tomar las riendas

Hace poco recibí un mensaje de una lectora que me preguntaba cómo tomar las riendas de su vida si lo que hacía no acababa de gustarle.

Me decía esto:

Desde que acabé el doctorado he sido afortunada porque he trabajado de lo mío, que se suele decir. Sin embargo, gustarme, lo que se dice gustarme… Pues a veces sí y otras no tanto.

Y ahora estoy en el punto ¿ y ahora qué?


Pero lo que yo quisiera hacer es pintar. A lo loco. Pintar y pintar y pintar. Sin embargo, me grabaron en la cabeza que eso de pintar era de gente sin futuro…y hace 20 años que no cojo una pintura. En casa podía pintar, sí, pero cuando lo tenía todo estudiado y aprobado…
Total…que estoy en un momento en el que mi cabeza es una olla a presión. ¿Qué podría hacer, Aida? ¿Cómo tomo las riendas? 

Me parece que muchas personas podéis tener la misma inquietud, así que hoy voy a hablar de eso : )

>> Escucha este artículo aquí –> Cómo tomar las riendas de tu vida

Lo primerísimo de todo…

Si lo que tú quieres es pintar… ¡Pinta! Ya. Desde hoy mismo.

Que no pasen otros veinte años…

Aunque al principio sea como afición y de vez en cuando, introduce tu pasión en tu vida y luego ya irás viendo cómo progresas…

Lo importante es disfrutar desde ya de algo que te APASIONA.

¿Que se queda como afición toda la vida? Pues que te quiten lo bailado (o lo pintado en este caso ; ) ), al menos habrás disfrutado cada día de tu vida…

A veces no sabemos si podremos dedicarnos a nuestra pasión o no, y entonces el único camino es… ¡Intentarlo!

¿O te vas a quedar con las ganas? ¿Arrepintiéndote toda la vida?


No puedes saber si vas a triunfar, si vas a vivir de ello, eso no lo puedes controlar, desde luego.

Pero sí puedes asegurarte de intentarlo, de darlo todo, para que por lo menos puedas decirte que lo intentaste y que disfrutaste en el camino.

Y, además, como siempre digo, nunca sabes qué otras puertas vas a descubrir en ese camino. Puertas que ahora mismo ni ves ni te imaginas…

¿No te parece emocionante ya solo eso?

Y recuerda que a veces nos lo planteamos todo como blanco o negro cuando hay un amplio rango entre medias…

Se pueden combinar ambas cosas. O seguir con uno, introducir otro y luego ir cambiando la proporción de tiempo que le dedicas a cada cosa.

El “problema” en realidad es empezar…

Es verdad que, como bien dice mi lectora, a veces nos graban a fuego ciertos mensajes que nos marcan en muchos aspectos pero, ¿sabes qué?…

Ya no eres una niña pequeña. Ya no tienes que hacer caso. Ahora las riendas las tienes tú. Ahora no eres alguien indefenso. Ahora puedes probar, planificar y arriesgarte, sabiendo que estarás bien, que eres una persona adulta con recursos.

¿Cómo puedes tomar las riendas de tu vida?

TOMÁNDOLAS

Haciendo ese click mental que dice: ya está, ahora sí.

Y, ya que hablamos de pintura…

Te dejo con unas citas de Van Gogh (al menos supuestamente de él) que seguro que te inspirarán:

¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?

Si oyes una voz en tu interior que dice “no puedes pintar”, pinta por todos los medios y esa voz será silenciada.”

Preferiría morir de pasión que de aburrimiento.”

“Siempre estoy haciendo lo que no puedo hacer, con el fin de aprender cómo hacerlo.”

Espero que te ayuden mis palabras. Y si estás estancada profesionalmente y no sabes cual es tu siguiente paso te recomiendo mi programa “Qué Hacer Cuando No Sabes Qué Hacer”.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 5 COMENTARIOS

Comments

  1. Rosa says

    Hola Aida, gracias por este post y proponer este tema. Esta situación es recurrente. No sabía que era algo tan común a tantas personas, hasta que leí ‘El Camino del Artista’. Recomiendo a tu lectora y a cualquier persona que se haya identificado con el artículo, la lectura y el seguimiento del método de este libro.
    Un abrazo y gracias,
    Rosa

  2. Anónima says

    Muchas gracias Aida, pero a pesar que sigo estos post y los leo y los re leo todo el tiempo….. aún sigo sin dar mi primer paso, al menos debo tratar de utilizar mi empleo de base para aprender lo que realmente quiero.
    Soy profesional de Sistemas, pero ya siento que entregué un tercio de mi vida a ella y ahora quisiera cambiar.
    Ya tengo claro mi cambio de profesión, es del cielo a la tierra, pero aun no inicio y tal vez por miedo ó por falta de recursos económicos o a lo mejor por una mala planificación y de mano la impaciencia pues quisiéramos que todo fuera inmediato….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*