¿Qué puedes hacer cuando no tienes claridad de ideas? Me escribía un lector que quería métodos para conseguir tener claridad de ideas.

En realidad no hacen falta muchos métodos.

No tienes claridad de ideas porque no sabes lo que quieres.

Por ejemplo, cuando era más pequeña decidí que quería ser científica e irme en algún momento a Estados Unidos. Como sabía que quería eso daba igual cualquier otra distracción u oportunidad o lo que me dijera la gente.

Porque sabía lo que quería.

Y es eso lo que te da claridad de ideas.

Sabes qué buscas y eres capaz de planificar y de saber qué oportunidades aprovechar y cuáles dejar pasar.

 

¿Y qué hacer entonces si sientes que no tienes claridad?

Si, como decía una lectora, no entiendes o no sabes ordenar lo que pasa en tu interior…

 

> Escucha este artículo aquí –> Cómo encontrar la claridad mental perdida

 

Si estás en un momento de confusión y desorden mental es hora de pararte a pensar detenidamente qué quieres en esta etapa de tu vida y para un futuro próximo.

A veces lo sabes y ya está.

Parece que te sale solo, está dentro de ti y ya. Descubres algo y dices esto es lo que quiero.

Otras veces no es así (y no es nada malo, es la vida).

Ademas, te puede pasar varias veces en tu vida. Por muy segura o seguro que seas siempre puede haber una época en la que te sientas confusa porque tus circunstancias cambian o tú cambias y lo que te servía hasta hace poco, ya no te sirve.

Entonces toca hacer un trabajo de introspección.

Sin embargo…

Eso a veces da miedo y preferimos seguir corriendo como pollo sin cabeza. Es necesario hacerlo. Pero da miedo y lo vas posponiendo o cubriendo de excusas.

Para mí, a la hora de tener claridad mental en determinadas situaciones de caos o agobio, funciona esto:

 

Repasar tus valores, necesidades y prioridades en esta etapa.

Este es un proceso que puedes hacer completo en mi programa online y que te recomiendo repasar cada cierto tiempo y especialmente si te sientes apagada, agobiada o con caos interno.

Serán una brújula para ti, ayudándote a tener claro qué quieres y por dónde ir. Todo lo que no concuerde con tus valores, necesidades y prioridades considera descartarlo.

Es algo que tienes que tener siempre presente y muy en cuenta y, como te digo, ir repasándolo en las distintas etapas de tu vida.

 

Escuchar a tu intuición.

Es muy importante. La sensación interna de que algo es lo que de verdad quieres. Aunque te de miedo, también tienes ilusión y ganas.

Si no es el caso, cuando solo hay miedo y no quieres hacer algo, es una sensación más asfixiante. Sientes que no es eso y te apagas o agobias, no hay ilusión. No está esa vocecita dentro diciéndote: ¡esto, esto!

Para aprender a escucharte te ayudará el siguiente punto.

 

Sacar ratos para ti.

Para meditar o simplemente para no pensar en nada o hacer algún ejercicio (luego te pongo uno).

La cuestión es conectar contigo misma y dejar de hacer miles de cosas que sólo sirven para tratar de evitar la incomodidad de no saber lo que quieres.

Es muy fácil dejarse arrastrar por la multitud de distracciones que tenemos disponibles. Que si redes sociales, que si mil clases. Siempre ocupada, así no tienes que pensar mucho y te entretienes y disfrutas pero… la vida pasa y no avanzas como quieres.

No puedes tener claridad si remueves continuamente el fondo. Estará todo turbio. Deja reposar…

Saca tiempo para escucharte, deja vagar tus pensamientos a ver dónde te llevan. Escucha a tus emociones. Porque si ciertos comentarios te hacen llorar o te dan envidia o te ilusionan por algo será…

 

Quizá te parezca sencillo y lo es, pero a veces da miedo. No sea que descubras que tienes que hacer algo que te pone nerviosa o que va a suponer un cambio muy grande. Pero ten en cuenta que saber que necesitas un cambio no implica tener que hacerlo ya.

¿Quieres claridad mental?

La claridad viene de escucharte, de hacerte preguntas que te hagan reconectar con lo que quieres.

Porque la realidad es que cuando sabes lo que quieres y quién eres es más fácil decidir qué hacer.

Así que si estás en un momento de confusión mental, de oscuridad. Para.

Deja de ocuparte con mil cosas y piensa qué necesitas en este momento de tu vida, qué quieres…

 

Puedes empezar con este ejercicio tan sencillo.

Coge un papel y completa la frase que te voy a dar. Escribe durante tres, cinco minutos, sin pararte a pensar demasiado.

Solo sigue escribiendo:

 

Ahora mismo yo…

 

Escribe lo que te salga. Ahora. Deja de leer y escribe. Luego sigues.

Tus respuestas te darán una primera impresión de cómo estás y qué quieres.

Cuéntame en los comentarios qué te ha salido de dentro al completar el ejercicio, de qué te has dado cuenta. Y si quieres profundizar más en tu autoconocimiento para tener por fin claridad mental es aquí.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 0 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*