Me decía una lectora que quiere conseguir claridad sobre lo que realmente es su propósito.  Y con eso poder ir con seguridad a por lo que quiere.

 

A lo mejor te pasa a ti también, que crees que si tuvieras clarísimo tu propósito irías a por todas. Ves a personas que lo tienen claro y te da hasta envidia esa claridad y seguridad, ¿verdad?

Pero es que lo que necesitas para avanzar no es encontrar tu propósito.

Un propósito no es la panacea del estancamiento profesional.

 

>> Escucha este artículo aquí –> Cuando buscar tu propósito te impide avanzar.

 

 

Muchas personas no lo tienen o no lo buscan o no lo han encontrado y no están desesperadas tirándose de los pelos.

A mí, por ejemplo, nunca me ha preocupado especialmente tener un propósito o encontrarlo y estoy tan feliz y tranquila pero, vamos, si tengo que elegir, pues disfrutar de la vida todo lo que pueda.

Así que mis decisiones se basan en hacer aquello con lo que disfruto (y mi concepto de disfrutar puede ser muy diferente del tuyo).

Y es que, muchas veces, tu propósito no tiene nada que ver con tu carrera. Pensamos que el propósito tiene que estar relacionado con nuestra profesión, pero no tiene que ser así.

Una pregunta para ti.

 

Si no creyeras que tu propósito tiene que estar relacionado con tu profesión, ¿cuál dirías qué es tu propósito?

Buena pregunta, ¿eh?

Y aquí van dos más:

 

¿Cómo te afecta creer que necesitas un propósito?

Ojo, no digo que no tengas que tenerlo o que nunca lo tengas, pero ¿cómo te está afectando ahora mismo no tenerlo y creer que lo necesitas?

 

¿Qué harías si pensaras que no necesitas un propósito para seguir adelante?

Has creído o te han hecho creer que lo necesitas pero, ¿y si no fuera así? ¿Qué harías?

 

Te invito a que al menos te plantees que pasaría si no lo tuvieras, si no lo conocieras o si no lo necesitaras.

Puede que llegues a tenerlo claro, pero a veces no y es mejor seguir adelante e ir descubriendo por el camino qué te hace feliz, qué encaja con tus valores y con la vida que quieres (que no tiene por qué coincidir con la que tienes ahora).

Seguir adelante puede significar tomarte un descanso, averiguar cuáles son tus valores y qué quieres en la vida, probar algo que te haga ilusión, hacer un curso, dejarte llevar por la intuición. Probar distintas cosas y ver qué te hacen sentir, qué emociones despiertan (o apagan) en ti y así vas rehaciendo la ruta.

Lo que necesitas no es un propósito como tal sino claridad sobre lo que quieres. Y es esa claridad lo que te dará motivación y seguridad.

¿Y cómo consigues esa claridad?

Teniendo muy claro quién eres y lo que quieres personal y profesionalmente. Valores, necesidades, prioridades, fortalezas, criterios profesionales, etc.

Todo eso puedes descubrirlo sobre ti misma aquí.

En cinco semanas irás haciéndote un mapa claro de lo que quieres en la vida. O también puede que pienses que eso es mucho tiempo y no te apuntes y acaben pasando igual esas cinco semanas…

Ya depende de ti.

Cuéntame, ¿tienes claro tu propósito, te agobia no encontrarlo o te da un poco igual? Te leo en los comentarios.

email

Y TU, ¿QUE OPINAS? - 0 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*