tu carrera

 

¿Estás boicoteando tu carrera profesional subconscientemente?

Ya he hablado otras veces de los distintos tipos de autosabotaje y de cómo, en general, son una consecuencia de tus miedos: al éxito, al fracaso, a las críticas, a no estar a la altura, etc.

 

Pero hoy quiero hablarte de otra razón por la que puedes estar boicoteando tu trayectoria profesional: la INSATISFACCIÓN.

 

>Escucha el podcast de este artículo pinchando aquí–>¿Estas boicoteando tu carrera? No cometas esta equivocación…

 

La insatisfacción es un estado peligroso que puede dar lugar a consecuencias no deseables para tu carrera. A formas de sabotaje drásticas como rechazar puestos de mayor responsabilidad o dejar tu trabajo de la noche a la mañana.

En resumen, puede acabar con tu carrera profesional de forma prematura. 

 

Puede que lleves un tiempo sintiendo que te falta algo, que no tienes desafíos ni motivación para ir a trabajar, que no recibes tanto como das, que parece que nadie cuenta contigo y que tus habilidades y talentos no salen a la luz.

Puede que incluso te estés planteando hacer algo respecto, y sabes que yo siempre te animo a que cambies todo aquello que no te gusta, pero en este caso tienes que asegurarte de algo antes

 

Antes de llegar a este punto de estancamiento y desesperación que te puede llevar a decisiones poco acertadas profesionalmente es muy importante que determines qué es lo que te produce la insatisfacción.

En muchos casos será efectivamente que el trabajo no es lo que quieres, y entonces sí, sería hora de planificar el cambio (o de mejorar la situación si no puedes permitirte dejarlo).

Pero también hay ocasiones en las que lo que falla no es el trabajo, como tú crees, y abandonarlo no solucionaría el problema, más bien al contrario.

 

Por eso es importante que te hagas estas preguntas:

 

-¿Qué necesitas para sentirte satisfecha y plena?

¿Es diversión, sentirte valorada, hacer algo que tenga importancia,…? ¿Qué genera tu insatisfacción, qué te falta?

 

-¿Estás segura de que es tu trabajo el responsable de esa carencia?

A lo mejor proviene de otra área de tu vida y sería más efectivo cambiar otras cosas, enfocarte en tus aficiones, tus amigos o en tu desarrollo personal o espiritual.

Recuerda que tu trabajo no tiene por qué suplir todas tus necesidades, puedes complementar lo que te falte con otra área de tu vida.

 

-¿Qué es lo que quieres profesionalmente? 

No lo que deberías, no lo que te aconsejan, no lo que parece una buena oportunidad, ¿qué es lo que tú quieres?

Porque si estás en un trabajo que no es lo que realmente quieres, por muy bueno que sea el sueldo o las condiciones, por mucho que los que te rodean piensen que tienes mucha suerte y que no tienes derecho a quejarte, tienes un problema.

Porque cuando lo que haces no es lo que en el fondo quieres hay una división interna que hace que no te esfuerces en conseguir los objetivos que te propones porque, en realidad, no son lo que tú quieres…

Así que aunque a veces es difícil separar lo que realmente quieres de la marea de opiniones externas es fundamental que lo hagas.

 

Responde a esas tres preguntas con sinceridad y entonces sí, estarás lista para decidir si realmente quieres dejar tu trabajo o si es otro aspecto de tu vida el que necesita el cambio.

 

¿Te ha gustado este artículo? Déjame tu opinión más abajo y no olvides apuntarte a mi boletín semanal para recibir todos mis artículos directamente en tu correo electrónico.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 25 COMENTARIOS

Comments

  1. Me ha encantado el artículo y estoy totalmente de acuerdo con él. La verdad es que yo he experimentado algo parecido en mi último trabajo y me siento muy identificada con lo que explicas.

  2. Estupendo el artículo como siempre Aida, no puedo estar más de acuerdo contigo.

    Yo siempre recomiendo no tomar decisiones importantes cuando uno está deprimido o eufórico.
    Las grandes decisiones hay que tomarlas con serenidad y teniendo las cosas claras, aunque no se pueden dedir plazos porque algunas personas tardan más que otras en tomarlas.

