lanzartunegocioonlinesieresintrovertida

 

Hoy te traigo un tema que afecta a muchas personas, incluyéndome a mí misma y quizá a ti si estás leyendo esto: cómo puedes lanzar tu negocio online si eres introvertida (o tímida o vergonzosa o…).

Y es que, no sé tú…

(pero yo… Inevitable cantar, no me digas que no lo has hecho, jajaja), pero antes de tener mi negocio pensaba que sólo cierto tipo de personas podían tener un negocio.

Personas abiertas, sociables, extrovertidas…

Yo no, desde luego.

Y mírame ahora, empecé en el 2010 y aquí sigo tan campante a pesar de (o gracias a) cierta timidez, introversión y tendencia a evitar eventos multitudinarios…

Aunque parezca una tontería es algo que me agobiaba mucho al principio porque tenía unas ideas preconcebidas de cómo “tenía” que ser para que me fuera bien (ir siempre maquillada y bien arreglada, no en vaqueros y coleta, por ejemplo…).

Así que he decidido escribir sobre ese tema para ayudarte si eres un poco como yo y se te está pasando por la mente justo eso.

 

Cómo lanzar tu negocio online si eres introvertida, tímida, vergonzosa o cualquier otra etiqueta que te hayas impuesto tú misma. Clic para tuitear

 

> Escucha este artículo aquí –> Cómo lanzar tu negocio online si eres introvertida (o tímida o vergonzosa o…)

 

Para empezar quiero que tengas claro que no tienes que cambiar tu forma de ser para tener un negocio.

No tienes que fingir nada ni convertirte en alguien que no eres.

Lo único que necesitas es elegir un modelo de negocio que encaje con tu forma de ser y con la vida que quieres.

Hay muchos modelos diferentes, muchas formas distintas de hacer marketing y no tienes que hacerlas todas ni hacer algo que no te guste o que no vaya contigo.

Esto puede parecer obvio pero, a veces, hasta lo más obvio nos resulta invisible, ¿verdad?

El tema de la visibilidad agobia mucho (en mi programa de mentoría tengo una clase genial que te ayudará muchísimo, por cierto) y el pensar que tienes que hacer las cosas de una determinada manera o no tendrás éxito.

Parece que tienes que ser super abierta, pasarte el día en redes sociales, hacer vídeos, audios, entrevistas, ir a eventos… Y por supuesto hacerlo todo super arregladísima.

¿No te agobias solo de pensarlo?

Normal.

Lo bueno es que no tienes por qué hacer todo eso (o sí, si a ti te encanta la idea).

Por ejemplo, yo prefiero trabajar sola que en equipo o bien con un equipo pequeño y de personas que conozca. Prefiero ver eventos online que ir en persona, prefiero reuniones con pocas personas que multitudinarias, evito los eventos de networking como la peste o bien procuro ir con alguien conocido y prefiero ir en vaqueros y sin maquillaje aunque de vez en cuando pueda hacer una excepción.

Aun así tengo un negocio que funciona muy bien desde el 2010 y te voy a decir lo que ha funcionado para mí, para ver si te ayuda:

 

  • Ten muy claros tus límites

Esto es importantísimo porque si no acabarás agotada y agobiada. Por ejemplo, si tienes que estar en redes sociales todo el día, contestar todos los emails o comentarios de tu blog, participar en todos los eventos a los que te invitan o en todas las entrevistas…

Solo de escribirlo me agoto. Elige qué hacer y qué no.

Hay que ser selectiva.

Yo tengo compañeras que se pasan el día en Facebook, lo disfrutan mucho y se relacionan y venden mucho. A mí me agobia un poco y no paso mucho tiempo allí.

Programo mucho y solo estoy más presente en los grupos de mis programas (grupos que abrí cuando tuve claro que no me iba a sobrecargar y que me gustaba tenerlos).

Pienso mucho qué ofrezco, cómo lo ofrezco y qué acepto y te recomiendo lo mismo.

Por ejemplo, también me gusta leer los emails que recibo de mis lectores y contestar a los que puedo.

Así que apunta: ¿qué te gusta hacer? ¿Cómo disfrutas más trabajando?

