo bueno ; )

– Piensa al menos otras tres posibles explicaciones para tu problema y sus soluciones “obvias”.


Por ejemplo, puede que no tenga energía porque no duermo bien. La solución obvia sería ir a dormir antes o no usar pantallas antes de dormir o tomarme una infusión.


O puede que no tenga energía porque me paso todo el día sentada y si hiciera ejercicio podría tener más energía.


O puede que no tenga energía porque no hay nada que me apasione en mi día a día y puedo añadir a mis días algo que me encante como pintar o bailar o hablar con alguna amiga o amigo todos los días.


O porque no estoy comiendo bien.


– Pon en práctica al menos una de las soluciones alternativas a la inicial. Si funciona, genial y si no, a probar otra : )


¿Qué me dices?

Te aseguro que merece la pena probarlo, te hará pensar de manera distinta a la habitual, considerar cosas que no habías tenido en cuenta. Pensar más allá de lo habitual.

Así que aplícalo a todo lo que se te ocurra.


Y si te ha parecido interesante te gustará este libro (en inglés, no sé si está en español).


Un abrazo y cuídate mucho.

Y ya sabes, si quieres profundizar más y conocerte mejor, mi programa “Qué Hacer Cuando No Sabes Qué Hacer” te ayudará mucho.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 0 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*