    Un beso

  3. Estoy totalmente de acuerdo, el animo y la serenidad para tomar decisiones importantes son fundamentales, aunque tengamos momentos en los que nos gustaría mandar todo a paseo, siempre contar hasta tres, por lo menos.

  4. Hola Aida
    La verdad este articulo me trae a mente mi situacion de fracaso laboral que he vivido desde que comence a trabajar. Te cuento que tal vez esto tiene que ver, por mi cuestion familiar. Cuando era pequeña yo era demasiado artistica, es decir, me encantaba bailar, pintar, me expresaba muy bien, mejor dicho podia haber sido bailarina o pintora algo asi,pero eso para mis padres era como enfocarme al fracaso. En mi hogar siempre me exigieron demasiado academicamente. Siempre fui muy buena alumna en el colegio, en la universidad. Siempre con muy buenas notas. Quizas yo lo hacia mas por mis papas que por mi, igual nunca me felicitaban ni nada parecido, solamente si tal vez sacaba una mala nota en algun examen me regañaban o me pegaban. Entonces me sentia muy frustrada, muy asustada, me daba temor fallar en algo, en ocasiones me iba mal en matematicas, entonces utilizaba metodos como hacer copia, mirar durante los examenes a mis compañeros, incluso hasta llegue a cambiar la nota, convencer al profesor de que estaba equivocado, mejor dicho un sinnumero de tecnicas de fraude en algunos examenes que son realmente demasiado creativos. En mi casa si no sacaba 10 en todo, me tildaban de bruta, de ignorante, de incapaz y me comparaban con el resto de personas, me subestimaban.
    En fin, cuando fui a elegir mi carrera, queria estudiar Artes, o diseño grafico. Pero mis papas me decian, que esas carreras son para vagos y brutos, que debia estudiar algo que sirviera para algo. Entonces estudie ingenieria industrial. Me fue muy bien, siempre el mejor promedio, pero no me sentia realmente satisfecha. Comence entonces mi carrera laboral y la verdad…ha sido un fracaso. Siempre me despiden de mis trabajos, no duro mas de un año en ninguno, la verdad es muy complicado. He cambiado varias veces de empleo, ya no tengo motivacion de seguir trabajando como empleada. Ya me siento desgastada quizas me equivoque de enfoque, no se, y como dices tu, siempre me siento insatisfecha, siento que la tareas que me toca hacer son muy basicas, o incluso, aveces lo unico que toca hacer realmente es caerle bien a los jefes y hacer todo a ciegas sin ningun chance de refutar algo.
    La verdad no se que hacer, ya no quiero ir a mas entrevistas, ya no me siento motivada para buscar empleo nuevo. He pensado en poner mi negocio el problema es el dinero. Me siento mal, a veces cuando me despiden de mis empleos me siento bruta, como si no tuviera capacidades mentales, a veces ha sido todo tan injusto, ocurren cosas terribles externas que me afectan directamente. La verdad, no se que hacer, me puedes ayudar.
    Gracias

    • Hola Poli, gracias por tu confianza. Para poder ayudarte tendría que hablar contigo en privado, ya sabes que puedes solicitar una consulta gratuita de 30 minutos para ver si puedo ayudarte. Un saludo,

      Aida

      • Creo que a mi me ha pasado algo similar, soy docente de lenguas, nadie me obligo a estudiar esta carrera a diferencia tuya, pero he sentido esa insatisfacción, tal vez porque nnunca fui popular en la escule,a todos me tildaban de nerd, juiciosa y me veían horrible, no me gusta estar dandole ordenes a pequeños niños todos los días como si fuera su madre, los padres siempre criticando lo que haces o dejas de hacer es fastidioso, como sino fueras tu, actualmente estoy estudiando traducción y técnica vocal me han echado tantas veces de mi trabajo, que supongo que en verdad odio ser docente en colegios, en los colegios siempre me va mal, me siento libre con la música me encanta cantar y traducir, creo que la idea está en combinar diferentes cosas para hallar un profundo equilibrio, faltaria salir un poco más para tomar aire y retomar de nuevo, cada carrera nos sirve para algo, esta carrera me ha servido para estudiar técnica vocal, y confieso que con la técnica vocal me siento libre y con la traducción siento que puede ser algo más que una simple docente encerrada en un aula tratando de calmar niños que no son mios.

