Con los años y la experiencia como coach he aprendido que cuando estás bloqueada hay dos puntos que no se suelen tener en cuenta y que son fundamentales.

Vamos directamente al grano.

 

Escucha el audio aquí–> Dos puntos claves (según mi experiencia) para salir del bloqueo profesional.

 

Imagina que te quieres ir de vacaciones.

Pero no sabes cuándo tienes vacaciones. Ni cuál es tu presupuesto.

Tampoco sabes qué sitios te gustaría conocer o qué te apetece ahora.

Se complica la cosa, ¿verdad?

 

Cuando no sabes lo que quieres las cosas se dificultan, eso ya lo tenemos claro a estas alturas, pero hay algo igualmente importante.

 

Imagina que quieres hacer un pastel.

Enciendes el horno, metes la harina tal cual, echas encima unos huevos. Pones el molde encima de ese revoltijo…

No hace falta que siga, no funcionaría.

 

Y es que en muchas ocasiones, como cuando haces una receta o cuando tienes que tomar una decisión, el orden es igual o más importante que los propios pasos del proceso.

 

El orden de los pasos es fundamental y en muchos casos más importante que los propios pasos.

 

No siempre, pero sí muchas veces; y eso es lo que pasa en un proceso de reinvención profesional. Que el orden importa mucho.

Y dar pasos al azar puede descolocarte aún más.

 

¿Y cuál es el orden adecuado?

 

Después de más de 14 años como coach, de pasar por mi propio proceso de reinvención y de ayudar a muchas clientas con el suyo, he comprobado que hay un orden concreto que funciona muy bien para elegir bien.

Lo tengo estudiado desde hace tiempo y es el proceso que uso en mi curso para ayudar a profesionales estancadas a encontrar su camino.

 

Mi receta propia consiste en estos cuatro pasos y en este orden:

 

PASO 1. Saber qué quieres a nivel personal, qué recursos tienes, qué tipo de vida quieres para ti.

Esto es imprescindible antes de seguir, porque tu trabajo es una parte de tu vida, no toda tu vida y tiene que encajar con lo que tú quieres como persona. No eres sólo una trabajadora o una profesional, eres mucho más.

 

PASO 2. Saber qué quieres en el aspecto profesional.

En qué eres buena, qué te apasiona, cuáles son tus habilidades, qué es fundamental para tu felicidad profesional.

 

PASO 3. Con todo eso ya claro trabajas los criterios y motivaciones para tomar una buena decisión.

Para qué sepas en qué tienes que basarte para elegir y decidir lo que más probabilidades tenga de hacerte feliz.

 

PASO 4. Saber gestionar el autosabotaje, las dudas, la opinión de los demás, los miedos y saber pasar a la acción.

 

En ese orden concreto. 

Empezar por cualquier punto no sirve, te descoloca más. Probablemente lo hayas descubierto por ti misma.

 

Aparte de esto hay otro punto importante.

 

Es probable que ya lleves días, semanas, meses o incluso años dándole vueltas a tu decisión o situación (en mi caso fueron semanas). 

Y que sigas igual o casi igual porque en realidad es como si estuvieras perdida y caminaras en círculos todo el rato. 

Te agotas y no estás avanzando.  

Para poder avanzar, para encontrar una solución, para que le des vueltas a lo que sí tienes que darle vueltas, para que no te desgastes más y el proceso sea efectivo…

 

Necesitas saber a qué darle vueltas.

Necesitas que alguien con experiencia te indique en qué te tienes que centrar.

Qué considerar, por dónde empezar, qué tener en cuenta.

 

De hecho es algo que sobre lo que me escribís a menudo:

 

No sé por dónde empezar, no sé en qué cntrarme, no sé qué es lo importante, no sé por donde tirar, no sé cómo ponerme en marcha y aterrizar lo que quiero, lo que tengo en la cabeza.

 

Claro.

Es como si vas de visita a un sitio nuevo y te pones a dar vueltas a ver si encuentras un lugar bueno donde comer.

Lo más fácil, efectivo y menos desgastante sería preguntarle a un lugareño dónde se come bien y cómo se llega. 

Otra cosa es que tú seas de los de yo no pregunto a nadie, prefiero dar vueltas dos horas, ponerme de mal humor y que cierren los restaurantes. Hay gente así.

Yo no.

Yo prefiero preguntar y dejarme guiar que sufrir. Más que nada porque ya lo he vivido. Tanto en lugares nuevos como en cambios profesionales. Y he ayudado a muchas clientas en esos mismos procesos.

No es lo mismo ir dando palos de ciego que saber dónde vas y cómo llegar.

 

Por tanto, no te olvides de estos dos ingredientes clave para tu proceso de reinvención:

  • Un orden concreto y probado de pasos que dar.
  • Saber darle vueltas a lo que realmente importa.

 

Esos dos pasos, por supuesto, están incluidos en el proceso que seguirás paso a paso en mi curso para ayudarte a reinventarte profesionalmente: «Qué Hacer Cuando No Sabes Qué Hacer».

Mi método concreto y probado para que dejes de dar vueltas y te centres que lo que te hará avanzar, elegir y decidir.

Si te interesa, lee los detalles aquí.

Un abrazo.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 0 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*