Hoy tengo el placer de entrevistar a Silvia González Espino, abogada civilista (principalmente de derecho de familia) y dueña del bufete G. Espino y Asociados.

 

>>Hola Silvia, gracias por tu tiempo. Cuéntanos cómo decidiste hacerte abogada y si has tenido que superar algún obstáculo como mujer profesional.

Bueno, lo de decidirme a ser abogada no surgió en un momento concreto. Al finalizar mis estudios de bachillerato opté por alguna carrera de letras que ofreciera posibilidades laborales, y ésta me parecía que era la de Derecho.

Por otra parte siempre me he considerado con facilidad para expresar ideas y con ciertas dotes de convicción, por lo que lo de abogado cuadraba con mis cualidades y con mis gustos.

 

>>¿Qué es lo más te gusta de tu trabajo, y lo que menos?

Lo que más me gusta de mi trabajo es el reto que me supone argumentar con la ley los intereses de mis clientes, el estudio del asunto, jugar con la normativa aplicable, descubrir las posibilidades de defensa de un asunto y, cómo no, el ganar el asunto (a mi no me gusta perder ni a las “Chapas” como se dice en mi tierra).

No hay nada tan gratificante como el momento de decirle al cliente que su asunto ha prosperado. También me gusta de mi profesión el contacto directo con la gente, el sentir que depositan en mí su confianza, y la relación que se entabla con la mayoría de ellos.

Lo que menos me gusta, lidiar con los múltiples obstáculos que surgen y cuya resolución no depende de mí sino de un tercero. Me refiero a demoras injustificadas en la tramitación de un asunto, falta de consideración del valor de tu tiempo y del usuario de la administración de justicia, y de lo que, encima, no se responsabilizan, dejando en las manos del abogado que sea él el que dé las explicaciones por el mal hacer de otros.

 

>>¿Cómo te animaste a abrir tu bufete? ¿Qué consejo te gustaría haber recibido cuando empezaste?

Cuando terminé mi carrera tuve la gran suerte de encontrar un despacho donde dos compañeros experimentados me enseñaron a ser la profesional que considero que soy hoy día. Tras cuatro años muy fructíferos de rodaje en este despacho me surgió la posibilidad de cambiar a otro bufete donde, en teoría iba a tener determinadas mejoras y me arriesgué.

El resultado fue nefasto, y dos meses después ya me arrepentía de la decisión de haberme ido del anterior. Pero sin embargo ello me decidió a buscar mi propio local, lo compré y me lancé a la aventura en solitario, así que si de algo debo estar agradecida a esa mala experiencia es que, tal vez sin ella, nunca hubiera volado sola.

De eso hace doce años. Por mi despacho han pasado varios compañeros, pues siempre me ha gustado el trabajo en equipo, poder discutir ideas y escuchar otros puntos de vista. Unas relaciones han sido más satisfactorias que otras, pero en general me considero afortunada por todo lo vivido hasta el momento.

Cuando empecé recibí los consejos adecuados, sólo se sale adelante en esta profesión, como en tantas otras, con tesón, esfuerzo y con un trabajo serio y constante.

 

>>¿Qué consejo le darías a las mujeres que quieren hacer lo que tú? ¿Qué lecciones has aprendido de tu experiencia?

Les diría que no sientan miedo de emprender el camino, que no pierdan nunca el entusiasmo que les haya impulsado a abrir un despacho profesional, pero, sobre todo, que los comienzos suelen ser muy duros, máxime si lo del derecho no te viene heredado de familia; pero que eso no les desanime pues ningún beneficio económico supera el placer de sentirte útil y respetado (y querido) por el cliente, (aunque obviamente el beneficio no lo voy a negar, ayuda mucho).

 

Silvia, muchas gracias por compartir tu experiencia con todas mis lectoras. Hay tres cosas con las que me quedo especialmente: 1. Que tu profesión cuadre con tus cualidades y gustos. 2. Aprender que de malas experiencias pueden surgir grandes oportunidades y 3. ¡Tesón y esfuerzo! Que a veces parece que las cosas se consiguen de la nada, pero hay mucho trabajo detrás.

 

¿Qué te ha parecido la entrevista? Déjame tu comentario más abajo.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 1 COMENTARIO

Comments

  1. “Que tu profesión cuadre con tus cualidades y gustos” .. esta simple frase dice mas que mil textos, me ha sido de gran ayuda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*