  5. HOLA TODOS: NECESITO URGENTEEEEE UN CENSEJO PUES MI CALIDAD DE VIDA HA DISMINUIDO MUCHISIMO POR ESO ME ATREVO A ESCRIBIR ESTO.EN ESTE MOMENTO HE TENIDO LA OPORTUNIDAD DE TRABAJAR EN UNA UNIVERSIDAD COMO DOCENTE…LA VERDAD QUISE ASUMIR EL RETO PARA SALIR ADELANTE Y AGRADECER LA OPORTUNIDAD Q ME BRINDARON…PERO LA VERDAD HE ESTADO SUFRIENDO MUCHISIMO POR Q LAS CLASES NO SALEN COMO YO QUISIERA DE HECHO SIEMPRE HE SIDO UNA PERSONA PASIVA Y NO LOGRO ENCONTRAR UNA METODOLOGIA ADECUADA PARA MI TRABAJO….SUFRO MUCHO POR Q LOS ALUMNOS SE ABURREN, NO QUIEREN ENTRAR A CLASE Y ADEMAS ME EVALUARON MUY MUY MAL, DURANTE EL SEMESTRE LLORE DEMASIADO TRATANDO DE PREPARAR LAS CLASES LO MEJOR POSIBLE, ESTABA DEMASIADO ANSIOSA Y HABIAN NOCHES SEGUIDAS EN LAS Q NO CONCILIABA EL SUEÑO APARTE DE ESTO SUFRO DE GASTRITIS Y ESTO EMPEORO DRASTICAMENTE MI GASTRITIS, Y LOS ALIMENTOS ME CAUSAN DAÑO. NO OBSTANTE TODA MI VIDA DESDE EL COLEGIO HE SIDO UNA PERSONA MUY RETRAIDA, TIMIDA Y MUY NERVIOSA TANTO ASI Q NUNCA PARTICIPABA Y A VECES AUNQUE PREPARABA LAS EXPOSICIONES PREFERIA DECIR Q NO PASABA….REALMENTE HA SIDO MUY DURO PARA MI POR Q SIENTO QHE HOY A MIS 30 AÑOS CADA VEZ ME ESTA MARCANDO MAS ESTA SITUACION, NECESITO UN CONSEJO POR FAVOR ESTA OPORTUNIDAD ME PUEDE LLEVAR A UN NOMBRAMIENTO PERO TEMO Q ENFERME Y ADEMAS EN LAS SOCIALIZACIONES CON LOS DOCENTES JAMAS OPINO NADA, LOS NERVIOS Y LA ANSIEDAD BLOQUEAN MIS PENSAMIENTOS Y NO PUEDO OPINAR….HE PENSADO EN RETIRARME Y REALIZAR TRABAJOS DIFERENTES PERO NINGUNO DE ESTOS ME DARA UNA ESTABILIDAD LABORAL como en la universidad. SALUDOS DESDE PERUUU

  6. Desde hace mucho tiempo que este dilema se ha convertido en el centro de atencion de mi vida. No avanzo ni retrocedo!! En mi caso ha sido por esa falsa seguridad que me provee mi trabajo actual y eso que se trata de mi propia empresa!

    Todo comenzó por mi necesidad de tener un ingreso económico pero hoy se ha vuelto más que eso, es mi excusa para seguir estancada en mi zona de confort. jaja.. Voy a responder estas preguntas y aprovechar esta oportunidad para decidirme por fin! Ya que hay una muy buena oportunidad rondando en mi vida pero yo me aferro a lo viejo porque el miedo es GRANDE, aunque no invencible 🙂

  7. Hola Aida

    Son muy enriquecedores este articulo, es un tante frustante el querer crecer profesional y el lugar donde trabajas no poder ofrecertelo.

