¿Qué hacer cuando te dicen que para conseguir algo que quieres vas a tener renunciar a algo que también quieres mucho?

Respuesta rápida –> Ignorar lo que te dicen y probar a tenerlo todo.

Una cosa es que renuncies a algo porque no quieres el sacrificio que implica o el esfuerzo o el precio que hay que pagar y otra que abandones por lo que opinen los demás.

Me decía una lectora que quiere tener hijos pero que le han dicho que tendría que regalar a sus mascotas y que aproveche ahora para hacer lo que le gusta porque luego no va a poder hacerlo.

¿Tú que piensas?

Tienes la opción de creértelo y volverte loca para tomar una decisión tan importante.

O la otra opción.

La que tomo yo en estos casos.

 

> Escucha este artículo aquí –>¿Dudas entre hacer lo que quieres y sacrificar lo que también quieres? Lee esto.

 

Buscar referentes que sí tengan o hagan todo. Que te hagan ver que es posible, que no es una ilusión, que no estás loca.

Para ella, pensar en la cantidad de gente que tiene hijos y mascotas y son felices (muchas, muchas, muchas, muchas personas).

En todos los que tenemos hijos y seguimos haciendo lo que nos gusta.

Yo compartí ese miedo en algunos aspectos antes de tener a mi primer hijo. Hasta que conocí a madres que tenían la vida que yo quería y con hijos.

Me hicieron ver que claro que era posible y se me quitaron los miedos.

Busca referentes de personas que hagan o tengan lo que tú quieres.

Que, a lo mejor, para ti será más difícil, no todos partimos de las mismas circunstancias; pero si lo ves posible podrás crear estrategias para conseguirlo porque creerás que puedes.

Por supuesto hay temas en los que sabes que te da igual que no haya referentes porque lo vas a hacer igual y si tienes que ser tú el referente, pues lo eres.

Pero siempre hay algún tema en el que tenemos miedo o reparo. Para esos temas, busca referentes.

No renuncies a lo que quieres por lo que los demás opinan. Porque es su opinión pero es tu vida.

Si renuncias, que sea porque tú así lo decides. Porque a ti no te compensa ese esfuerzo.

Yo he renunciado a cosas porque no quería hacerlas y punto, pero si alguien me dice que con mi edad o con lo que sea no puedo, me sale la sonrisita de lado que pongo a veces…

Yo quería ser policía científica pero en ese momento no pensaba estudiar una oposiciones y desistí.

Quería probar el surf y me dijeron que con mi edad tuviera cuidado y me dio igual, lo probé.

Quería tener hijos y sabía que sería un cambio y lo acepté y los tuve.

Y hay muchos más ejemplos (reales, de mis lectoras):

Personas que quieren tener un negocio online pero no saben si lo podrán compaginar con los niños pequeños.

Personas introvertidas que piensan que no pueden tener un negocio porque hay que ser muy extrovertido.

Etc, etc.

A lo mejor no lo puedes tener todo a la vez o tienes que ceder en algo o esperar y posponer, claro que sí. Pero no capes tus posibilidades.

Que otro no pueda, que no quiera, que crea que nadie puede es SOLO SU opinión, no una realidad o verdad absoluta.

No bases tu vida en opiniones ajenas.

Investiga, busca opciones y decide tú.

¿Qué quieres tú? Te leo.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 0 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*