 

  • Haz lo que más te guste

A mí me encanta escribir y llevo todos estos años escribiendo artículos, mi boletín, a veces para otros blogs y me ha funcionado muy bien.

La mera idea de organizar un evento me agobia pero participo encantada en muchos a los que me invitan si van dirigidos a mi público ideal, me parecen interesantes y veo un beneficio para todos.

Hay muchas opciones distintas, ¿qué es lo que te gusta más a ti? ¿Qué tipo de marketing va más contigo?

Lo que ha funcionado para mí es centrarme en lo que me encanta y se me da bien y ser constante en ello.

Elegir muy bien qué hago y qué no. Muy, muy bien, para luego no pasarme los días pensando no tendría que haber aceptado esto, no me apetece, bla, bla, bla.

Todo esto no significa que te quedes oculta en una cueva y no salgas de tu rutina. Yo, por ejemplo, aunque  viviría feliz trabajando todo el día en mi despacho sin ver a nadie, sin usar redes sociales y saliendo luego con amigos o llendo a doblar, no lo hago siempre.

Voy probando cosas y saliendo de mi rutina siempre eligiendo estrategias que van bien con mi negocio y mis clientes ideales.

Muchas veces tendrás que probar para saberlo y está bien, es normal. Nadie dice que no puedas cambiar lo que haces y que tengas que seguir las mismas estrategias toda tu vida.

Puedes cambiar lo que quieras, cuando quieras, por algo es tu negocio…

Poco a poco aprendes a elegir y a ser más selectiva.

 

  • Rodeate de gente que te apoye y crea tu propio equipo

Esto es muy importante. Yo tengo mi mastermind (pequeño, si fuera muy grande me agobiaría ; ) y puedo conectar con ellas cuando quiera. Me quieren, me apoyan y me ayudan igual que yo a ellas.

También trabajo con personas que me conocen, respetan como soy y hacen lo que yo necesito, mi diseñadora gráfica y la asistente virtual con la que trabajé mucho tiempo, por ejemplo.

También conozco a varias personas a las que les agobia tanto recibir muchos emails que tienen una asistente que los revisa todos y les deja solo los más importantes. Una buena manera de liberar tiempo y conservar tu energía.

(Yo empecé haciendolo todo sola, ahora tengo varias personas en las que confío y a las que contrato cuando lo necesito. No tienes que empezar con todo ya, empieza con lo que puedas y lo que más te ayude en este momento.)

 

 

  • Ponte objetivos concretos

Es agotador repetirte a ti misma que tienes que hacer más de esto o de aquello, que deberías ir más a eventos o relacionarte más o lo que sea. Agotador.

Por eso es muy útil establecerte objetivos concretos.

Por ejemplo, cuando empecé decía que sí a todo para empezar a darme a conocer, pero el networking me agobiaba mucho así que me planteé ir a uno o dos eventos al año y ya está.

Así no tenía que pasarme todo el día pensando en que debería ir a alguno, elegía un par y se acabó, no tenía que pensar más.

Es una buena manera de ponerte desafíos, hacer avances y no agobiarte.

Te planteas asistir a un evento al mes o al trimestre o al año o cualquier otro objetivo. Así dejas de darle vueltas y de obligarte o sentirte culpable.

El objetivo es quitarte presión.

Haz las cosas a tu manera siendo constante y selectiva y así disfrutarás con tu negocio, tendrás buenos resultados y dejarás de darle vueltas a los “debería”, “tendría”, etc y de sentirte culpable por ser como eres (estás perfectamente como eres).

 

Esto es lo que yo he ido descubriendo durante este tiempo, así trabajo contenta y sin agobios, me marco objetivos y no me estanco ni me oculto mucho tras lo conocido : )

Así que ya sabes, no dejes que tu forma de ser o una etiqueta determinada te bloqueen o te quiten la ilusión.

Lo importante es ser quién eres (eso es también tu marca personal) y que tu negocio se adapte a ti.

Si tienes eso claro y quieres saber qué es lo que tienes que tener en cuenta para que tu negocio funcione, lee aquí los 5 ingredientes que considero imprescindibles para que tu negocio prospere.

Como siempre, espero que te ayude : )

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*