  8. Hola buenas tardes Aida,te pido apoyo lo que pasa conmigo es que labore seis años un banco y recortaron
    personal y me despidieron no me dieron nada de acuerdo a la ley y me amenazaron que de no aceptar me reportarian en boletin de banco y no me contratarian ya en ningun otro banco asi que firme dure 15 dias llorando y en dos meses encontre otro trabajo bien pagado pero en un banco chiquito y ahi empece solo dure dos meses y me sali entre a otro y dure 7 meses y sali en otro 6 meses y me sali ahora estoy en otro llevo 2 meses y siento que ya no puedo mas ,entro con mucho gusto y me propongo cambiar y seguir pero no puedo ya estoy desesperada ya estoy buscando si regreso al banco que dure 7 meses
    ya lo he pensado mucho y es el giro que me gusta,me gusta trabajar en banco pero no se que es lo que me pasa estoy desesperada no se que estoy haciendo
    Gracias quedo en espera de tus comentarios

  9. Hola Aida, me encant’o tu articulo y creo que tengo mucho en que pensar y escribir. soy enfermera tengo 42 y 13 de enfermera, me gusta mi carrera,en 13 a;os he tenido 9 como jefa, pero lomalo es que he tenido 10 trabajos! de ello 3 no eran como jefa, En todos soy considerada una muy buena profesional, lo que ha sido bueno pero lamentablemente ha generado problemas con colegas y otros jefes de los 10 trabajos he renunciado a 3 no me renovaron contrato en el resto. y la verdad… estoy muy cansada… quisiera poder estar estable en alguna parte. trat’e de tener un negocio propio por un a;o pero lo deje por que no lo ubicamos bien y no nos resulto.. de verdad ya tengo hasta verguenza con mi esposo que me tiene una paciencia enorme…por mi profesion conozco los sintomas de la depresi’on … y se que me estoy deprimiendo, tengo dos lindos ni;os peque;os de 5 y 7 a;os. Mi espposo siempre me dice que me pongo tanto la camiseta de mi trabajo que parezco accionista! y el pienza que eso aumenta las dificultades en el trabajo, cabe resaltar que a el lo conoci en el trabajo, de manera que pienso que tiene razon…
    me siento defraudada por mi misma y como que me equivoque de profesion, aunque paradojicamente…me gusta… agradezco las luces que nos das en tu articulo y me encantar’ia sequir recibiendo dicahs luces, estoy deseperada.
    Gracias

  10. Hola, mi situación no la considero totalmente crítica pero no me deja progresar profesionalmente. Hice mi carrera en la UNAD (Universidad Nacional Abierta y a Distancia – Colombia)y salí muy mal preparado. Nunca me han sacado de mis trabajos, al contrario he dejado las puertas abiertas pero en el trabajo que hago actualmente de docente siento que no progreso, me siento un mediocre en comparación a profesionales de otras universidades. Ademas decidí hacer una especialización con una universidad de España virtualmente y tampoco ha sido lo mejor. Que hago para subir mi autoestima profesional?? Gracias.

  11. He tenido la posibilidad real de pensar sobre mi presente profesional/laboral. Más allá de las reflexiones diarias, muchas de ellas muy a mi pesar. Poder pensar de modo sincero, aunque no sean horas y horas, y descubrir qué es lo que realmente estoy buscando en un área tan importante de mi vida.

    Y quisiera compartir aquí algunas opiniones, dándole el correspondiente contexto.
    He trabajado durante 4 años (2010-2013) de profesor de educación secundaria. El primer año, en uno de mis primeros empleos, sufrí mobbing por parte del personal directivo (y posibles complicidades nunca confirmadas de otros empleados). Tuve una gran sensación de “no estar a la altura”, “fracasar”, “haber hecho muy mal mi trabajo”. Pero, más tarde o temprano, lo pude superar.
    El segundo año fue muy inferior al primero, en cuanto al sentimiento de satisfacción con lo realizado. Sin embargo, no tuve demasiados sobresaltos. El tercer año fue y es realmente para el olvido. Traté de hacer mi mayor esfuerzo (y verdaderamente creo que lo he hecho), y sin embargo, la cosecha se echó a perder como nunca. Es algo que todavía, poco más de un año de haber terminado dicho ciclo, no puedo superar de manera completa. Es algo que aún hoy me pesa.
    El 2013 requería que fuese “bueno”, y así lo fue. Pude pasarlo tranquilo, sentí “solidez” en mi trabajo. Pero al final, la insatisfacción y la indignación por ciertas situaciones repetidas anteriormente volvieron a dominar mi pensamiento.
    En tiempo de vacaciones, uno se encarga de redireccionar el camino. El descanso hace renacer la esperanza. Pero dentro de uno, sabe a ciencia cierta, que TODAS son ilusiones falsas. Que la insatisfacción estará a la vuelta de la esquina. Que la pérdida de tiempo, de salud y de entusiasmo serán, una vez más, realidad. Que lo único que me mantiene esperanzado en mi trabajo es la nostalgia y la fantasía de que las cosas, de una buena vez, serán como yo esperé durante tantos años.

    No me parece normal que durante 4 años me cuestione si realmente no debería estar haciendo otra cosa. Tampoco me parece del todo normal haber seguido intentando a pesar de todo. De haberme sacrificado en cuerpo y alma por una cosecha demasiado magra. No me parece normal saber no saber. Pero por sobre todas las cosas, no me parece normal que con 26 años de vida, no haya logrado disfrutar de mi trabajo como se esperaba (con 4 años de experiencia laboral); en definitiva, no disfrutar de mi vida.

    El área laboral es más que importante por muchos motivos. El área “de la vida” también, pero allí soy consciente de las decisiones que tomé, y de sus consecuencias. En el área laboral, no.

    Respondiendo de manera muy breve a las 3 preguntas, diría:
    1- ¿Qué necesitas para sentirte satisfecho y pleno? ¿Es diversión, sentirte valorado, hacer algo que tenga importancia,…? ¿Qué genera tu insatisfacción, qué te falta? Justo hoy arribé a este conjunto de preguntas. Me es más fácil responder por lo negativo. Puedo afirmar que lo que no quiero en mi vida son personas “chantas” y que no tengan respeto por el prójimo. Que no sean solidarias, que no reconozcan en absoluto el trabajo y la vida ajena, que exijan más de lo que ellos harían, que la difamación y el insulto “gratuitos” sean moneda corriente…

    2- ¿Estás seguro de que es tu trabajo el responsable de esa carencia? En el trabajo de docente he encontrado estas y otras carencias, pero las que mencioné se contraponen con mi visión de las buenas costumbres, con la honradez y la dignidad humanas. El trabajo es el área donde mayor cantidad de relaciones interpersonales obligatorias he tenido, así que no dudo de que provenga de esa área, en un porcentaje casi total. Es más, por las características de mi trabajo, estas carencias las puedo encontrar en distintos ámbitos y en distintos tipos de personas.

    3- ¿Qué es lo que quieres profesionalmente?
    Aunque suene utópico, mi objetivo es ser feliz y hacer feliz a otros con mi actividad. Creo que uno no puede hacer feliz al otro si no puede hacerse feliz a uno mismo. Me siento preso del sistema y de las personas con las que me toca trabajar. Siento que me falta libertad para sentirme bien en mi trabajo. Siento que tengo que tener siempre un mismo estilo de trabajo, que me ata y no puedo desplegar mis talentos (si es que tengo alguno). Siento que no puedo crecer, que esto “no va para ningún lado”. Decididamente, no quiero no tener objetivos que cumplir. Decididamente, no quiero hacer de mi trabajo y de mi vida laboral un bodrio descomunal. Decididamente, no quiero que las personas con las cuales me toque trabajar me arruinen la vida sin tener motivo (si les hubiese ofendido yo, podría llegar a justificarlo, pero ni siquiera).
    Creo que en mi escala de valores, el dinero ocupa una posición muy relegada. Es necesario para tener una vida digna, pero para mí no es un objeto de felicidad.

    En estos días estuve pensando que la felicidad es un destino, no es el camino. Que me encantaría tener la felicidad, pero que debería conformarme con sentirme realizado (que no es poco). Me gustaría que tanto esfuerzo y tiempo no fuesen desperdiciados en una tarea sin sentido. No quiero seguir engañándome a mí mismo, y tampoco quiero sentirme una mala persona por haber engañado a otra persona gracias a tener la capacidad de hacerlo.

    Estoy buscando nuevos horizontes, y aunque me encantaría ser respetado en mi próximo trabajo, tal vez el objetivo no sea el respeto banal o vacío, no quiero hundirme en aplausos vacíos, sino simplemente cumplir los sueños con mirada de niño, de esos que pueden cambiar el mundo (y de paso, recibir un Premio Nobel).

    Me gustaría volver a creer en el trabajo, en la dignidad, el orgullo y la satisfacción que muchas personas sienten cuando lo realizan. Sé que el trabajo de docente es muy noble, pero yo no puedo disfrutarlo como quisiera, porque no están dadas las condiciones para ello. Una lástima.

    Y sí, claro que me ha gustado el artículo.

    PD: Disculpen mi extenso mensaje, pero encontré justo lo que apunta a lo que me está pasando. Agradeceré cualquier opinión vuestra.

  12. Gracias a todos por vuestros comentarios y por compartir vuestra situación. Cada situación es distinta lo que está claro es:

    1. Hay veces en qué tu actitud puede hacer maravillas y depende de ti cambiar tu situación; pero hay veces en que no. Si tu tienes unas expectativas claras y tu trabajo no te va a aportar nunca eso que quieres, solo puedes hacer dos cosas: o cambiar lo que quieres o buscar otro.

    2. Nadie puede cambiar a otras personas, solo puedes controlar cómo reaccionas tu, así que la relación con otras personas es un martirio o lo aceptas o te vas.

    3. Ninguna situación o cambio es fácil.

  13. Soy yo de nuevo.

    Pues… ¿qué me quieres decir con tu respuesta? Entiendo perfectamente que ninguna situación, en especial ningún cambio es fácil, pero tengo muchas ganas de cambiar, no puedo quedarme siempre en el mismo lugar. Tengo 26 años, y para algunas cosas ya soy viejo… Así que creo que cada 1° de enero no pienso en otra cosa que cambiar para mejor.

    Sobre los primeros 2 ítems, podría darte una respuesta contundente.

    Gracias por tomarse la molestia de opinar sobre mi mensaje.

  14. Buenas Noches Aída: muy interesante éste y otros artìculos que he leído. Estoy en los comienzos de mi trabajo como coach y aún siento dudas sobre dónde hacer foco y cómo comenzar. Agradecerìa tu comentario.

  15. Me siento identificada con todo lo que dice el articulo,me han despedido de los últimos cinco en mis trabajos desde el 2010 , tengo 53 años y es difícil conseguir empleo y me siento triste porque me echan y a la vez frustrada por no conseguir crecer profesionalmente, estudie análisis de sistemas de grande, me recibi en 2007 , pero los trabajos que consigo son de operadora de call center, lo cual además de ser sumamente estresante, me siento fracasada por haber dedicado tanto tiempo al estudio y no poder hacer lo que me haga sentir útil, pero necesito trabajar y acepto el trabajo de atención al cliente para subsistir pero llega un punto que no lo aguante y suceden situaciones de hostilidad por ponerme en contra de mis superiores debido a mi desconformidad o a no aceptar lo que esta mal hecho porque tengo capacidad y experiencia para tener otro punto de vista pero no aceptan que yo quiera cambiar las cosas, porque soy solo una operadora

  16. Hola

    me pasa tal cual estudie informatica y esta carrera no me apasiona , siempre quise ser psicologa o fisioterapeuta hoy en dia ambas carreras son de muy dificil acceso , no se que hacer la verdad, por eso no sobresalgo en mi trabajo estoy conciente de ello-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*